Parque Automovilistico antiguo

A cierre de 2017 la edad media del parque de turismos en España ya supera los 12 años de edad, 12,5 si hablamos de vehículos comerciales ligeros y 14 años para los industriales. En los últimos años, esta edad ha ido aumentando paulatinamente, con el consiguiente peligro que esto supone para la seguridad vial en las carreteras.

Asociaciones de fabricantes, vendedores, conductores, víctimas de tráfico, aseguradoras… ya vienen alertando de esta problemática con el objetivo de que el Gobierno actúe para rejuvenecer el parque automovilístico español.

En España se cifra en siete millones los el número de vehículos que circulan con más de 10 años, y podríamos hablar de 4 millones con más de 20 años de edad para 2020 si no se activan medidas de achatarramiento. Las consecuencias de un parque de vehículos antiguo son muchas, todas ellas negativas.

A mayor antigüedad del vehículo mayor riesgo de accidente

El envejecimiento del parque de vehículos está detrás de muchos de los accidentes de tráfico que se producen en España ya que muchos de estos coches antiguos no tienen un mantenimiento correcto y tampoco los mejores sistemas de seguridad.

Cuanto más antiguo es el vehículo menos sistemas de seguridad incluye, por ejemplo, cuentan con sistemas de iluminación que ofrecen menor visibilidad, no llevan reposacabezas, incluyen cinturones de seguridad de dos puntos en lugar de tres y sin pretensores pirotécnicos, tampoco incluyen un sistema de aviso de pérdida de presión en los neumáticos, muchos no llevan ABS, etc.

El proyecto de investigación europeo SARAC II concluye que un vehículo con ABS reduce un 6% el riesgo de colisión, mientras que un informe sueco apunta al ESP o sistema de control electrónico de estabilidad como un elemento clave capaz de reducir un 22% los accidentes por salida de la vía y un 32% los siniestros en condiciones climatológicas adversas.

Según el último barómetro de averías del RACE, en 2017 se incrementaron los expedientes en un 18% hasta alcanzar un total de 1.488.227, de las cuales, casi 900.000 correspondieron a asistencias en carretera. El RACE culpa de este aumento principalmente al mal mantenimiento y a la antigüedad de los vehículos que circulan por las carreteras españolas.

Mayor gravedad de las lesiones en caso de accidente

Los datos de accidentabilidad indican un aumento del 78% de las víctimas de accidentes de tráfico que viajaban en un coche de más de 15 años, durante los años de crisis económica. Y es que hay que tener presente que el riesgo de fallecer en un coche con más de 15 años se duplica con respecto a otro con menos de 4 años de edad.

Según datos de la Dirección General de Tráfico, en 2017 la antigüedad media de los turismos implicados en accidentes mortales se situó en 12 años para los turismos, porcentaje que aumentó hasta los 13,8 años en el caso de los turismos en los que viajaban los fallecidos. Centrándonos en las carreteras secundarias, claramente se percibe que la antigüedad del vehículo es un factor decisivo a la hora de determinar la gravedad de las lesiones.

Mayor contaminación

La antigüedad del parque tiene otro efecto importante que afecta al medioambiente: cuanto más antiguo sea el vehículo, más cantidad de emisiones emite a la atmósfera. Concretamente, un vehículo actual emite un tercio menos de CO2 y un 85% menos de NOx que uno de hace sólo 10 años.

Los vehículos más nuevos incorporan motores con la tecnología más avanzada que reduce las emisiones al máximo, especialmente los gases de efecto invernadero (CO2) y las emisiones de NOx, CO y partículas. Actualmente los fabricantes tienen que cumplir la exigente normativa Euro 6.

Por todos estos motivos el sector solicita al Gobierno planes de achatarramiento o políticas que incentiven la renovación del parque automovilístico, tratando de que dichas medidas no perjudiquen la movilidad de los ciudadanos con políticas restrictivas a la circulación en grandes ciudades.

Viaja tranquilo con la Asistencia en Carretera de líder.
Descubre RACE Unlimited

Más sobre Conducción