Miedo a conducir de noche

Hay quien le gusta y hay quien tiene miedo a conducir de noche porque siente que no está al cien por cien de su capacidad física. Lo cierto es que, tal como explica Antonio Lucas, director de seguridad vial del RACE, cuando el sol se pone por el horizonte, la conducción se vuelve más complicada: la fatiga aparece antes porque la falta de luz nos obliga a estar más atentos. Por eso, no es recomendable conducir de noche.

En un estudio realizado por RACE y la Fundación Alain Afflelou, el 32% de los conductores reconocen que no pueden conducir de noche porque tienen problemas de visión y manifiestan como síntomas más frecuentes la sensibilidad al deslumbramiento producida por las luces de otros vehículos y la visión borrosa.

Si eres miope te resultará todavía más difícil viajar de noche en coche

La conducción durante la noche representa, en sí mismo, un factor de riesgo. Aproximadamente el 40% de las víctimas mortales se producen durante esta franja horaria, a pesar de ser las horas con menor intensidad de tráfico (hay conductores que prefieren conducir de noche para evitar atascos). Esto significa que por la noche se producen menos accidentes en términos globales, pero son más en relación al número de coches, y además son más graves.

Según Ernesto Nava, director de la Escuela de Conducción RACE, los conductores que tienen miopía tienen más dificultad a la hora de conducir con luz artificial en lugar de la luz solar. Por eso, recuerda que es importante ir al oftalmólogo para hacerse un reconocimiento y utilizar gafas siempre que sea necesario.

Los riesgos más comunes cuando conduces de noche

En las horas donde es necesario encender las luces del coche para ver y ser vistos, se produce un deterioro natural de la calidad visual como consecuencia de una posible pérdida de sensibilidad al contraste, es decir, la dificultad de distinguir una figura sobre un fondo, como puede ser un peatón o un animal que invade la vía.

Nos podemos encontrar con las siguientes situaciones de riesgo durante la conducción nocturna:

Riesgo de atropello a peatones

Riesgo de atropello a animales

Riesgo de colisión por alcanzar a un vehículo averiado

Riesgo de no percibir bien la información de las señales de tráfico

Cuando conducimos, es muy importante dirigir nuestra mirada a lo lejos para saber qué tenemos delante de nosotros. Si viajamos por la carretera de noche, nuestro campo de visión se ve reducido a la iluminación de las luces del coche.

De noche, hay que moderar la velocidad y aumentar la distancia de seguridad por si aparece cualquier problema en la carretera. También es fundamental llevar bien regladas las luces del coche (los coches pueden variar el ángulo de los faros según la carga que llevemos) y los faros bien limpios. También es importante que llevemos los cristales del coche limpios, tanto por fuera como por dentro, para evitar los reflejos molestos.

Consejos para conducir por la noche

  • No esperes a la renovación de tu permiso de conducción, hazte una revisión de la vista, al menos, una vez al año.
  • Si utilizas gafas, mantén bien limpios los cristales. Recomendamos que estos sean antirreflejantes.
  • Permanece atento a la aparición de molestias oculares como lagrimeo o picor de ojos, son los primeros síntomas de somnolencia y cansancio.
  • Si detectas alteraciones o pérdida de visión durante la conducción nocturna acude al oftalmólogo u óptico-optometrista.
  • No lleves la luz de cortesía del habitáculo encendida: se reflejará en el parabrisas y verás menos los vehículos de la vía.
  • Antonio Lucas recomienda que, si no te queda más remedio que conducir de noche, descanses cada hora y media o 150 km ya que la fatiga aparece antes.
  • Hay que prestar especial atención a la aparición de animales en carreteras secundarias.
  • Cuidado con la somnolencia: no vale poner la música alta, bajar las ventanillas o dirigirse el aire acondicionado a la cara. Detén el vehículo en un lugar seguro hasta que hayas descansado.

Ante cualquier imprevisto que puedas sufrir, si eres socio del RACE puedes recurrir a nuestro servicio de asistencia en carretera, ya sea de día o de noche, en cualquier parte del mundo.

Con RACE Unlimited, puedes recurrir al servicio de asistencia en carretera ante cualquier imprevisto.
¡Infórmate aquí!

Más sobre Seguridad vial