Caducidad neumáticos itv

Entre algunos de los mitos que circulan sobre los neumáticos está el de su fecha de caducidad, pero los neumáticos no caducan. Es lo que afirman con contundencia los fabricantes tras extenderse el rumor de que los neumáticos caducan pasados los cinco años de antigüedad.
Nada más lejos de la realidad. Desde la Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (ADINE), explican que no existe una normativa europea, ni de ámbito nacional, que regule la caducidad del neumático.

Las especificaciones sobre la homologación de los neumáticos vienen recogidas en la directiva 92/23/CEE del 31 de marzo de 1992 y en ella no se hace referencia a que los neumáticos tengan fecha de caducidad o vencimiento. Tampoco obliga al cambio o sustitución de neumáticos pasada una fecha determinada.

En cambio, desde el organismo europeo que regula los requisitos que deben cumplir los neumáticos fabricados y vendidos en Europa (ETRTO) sí dan algunas recomendaciones sobre su uso.

No hay que olvidar que el neumático es el único elemento que pone en contacto al vehículo con el asfalto, por lo que su calidad y su buen estado son claves para una conducción segura. Del neumático depende la distancia de frenado, el agarre en curva, la estabilidad… pero sus propiedades se van deteriorando con el paso del tiempo, es decir, no caducan pero envejecen.

Recomendaciones sobre el uso de los neumáticos

Desde el ETRTO recomiendan que un especialista revise los neumáticos anualmente una vez cumplidos los cinco años de uso, es decir, a contar desde el día en que fueron montados.

También, desde este organismo, advierten que transcurridos diez años desde la fecha de fabricación –no la de montaje- las propiedades del neumático se van deteriorando y no ofrece la misma seguridad, por lo que recomiendan su sustitución por unos nuevos, aunque la profundidad del dibujo de la banda de rodadura no haya alcanzado el mínimo legal para circular (1,6 mm). Es decir, aunque aparentemente los neumáticos estén en buen estado, pasados diez años, esconden un deterioro de sus materiales.

Cuidado con confundir la fecha de fabricación con la caducidad

Para conocer la fecha de fabricación de un neumático sólo debes observar su flanco y buscar las cuatro cifras que aparecen en un círculo y que acompañan al código DOT (Department Of Transportation): las dos primeras se refieren a la semana de fabricación y las dos últimas al año en el que fueron fabricados, por ejemplo, 1820: semana 18 del año 2020.

En ocasiones los usuarios suelen confundir esa fecha de fabricación con la caducidad, pero no tienen nada que ver. De hecho, recordamos que los fabricantes reconocen que no se puede concretar en qué momento puede pasarse de fecha un neumático o cuántos kilómetros pueden durar; todo depende de su desgaste. Éste se puede ver acortado en función de las condiciones de uso o mantenimiento, de su almacenamiento o incluso del clima. El envejecimiento se produce antes cuando, por ejemplo, se utiliza en un asfalto más rugoso o con mayores imperfecciones, por campo, con mucha carga, por una presión incorrecta o por rodar en lugares húmedos o extremos, entre otras circunstancias.

Hay que tener en cuenta que un neumático desgastado puede provocar un reventón o un pinchazo. Con neumáticos en buen estado y lo más nuevos posibles es difícil que ocurra pero, aun así, es recomendable disponer de una garantía de neumáticos que te cubra un servicio de cambio y reparación de neumáticos como el que ofrece el RACE, para aquellos que decidan aprovecharse de sus ventajas haciéndose socios del club.

¿Cómo compruebo el estado de mis neumáticos?

Los fabricantes de neumáticos dan una serie de consejos, más allá de los que indica el Reglamento General de Vehículos con los 1,6 mm de profundidad de dibujo, que son los mínimos que te exigen cuando vas a pasar la ITV (recuerda que el RACE tiene un servicio de ITV a domicilio para los que se hacen socios):

  • Comprueba la presión del aire al menos una vez al mes. Si pierden aire es que los neumáticos pueden tener algún problema y debemos cambiarlos.
  • Comprueba el desgaste de la banda de rodadura con un profundímetro o mirando los testigos del propio neumático.
  • Observa si hay bultos, piedras o clavos que se hayan podido incrustar en el caucho.
  • Observa que los neumáticos no estén cristalizados y tengan grietas. Si esto pasa, las ruedas no estarán en las condiciones idóneas para ofrecer un buen nivel de seguridad.
  • Si observas que el coche no agarra o no frena lo suficiente, sobre todo en terrenos mojados, también es un indicador de que debes cambiar los neumáticos.

En cualquier caso, más allá de estos consejos, siempre es mejor que compruebe un profesional el estado de las ruedas. Si eres socio del RACE puedes llevar tu coche a los talleres del servicio Eurekar, que trabajarán siempre bajo la certificación de garantía del RACE.

Cómo manipular y almacenar los neumáticos

La vida útil del neumático también se puede acortar o alargar según los manipulemos o almacenemos cuando no los utilizamos. Deben guardarse en un lugar resguardado de la intemperie, que esté seco, ventilado y limpio. Además, deben protegerse de las fuentes de calor y de las superficies con grasas, aceites, combustible u otras sustancias químicas.

Se aconseja utilizar palés para su almacenamiento a corto plazo y cada mes se debe invertir el orden para evitar deformaciones. En el caso de neumáticos montados con la llanta, éstos se deben guardar inflados y en posición vertical. Para largos períodos de tiempo es preferible guardarlos en vertical en estanterías, girándolos al menos una vez al mes.

¿Necesitas unos neumáticos nuevos? Calcula ahora el precio de los que mejor se adaptan a tu vehículo.
Quiero unos neumáticos nuevos

Más sobre Tecnología y motor