Tipos luces coche

La necesidad de disponer de la correcta iluminación en cualquier ámbito es evidente, pero cuando nos movemos a cierta velocidad en el interior de un vehículo que, como mínimo, supera la tonelada, esta necesidad se vuelve simple y llanamente primordial. Y no sólo para ver, sino también para ser visto por el resto de usuarios de la vía. ¿Sabías que el 90% de lo que percibe un conductor le llega a través de la vista?

Disponer de una buena iluminación es clave para la seguridad de todos los usuarios de las vías y, para conseguirlo, los vehículos cuentan con diferentes tipos de luces.

Tipos de luces para el exterior

El uso de estos sistemas de iluminación no se inició con el origen mismo del automóvil; fueron elementos que se desarrollaron durante el siglo XX. Con la electrificación, se empezaron a utilizar en los automóviles bombillas incandescentes, un importante avance en tipos de luces y en seguridad respecto a las mechas de luz que ofrecían los faroles.

En la actualidad, los vehículos están obligados a incluir una serie de luces. Las destinadas a iluminar el camino del conductor son las luces de posición, diurnas, luz de cruce y luces de carretera, las cuales pueden ser clasificadas en función del tipo de lámpara empleado.

Distancia de iluminación según el tipo de lámpara

El rendimiento y la vida útil son variables, dependiendo del tipo de lámpara. También el precio y la complejidad de su sustitución. Por eso aconsejamos acudir a un especialista en caso de que las lámparas de tus faros necesiten ser sustituidas. A continuación, te presentamos los distintos tipos de lámparas, en cuanto a luces para coches:

Halógenas

Son las más extendidas actualmente, la tecnología más veterana y de más sencilla fabricación, y por tanto, más económicas. Su alcance lumínico supera los 100 metros por lo que, en 1962, tras su presentación, supusieron una gran revolución con respecto a las bombillas incandescentes.

La lámpara halógena es muy similar a la que nos podemos encontrar en una bombilla estándar de filamento. Son como las bombillas tradicionales que se emplean en las viviendas, con la diferencia de que en el interior podemos encontrar un gas que permite que se multiplique la capacidad lumínica.

Su precio es muy económico y la duración de su vida útil está fijada por debajo de las 500 horas.

Xenón

Estas lámparas cuentan con un funcionamiento y construcción diferentes; no disponen de filamento interno, sino de dos electrodos que generan electricidad y que calientan el gas xenón que se encuentra en la ampolleta, de manera similar a la de un tubo fluorescente convencional.

Otro gran avance cuando hablamos de luces de coche. La luz de xenón proporciona hasta tres veces más luz que las halógenas con mucha menos potencia consumida. Y, aunque son considerablemente más caras que estas, su vida útil se triplica.

LED

La tecnología led se introdujo en la primera década del siglo XXI en los automóviles. Este tipo de luz sirve tanto para las ópticas auxiliares como para los frenos, para luces intermitentes o luces de circulación diurna, estas última obligatorias para todos los vehículos que se fabrican en Europa desde febrero de 2011.

Esta tecnología está basada en la unión de varios diodos de luz de tamaño muy pequeño, en comparación con los sistemas anteriores. Sus ventajas son evidentes: poco peso, posibilidad de disponerlos en casi cualquier forma deseada, un consumo energético muy reducido y, sobre todo, una vida útil enorme, en torno a las 10.000 horas.

Despliegan su máxima capacidad lumínica casi instantáneamente, y permiten funcionalidades como las luces adaptativas, que disminuyen o aumentan la intensidad de iluminación, o los sistemas anti-deslumbramiento automáticos.

Láser

La luz láser es la última tendencia en luces del coche. El Audi R8 LMX, el BMW i8 y el BMW Serie 7 fueron los primeros en utilizar estas luces. Esta tecnología permite diseñar los faros de coche más pequeños, con mayor libertad y de forma más eficiente, ya que consumen un 30% menos que sus antecesores.

Los nuevos faros láser pueden llegar a iluminar hasta 600 metros de distancia, el doble que los faros led, y emiten una luz blanca diez veces más intensa que las fuentes de luz convencionales. Son faros de gran fiabilidad y con una larga vida útil, incluso ante un uso prolongado en condiciones extremas.

Lo más novedoso

Actualmente, vemos cómo la tecnología Led se empieza a incorporar, incluso de serie, en modelos de gamas medias y bajas. Además, estamos asistiendo a una revolución de la iluminación inteligente.

Gracias a la revolución inteligente las luces de los coches son capaces de adaptarse a las condiciones lumínicas, a la meteorología y a la velocidad a la que circula el vehículo. Además, evitan el deslumbramiento, mejoran la visión nocturna con sistema infrarrojos de corto alcance y ofrecen una iluminación dinámica para ver mejor en curvas.

Conclusión y ahorro

El precio de los faros de última generación es muy elevado en comparación con los sistemas halógenos o de xenón, y, generalmente, ante un fallo requieren la sustitución completa de la óptica, aunque sus posibilidades y rendimiento son inalcanzables por los sistemas tradicionales. No siempre es posible sustituir las luces de forma manual cuando dejan de funcionar, siendo necesario recurrir a un taller especialista, por lo que conviene disponer de un buen servicio de asistencia en carretera que te pueda ayudar en caso de sufrir una avería en plena noche.

En cuanto a seguridad y tipos de luces, los faros led y láser son claramente superiores gracias a sus prestaciones. A la hora de escoger entre un sistema u otro, la decisión debe tomarse en función del uso que se le dará al vehículo. Con una previsión de las horas de conducción nocturna que podemos llegar a hacer, podremos calcular qué sistema se ajusta más a nuestras necesidades, teniendo en cuenta su precio, vida útil y coste de sustitución o reparación. Pero no olvidemos que el coste de un sistema de iluminación es realmente una inversión en nuestra seguridad, en la de nuestros acompañantes y en el resto de usuarios con los que compartimos la vía.

El mal estado de las luces afecta directamente en la seguridad vial del conductor y de los usuarios de la vía. Descubre nuestra Asistencia en Carretera

Más sobre Tecnología y motor