Testigos de averías

Tu coche es una máquina precisa que está preparada para aguantar el paso de los años y los kilómetros. Sin embargo, debido al desgaste de sus piezas y que, a veces, el mantenimiento que hacemos no es el más adecuado, pueden aparecer averías.

En algunas ocasiones, sabemos que algo le pasa a nuestro coche porque se comporta de una forma rara y distinta a lo habitual pero, en otras, sabremos que algo sucede gracias a los testigos luminosos con símbolos, que pueden ser de color amarillo o rojo, y que nos alertan de posibles fallos en la presión del aceite, la batería, el motor, etc.

Es muy importante conocer qué significa cada uno de esos pilotos del coche porque de ellos depende que podamos arreglar lo antes posible la avería, antes de que peligre nuestra propia seguridad. Si se enciende algún testigo del coche y eres socio del RACE, siempre podrás solicitar nuestro servicio de asistencia en carretera en cualquier parte del mundo.

Si se te enciende la un testigo del coche, solicita la ayuda a el RACE
¡Haz tu consulta mecánica!

¿Cuántos testigos existen en los vehículos?

No hay una respuesta absoluta ni general. Hay que tener en cuenta el año de fabricación del vehículo; si es diésel, gasolina, híbrido o eléctrico; y cuanto más moderno sea, más innovaciones tendrá, por lo que irá acompañado de más testigos. Para hacernos una idea, un coche moderno puede tener cerca de un centenar de testigos. Aquí dejamos algunos ejemplos:

Sitúate encima de cada icono para saber su significado:
Luces largas
Luces de carretera
Limpieza faros
Luces antiniebla
Sensor aparca-
miento
Asistencia
Bombilla
fundida
Bombilla
fundida
panel
Luces
emergencia
Limpia
parabrisas
Limpia
parabrisas
automático
Limpieza
limpia
parabrisas
Nivel
limpia
parabrisas
Cinturón
seguridad
Combusti-
ble
Intermiten-
tes
Claxon

Si el testigo de avería es amarillo o rojo, llama a la asistencia

Hay asociado un nivel de peligrosidad de la avería que se relaciona con los colores de los discos de un semáforo:

Testigos de avería semáforo
Los testigos de color rojo nos indican que la anomalía es grave, y debemos detener el vehículo (siempre de forma segura) lo antes posible. Seguidamente deberemos llamar a la asistencia.
Los testigos de color amarillo o ámbar nos indican un fallo en algún sistema. Ante estos testigos también es conveniente parar y solicitar la ayuda de un profesional.
Los testigos que no sean ni rojo, ni ámbar (verde, azul, blanco, etc.), nos están dando una información del vehículo, pero no es ninguna avería y, por lo tanto, no tenemos por qué detener el mismo.

¿Cómo sé si el testigo es de un fallo de motor, del aceite… o hace referencia a otro elemento?

No existe una ley que obligue a todos los fabricantes a tener el mismo tipo de luces de avería en el coche, por lo que siempre tenemos que mirar el manual del fabricante para conocer todos y cada uno de los testigos y sus significados.

A continuación, explicamos el significado general de los testigos más habituales, que van a compartir color y un símbolo parecido. Sin embargo, la ubicación, el tamaño y la forma pueden variar de una marca de coches a otra.

Testigo del sistema de control de gases de escape

Testigo averías gases de escape
Un fallo en el sistema de control de gases del escape indica que el motor está en modo de emergencia. Notaremos una pérdida de potencia y el vehículo no superará las 2.000 revoluciones por minuto.

La precaución siempre es una gran compañera para cualquier conductor y, si el vehículo no muestra un comportamiento anormal, se puede continuar la marcha hasta el servicio oficial más cercano, siempre que el vehículo no dé tirones, mantenga una correcta temperatura del motor y podamos mantener una velocidad adecuada en la vía por la que circulamos.

Testigo del sistema de precalentamiento en los motores diésel

Testigos de avería de sistemas de precalentamiento
Este testigo de color amarillo se puede encender tras conectar el encendido, pero pasados unos segundos debería apagarse. Justo entonces es cuando debemos iniciar el encendido del motor girando por completo la llave. Debemos ser precavidos y no arrancar el motor hasta que el testigo no desaparezca porque si no, el testigo indicará un problema en el calentamiento del motor de combustión, por lo que habrá que realizar una reparación mecánica.

Si una vez que se ha iniciado la marcha el testigo comienza a parpadear indicará un fallo en el control del motor, por lo que la prioridad para el conductor, siempre que el vehículo permita la correcta marcha sobre la vía, será la de buscar un servicio técnico para repararlo.

Testigo de presión de inflado de los neumáticos

Testigos de avería presión de inflado de neumáticos
Esta señal luminosa amarilla indica que uno o varios de los neumáticos del vehículo presentan una presión más baja que la recomendada por el fabricante.

La importancia de mantener los valores de presión de los neumáticos es fundamental para el correcto funcionamiento de un vehículo por lo que, al encenderse este testigo, habrá que comprobar cuál es el neumático que tiene una presión deficiente y volver a hincharlo.

Cuando el testigo de avería está parpadeando, se debe a un fallo en el control de presión de los neumáticos por lo que, si las presiones son correctas, entonces se deberá llevar a un servicio oficial para que revisen el sistema.

De manera excepcional, se han dado casos en los que al desconectar la batería y volver a arrancar pueda aparecer encendido este testigo. Con el paso de los kilómetros, el medidor de presión se regulará solo y el testigo se apagará.

Testigo de fallo en el alternador

Testigos de avería del alternador
Entramos en los testigos más serios (los de color rojo,) y a los que hay que prestar aún más atención si se encienden mientras estamos en marcha. Este testigo de avería indica que la batería del vehículo no se está cargando.

Ante cualquier testigo rojo que se nos encienda en el cuadro de mandos, debemos proceder con cautela y detener el vehículo de una manera segura. Acto seguido, hay que contactar con la asistencia en carretera para que un técnico sea el que verifique la carga y haga una valoración de la avería.

En todo caso, será el técnico y sus indicaciones las que deberemos seguir tras el análisis in situ. Si es necesario, habrá que llevar el coche a un servicio oficial cuanto antes y sin utilizar radio, aire acondicionado o cualquier consumible del que se pueda prescindir.

Si, además, durante el trayecto se le enciende el testigo que indica una avería en el sistema de refrigeración, deberás parar el vehículo de manera inmediata ya que podría dañar el motor.

Testigo de presión baja de aceite

Testigos de avería Presión de aceite motor
Continuamos con los testigos de averías graves con el de presión baja del aceite que, al ser de color rojo, nos indica que detengamos el vehículo lo antes posible, pero de una manera segura.

La forma de proceder para no causar cuantiosos daños en el motor es apagarlo lo antes posible, porque si permaneciera encendido (aunque sea al ralentí) provocaría daños graves y de reparación muy costosa. Llamar a las asistencias pertinentes será la mejor de las opciones.

Testigo del nivel bajo de aceite en el motor

Testigos de avería nivel de aceite
Bajamos el nivel de peligrosidad, pero con el mismo dibujo, el de una aceitera, pero esta vez de color amarillo. Este testigo de avería indica que el nivel de aceite del motor ha bajado, por lo que no tiene la cantidad suficiente que indica el fabricante.

Para poder solucionar este problema, lo primero será estacionar el vehículo en un lugar seguro para después proceder a comprobar el nivel del aceite del motor; si nunca hemos tenido que hacerlo, en el manual del fabricante encontraremos una explicación detallada y completa de cómo llevarlo a cabo.

Si el nivel está bajo, entonces procederemos a añadir aceite (nunca más de un litro), y tendremos que hacer comprobaciones cada vez que echamos más aceite para cerciorarnos de que el nivel de aceite termina siendo el exigido por el fabricante.

Testigo del nivel bajo de AdBlue

Testigos de avería AdBlue
Al igual que el anterior testigo de avería, este nos indica un nivel bajo de AdBlue, por lo que se trata de un problema leve que nos obligará a detener el vehículo de una manera segura para proceder a rellenar el líquido correspondiente.

En el cuadro de mandos veremos la cantidad de kilómetros de autonomía que nos restarán para que se termine el líquido AdBlue. Es aconsejable no apurar el depósito ya que, si lo hacemos, el vehículo no arrancará.

Testigo de exceso de temperatura del líquido refrigerante

Temperatura motor
Es uno de los testigos más importantes para el buen funcionamiento del motor junto con el del aceite. Por eso, cuando se enciende, se nos muestra con un color rojo para alertarnos de la posible gravedad del problema.

Este testigo nos puede estar avisando de un fallo en el sensor de la temperatura del líquido refrigerante, de un sobrecalentamiento del motor por la ausencia de refrigerante o porque el nivel es muy bajo.

Si esto ocurre, lo primero que hay que hacer es detener el coche en un lugar seguro para comprobar el nivel del líquido y rellenarlo en caso de que fuera necesario. Si el motor está muy caliente, detenlo y espera a que se enfríe antes de continuar el viaje. En el caso de que el testigo sigue alertando de una anomalía, para de nuevo en un lugar seguro y avisa al servicio de asistencia.

Testigo de una avería en el motor

Temperatura motor
Cuando se enciende, este testigo alerta al conductor de alguna avería o fallo en la gestión del motor, en el sistema de inyección en el encendido o en el escape.

Esta luz amarilla es de las que crea más incertidumbre cuando hablamos de testigos de averías, porque indica un fallo en el motor pero no especifica cuál. Esta situación nos obliga a acudir a un taller profesional para que, conectando el coche a una máquina de diagnosis a través del puerto OBD, pueda detectar la causa concreta.

Los fallos más comunes de los que alerta el testigo de avería del motor están relacionados con: filtro de partículas, catalizador, bujías, inyectores, tapa del combustible, termostato, bobinas de encendido, caudalímetro, válvula de control de emisiones o con el sistema de escape.

Si te ves en la necesidad de consultar a un experto en mecánica, el RACE pone a disposición de sus socios el servicio de garantía, consultas mecánicas, con personal cualificado que asesora en materia de reparación, mantenimiento y uso del vehículo.

Que un testigo del coche no te arruine el viaje. Contrata RACE Unlimited y viaja tranquilo.
¡Infórmate ahora!

Más sobre Tecnología y motor