Reventón rueda carretera

Uno de los elementos fundamentales y de los que depende más nuestra seguridad son los neumáticos, Si no lo haces, tus neumáticos se pueden ir deteriorando sin que te des cuenta hasta sufrir un pinchazo o lo que es mucho más grave, un reventón en la rueda.

En el RACE nos preocupamos por que aquellos que se hacen socios sean conscientes de su importancia. Si no los cuidas, ellos tampoco te cuidarán a ti a largo plazo. Por eso, hay que revisarlos cuando sea preciso y controlar la presión, al menos, cada mes. De paso, puedes aprovechar y ver si las gomas tienen algún tipo de grieta o fisura.

¿Cómo ocurre el reventón en un neumático?

Es muy raro que una rueda venga mal de fábrica, aunque podría ser una remota causa del reventón. Sin embargo, más allá de esta opción poco probable, lo normal es que nuestro neumático reviente porque esté en muy mal estado y lo hayamos llevado hasta su límite.
Ejemplo reventón rueda
El calor propio del verano, unido al exceso de carga y de velocidad (algo que recordamos que es sancionable), y la falta de dedicación a la hora de comprobar la presión de las ruedas (si están por debajo de la recomendación del fabricante es más fácil que alcancen una mayor temperatura) son las principales causas del conocido reventón. Si haces bien tu labor de mantenimiento es muy extraño que te ocurra, más allá de que tengas la mala suerte, por ejemplo, de pasar por encima de un clavo y que te deteriore el flanco de la rueda o la banda de rodadura.

Lo normal es que nuestro neumático reviente porque esté en muy mal estado y lo hayamos llevado hasta su límite.

Reventón rueda en la carretera
 

¿Cómo controlar el coche si sufrimos un reventón en la rueda?

Con el reventón, lo que sucede es que el neumático no puede contener la presión del aire al estar la goma en mal estado, así que irremediablemente se acaba rompiendo por el flanco. Cuando esto sucede, notarás primero un ruido fuerte y, acto seguido, el coche se empezará a mover de una forma extraña y poco intuitiva. Es aquí cuando alguna pieza de caucho puede esparcirse por la carretera o incluso impactar contra las suspensiones del coche.

Para controlar esta situación, ante todo hay que mantener la calma y en ningún momento hacer gestos bruscos con el volante, ni frenar con contundencia. Si lo hacemos, el coche se puede desestabilizar y se volverá incontrolable.

Cuando notes el ruido inicial, sujeta con firmeza el volante y deja de acelerar. Es importante que sea el freno motor el que vaya reduciendo la velocidad del coche. Una vez que puedas controlar el coche al ir más despacio, deberás encender las luces de emergencia y situarte a un lateral de la carretera, el que sea más seguro para pararse. Si puedes, intenta llegar a una salida, aunque lo recomendable es que detengas la marcha lo antes posible.

El coche está parado en el arcén y con la rueda reventada, ¿ahora qué hago?

Una vez que hemos detenido el coche con seguridad y antes de salir del coche, todos los integrantes del vehículo que salgan deberán ponerse el chaleco reflectante para que los demás conductores nos vean desde lejos, ya sea de día o de noche. Según el Reglamento General de Circulación es obligatorio llevarlo en el coche y debemos ponérnoslo cuando estamos en una vía interurbana.

Una vez que tenemos puesto el chaleco, observaremos si podemos abrir la puerta sin ningún tipo de riesgo. Recuerda que los coches en autopista pueden circular hasta 120 km/h y el tiempo para salir puede ser menor del que creemos, así que no apures y sal del vehículo sólo cuando veas que no viene nadie. En el caso de que veas que no es seguro bajar, debes quedarte en el coche y llamar a tu seguro para que te asistan. Incluso, si lo ves necesario, puedes avisar a la Guardia Civil, en el caso de que sea una emergencia y veas que tu seguridad está comprometida.

Una vez fuera, debes colocar los triángulos de emergencia para que otros coches te vean, y no debe hacerse de cualquier forma: la Dirección General de Tráfico nos recuerda en este gráfico que en vías de doble sentido hay que colocar los dos triángulos a 50 metros del coche, siempre que los demás nos vean a 100 metros. La idea es que nos visualicen a 150 metros para que tengan un tiempo de reacción oportuno. También tendrás que colocar otro triángulo por delante del coche a 50 metros. En vías de sentido único bastará con colocar el triángulo de la parte trasera.
Tras cumplir con esta tarea, debes esperar en un sitio seguro, si has llamado al seguro. Puede ser dentro del vehículo o, si no, tras los guardarraíles de la carretera. En ningún caso esperes fuera, de pie, y en el mismo arcén donde está el coche averiado.

El último paso: con un reventón no te queda otra que cambiar la rueda

Si has sufrido el reventón en la rueda, comprobarás que la rueda estará inutilizable y no se puede reparar en ningún caso. No es como un pinchazo que en ocasiones si se puede arreglar. Si estás en un sitio seguro podrás cambiarla tú mismo (te explicamos cómo hacerlo en cinco sencillos pasos) o, si no sabes o no es seguro hacerlo, deberás esperar a la asistencia en carretera, como la que ofrece el RACE a sus socios en todo el mundo.

También te recordamos que en el Club también ofrecemos una asistencia y garantía de neumáticos con la que te reembolsamos el coste de la reparación del neumático estropeado, e incluso, si es necesario, de los neumáticos del mismo eje hasta un importe total de 300 euros.

Ante un incidente o reventón en la rueda, el RACE te ofrece asistencia inmediata.
¡Infórmate aquí!

Más sobre Conducción