COMPARTE

02/11/2018

Accidentes en moto: ¿por qué los motoristas son vulnerables?



Accidentes en moto: ¿por qué los motoristas son vulnerables?

Accidentes en moto

 

Los motoristas son uno de los usuarios más vulnerables de la carretera, junto con peatones y ciclistas. Así lo confirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe ‘Seguridad de los Vehículos de motor de dos y tres ruedas’ publicado en 2017: este medio de transporte representa más de 286.000 muertes cada año a nivel mundial, en torno al 23% de todas las víctimas mortales por accidentes de tráfico.

En España los datos no son mucho mejores, con una siniestralidad que se ha duplicado desde el año 2004, con especial atención a los conductores de motocicletas: entre 2014 y 2017, los fallecidos han aumentado un 25%, más que en ningún otro medio de desplazamiento, según datos de la Dirección General de Tráfico.

El balance de siniestralidad de 2017 alerta sobre este crecimiento, con un total de 27.167 accidentes con víctimas de motocicletas, un 5% más que en 2016, con el resultado de 359 motoristas fallecidos (5% más), 2.784 heridos hospitalizados (4%) y 25.551 heridos no hospitalizados (5%). El resultado es que, en términos de lesividad, los motociclistas estuvieron implicados en el 27% de los accidentes, con el 20% de fallecidos a pesar de que el parque móvil apenas supera el 10% del total.

Las cifras no pintan nada bien. Una situación de la que ya venía alertando el sector tras un 2015 en el que se produjo un aumento muy significativo en el número de fallecidos. Si distinguimos entre accidentes urbanos e interurbanos observamos un incremento del 7% en el número de motoristas fallecidos (251) con respecto a 2016 y un aumento del 3% en los heridos hospitalizados. En vías urbanas, en cambio, ha habido un motorista fallecido menos (108) con un 5% más de heridos hospitalizados.

¿Por qué los motoristas son más vulnerables?

Las motos ofrecen importantes ventajas a la hora de circular y aparcar en una ciudad. En contra, el riesgo de sufrir un accidente por parte de un motorista, y su gravedad, aumentan por la menor estabilidad del vehículo y por la falta de protección que ofrecen. Las motos apenas cuentan con elementos de seguridad pasiva y, en caso de caída, no hay carrocería que proteja al conductor o pasajero: sus cuerpos absorberán la mayor parte de la energía del impacto.

Las situaciones más peligrosas para los conductores de vehículos de dos ruedas son, sin duda, los alcances, los deslizamientos y los cruces y cambios de dirección.

Para evitar accidentes es necesario respetar la distancia de seguridad, frenar de forma progresiva e indicar una parada con antelación dando varios toques al freno para avisar a los conductores que van detrás.

¿Y cómo evitar los deslizamientos? La primera norma es reducir la velocidad cuando las condiciones meteorológicas son adversas. También debes estar atento a posibles manchas de gasoil o gasolina en el suelo para que no las pises. Los pasos de peatones se pueden convertir en trampas para los motoristas si la pintura blanca no ha sido tratada para reducir los deslizamientos. Nuestro consejo es que no pises estas líneas, sobre todo si están mojadas.

Motorista, ¡hazte ver!

Las motos son vehículos pequeños y en ocasiones muchos automovilistas no detecten su presencia en calles o carreteras. La convivencia con otro tipo de vehículos más grandes supone un riesgo añadido.

En los cruces y cambios de dirección los motoristas tienen las de perder si no toman las precauciones suficientes: acercarse a velocidad moderada, extremar la precaución con otros vehículos aunque se tenga la prioridad, señalizar con antelación los cambios de dirección o evitar situarse en los ángulos muertos de coches, furgonetas, camiones… La concentración en la conducción debe de ser total para que sea lo más segura posible.

Todos estos factores de riesgo se magnifican cuando el motorista excede la velocidad permitida, bebe alcohol o se droga antes de ponerse a los mandos, no usa casco o no circula con el equipamiento apropiado (guantes, botas, pantalón y chaqueta con protecciones). ¿Sabías que el casco reduce a la mitad la posibilidad de sufrir lesiones en la cabeza? Su uso está bastante extendido entre los motoristas, pero en 2017, de los 251 fallecidos en vías interurbanas, 2 no utilizaba el casco en el momento del accidente (tres menos que en 2016) mientras que en ciudad, de los 108 fallecidos, 9 no lo llevaban puesto, uno menos que el año precedente.

Los ciclomotores sufren más accidentes en ciudad

Los últimos datos sobre siniestralidad de ciclomotores reflejan un descenso del 5% en el número de accidentes con víctimas, con un total de 7.574 en 2017. Un dato que supone un 7% del total, proporción similar a la que representan los ciclomotores en el parque de vehículos. La mayoría de los accidentes (87%) se produjeron en vías urbanas: 6.599 accidentes con 23 fallecidos y 452 heridos hospitalizados. En las ciudades fallecieron 26 ciclomotoristas y 166 resultados heridos graves. Mientras que la cifra de fallecidos en carreteras interurbanas se ha mantenido respecto a 2016, sí vemos un descenso en ciudad con 5 fallecidos menos.

Comparado con los motoristas, se aprecia que el conductor de un ciclomotor tiene más riesgo de sufrir un accidente en ciudad, ya que es su hábitat natural. Como conductores, debemos prestar mayor atención para evitar sufrir accidentes en moto y ser conscientes de que son usuarios más vulnerables.

11 euros al mes es lo que cuesta tu tranquilidad sobre la moto
¡Descubre RACE Motoristas!

ENLACES RELACIONADOS