Síntomas bujías en mal estado

Las bujías son unas piezas alargadas que se encuentran en el interior de los cilindros del motor, y tienen como misión generar una chispa eléctrica que produce una explosión en un motor de combustión cuando se mezclan el combustible y el aire.

Juan Manuel Llorente, formador técnico del RACE, explica que lo que generalmente conocemos como bujías de explosión hace referencia a las que están montadas en los coches de gasolina. Sin embargo, los coches diésel también tienen unas bujías de precalentamiento, también llamadas calentadores. En este caso, no generan una chispa como ocurre con los coches de gasolina, sino que preparan la cámara de combustión generando calor gracias a una resistencia para la posterior compresión del carburante.

Coche de gasolina Coche diésel
Bujía de explosión Bujía de precalentamiento

En este artículo nos vamos a centrar en las bujías que utilizan los coches de gasolina, las mismas que utilizan las motos, aunque con distintas características, como el tamaño o la longitud.

¿Por qué hacerse socio del RACE?
Porque le pagamos las averías de su coche para evitarle gastos imprevistos
Descubre todas las ventajas de hacerse socio

Dime el estado de tu bujía y te diré qué le puede ocurrir a tu coche

Según Llorente, la bujía nos sirve como comprobante de cómo se encuentra la cámara de combustión, es decir, es el chivato de lo que le puede suceder al motor.

  • Bujía negra: hay una mala combustión y se produce un exceso de hollín en la punta de la bujía, zona donde se genera la chispa. Aquí puede haber un problema en la riqueza de la mezcla (se inyecta más combustible de la cuenta).
  • Bujía con aceite: si hay una fuga de aceite del motor, no sólo saldrá un humo azul del escape. La punta de la bujía tendrá un exceso de aceite y no producirá bien la chispa.
  • Bujía con agua: puede haber una fuga del refrigerante que puede entrar por los segmentos de los cilindros y afectar directamente a la creación de la chispa.
  • Bujía con desgaste: este elemento está formado por materiales como el vidrio y el hierro, que son bastante duraderos. Sin embargo, las bujías también tienen otra pieza más delicada, como es el electrodo, que es lo que más se desgasta. Es la pieza que está en contacto directo con la cámara de combustión y la que tiene que soportar las altas temperaturas del motor.
  • Bujía de color crema: al contrario que los anteriores casos, si todo funciona correctamente, la bujía debe tener un color próximo al marrón o al color crema.

Si la bujía está en mal estado, tu coche te dará algunas pistas

Como otras piezas mecánicas del coche, si una bujía no está bien mantenida es cuando el coche puede empezar a dar problemas. Estas son algunas pistas de que las bujías pueden no estar funcionando correctamente:

  • El coche da tirones al circular.
  • Tiene un ralentí inestable.
  • Dificultad a la hora de arrancar.
  • Aumento del consumo de combustible.
  • Pérdida de potencia.

La forma más certera de conocer por qué tu coche tiene esos fallos es comprobarlo directamente a través de la OBD. En cualquiera de estos casos, si tienes alguna duda de lo que le ocurre a tu coche, siempre puedes acudir a nuestro servicio de asistencia en carretera al hacerte socio del RACE.

Cuándo debo cambiar una bujía

Las bujías tienen una duración estimada por los fabricantes que varía según el material de sus electrodos:

  • Hechas de cobre: lo llevan las bujías de los coches más antiguos. Resisten menos al tiempo por lo que hay que cambiarlas a partir de los 40.000 kilómetros aproximadamente.
  • Fabricadas en platino o iridio: son las que llevan los coches más modernos. Su material es más duradero por lo que no hay que cambiarlas hasta pasados los 100.000 kilómetros aproximadamente.

Qué bujía debo poner en mi coche

Llorente recalca que es fundamental que, cuando vayas a cambiar las bujías de tu coche, por ejemplo, en uno de los talleres Eurekar que tienen la garantía del RACE, es fundamental que instales el mismo tipo que ya venía de fábrica ya que las bujías tienen unas características especiales, como el grado térmico, que vienen especificadas en el manual del fabricante.

Juan Manuel Llorente recuerda que si no sigues el mantenimiento de tu coche cuando el fabricante lo indica puede provocar que tengas una avería muy costosa, según la parte del motor que se estropee. Por tanto, cambia las bujías cuando corresponde. Su precio oscila entre los 3 euros y los 20 euros, dependiendo del material del electrodo.

¿Por qué hacerse socio del RACE?
Porque tenemos la mejor asistencia en carretera las 24h y los 365 días del año.
Descubre todas las ventajas de hacerse socio

Más sobre Conducción