Piezas del vehículo con más averías

La falta o mal mantenimiento de nuestro vehículo puede jugarnos una mala pasada. A nadie le resulta agradable quedarse tirado en mitad de un trayecto porque el vehículo no responde, una situación que, además, puede conllevar algo peor: un accidente.

El aumento de la edad media del parque de vehículos, la falta de inversión en infraestructuras y esta falta de mantenimiento son las principales causas de la aparición de averías como pueden ser: problemas con el embrague, con el radiador, el alternador, rotura de la correa de distribución, entre otras muchas.

¿Cuáles son las averías más frecuentes?

Baterías

Son las principales protagonistas de las averías en carretera, la mayoría de las veces por ser uno de los elementos olvidados entre los conductores. Según el último barómetro de averías 2017 publicado por el RACE, 165.000 asistencias fueron ocasionadas por dicho elemento, el doble que la segunda causa de avería. La parte positiva es que este dato se redujo en un 4,7% con respecto a 2016. Hay que tener en cuenta que la batería de un coche suele tener una vida útil entre 3 y 5 años. Podrás saber si está en buen estado siempre que los bornes no estén blanquecinos.

Neumáticos

Los neumáticos ocupan el segundo lugar de la lista de averías más frecuentes en las carreteras españolas con 78.900 asistencias, un 5,5% más que el año anterior, muchas de ellas por reventón del neumático. Un dato, sin duda, preocupante teniendo en cuenta que es uno de los elementos claves de la seguridad de un vehículo por ser el único que está en contacto con el asfalto. Tanto es así que, desde el 1 de febrero, ha entrado en vigor el nuevo control de neumáticos en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) que implica una inspección más exhaustiva.

Los neumáticos deben estar a la presión correcta +/-0,3 bares (según especificaciones del fabricante) y tener una profundidad del dibujo mínima de 1,6 mm, aunque la recomendación es no bajar de 2 mm.

Accidentes de tráfico

También son motivo de averías y asistencia en carretera. Concretamente en 2017 45.014 accidentes provocaron la actuación de los servicios de asistencia del RACE, un 6,1% menos que el año anterior. Es importante recordar la obligatoriedad de cumplir las normas de circulación y adaptar la conducción al estado de la carretera y de la meteorología para una conducción más segura, sin accidentes.

Averías de motor

Los fallos en el motor aumentaron un 5,2% en 2017 con un total de 43.158 asistencias realizadas. El motor de un coche requiere de un mantenimiento periódico que garantice el buen funcionamiento de todas sus piezas y para esto es imprescindible pedir cita en el taller al menos una vez al año, según las especificaciones del fabricante. Las averías en el motor pueden estar ocasionadas por una mala lubricación o refrigeración, acumulación de gases de escape, error de comunicación entre los sensores, bujías en mal estado…

Averías de la bomba o inyectores diésel

Este tipo de averías provocaron que 28.654 conductores tuvieran que detener su vehículo y llamar al servicio de asistencia, un 1,1% menos que en 2016. En el caso de la bomba de agua, las averías sí están aumentando, concretamente lo hicieron en un 12,4% con 8.597 asistencias realizadas por el RACE. Un estudio de industrias Dolz, fabricante español de bombas de agua para turismo y vehículo industrial, habla de un aumento del 20% en tres años.

La bomba de agua tiene la misión de hacer circular el líquido refrigerante del motor hacia el radiador para que el motor se encuentre siempre en su temperatura óptima de trabajo. Un funcionamiento inadecuado o una avería puede tener serias consecuencias sobre el motor, por lo que es fundamental incluir la revisión del sistema de refrigeración y de la bomba de agua en el mantenimiento preventivo de los vehículos. No olvides utilizar el refrigerante correcto según cada vehículo para el buen funcionamiento de la bomba y del circuito de refrigeración.

En cuanto a los inyectores diésel, es una de las averías más caras. Son los encargados de enviar la cantidad de combustible necesaria al motor. Tirones durante la marcha, un descenso de la potencia, expulsión de humo negro por el escape o bujías mojadas son algunos de los síntomas de una posible avería en los inyectores.

El alternador (26.868, -7,4%), motor de arranque (18.305, -0,1%), disco de embrague (13.714, -2,7%) y cable de embrague (13.714, -2,7%) y la caja de cambio (7.349, -25,7%) están también entre las averías más frecuentes. Es difícil garantizar que un vehículo no tenga fallos, pero sí reduciremos esta probabilidad realizando un mantenimiento frecuente.

No dejes que una factura del taller te arruine el mes.
Infórmate sobre nuestra
Garantía Mecánica

Más sobre Tecnología y motor