Recomendaciones para arrancar tu coche

Lo vas a hacer cientos de veces a lo largo de tu vida. Cada vez que vayas a utilizar el coche tendrás que arrancarlo y, para ello, harás el gesto de girar la llave (en los vehículos más antiguos) o darle a un botón. Lo normal es que se encienda, aunque hay varias razones por las que el coche no puede arrancar.

Si tu coche no arranca, RACE te acompaña
¡Hazte Socio Ya!

Todo en esta vida tiene su ciencia y, en el caso de arrancar el coche, aunque parezca sencillo, requiere de ciertos conocimientos para hacerlo correctamente y de la forma más segura posible.

¿Qué haces realmente cuando giras la llave?

Si tu coche necesita una llave física para arrancar, hay varias dudas que a los conductores les puede surgir cuando van a encender el coche: ¿en qué posición tienes que dejar la llave antes de arrancar el coche?,¿tengo que detenerme en cada paso de llave o puedo arrancar directamente? Para explicar esto, antes hay que entender para qué sirven las diferentes posiciones de una llave. Antonio Manzano, formador técnico del RACE, lo explica:

  • Posición inicial: la encuentras cuando vas a introducir la llave o cuando la sacas. Es el punto donde indica que el motor y todos los sistemas están apagados.
  • Posición 1: es el modo servicio. Aquí sólo va a funcionar la radio, la climatización y las luces.
  • Posición 2: en este punto se da el contacto, momento en el que se encienden los testigos en el panel de instrumentos y el coche realiza un chequeo de sus componentes.
  • Posición 3: desde la segunda posición, la llave se puede desplazar un poco más hacia la derecha. En este momento accionas el motor de arranque para que el motor empiece a funcionar. Cuando entra en funcionamiento, la llave vuelve a la posición 2

Las posiciones están muy claras, pero existe la duda de cuánto tiempo tienes que tener la posición 3 activada. Manzano lo aclara: en el momento en que notes que el coche vibra es que el motor ya ha empezado a funcionar porque empiezan las detonaciones. Si sigues accionando la posición 3 sólo conseguirás activar el motor de arranque más de la cuenta, gastando batería y acortando la vida útil del motor de arranque.

Si tu coche se enciende con un botón, ¿tienes que dejarlo apretado varios segundos o soltarlo al instante?

En un coche con botón existen dos posiciones:

  1. Si no pisas embrague o freno: si pulsas el botón, se enciende el contacto, pero el coche no arranca. Esta posición permite a tu coche hacer un chequeo de todo el sistema y encender la radio, las luces y el sistema de climatización.
  2. Si pisas freno o embrague: el coche arranca al momento (el mismo proceso que cuando giramos la llave, solo que el vehículo lo hace de forma automática). En los primeros modelos que salieron al mercado con este sistema de arranque era necesario apretar el botón durante unos segundos, pero en los coches más modernos, con dar un toque es suficiente para que el motor se ponga en marcha.

En los motores diésel modernos ya no hay que esperar para arrancar

Manzano aclara otra duda a la hora de arrancar un coche: en los coches diésel antiguos los fabricantes avisan al usuario de que deben esperar un poco a que los calentadores (unas resistencias que calientan la cámara de combustión) actúen; aparece un símbolo de un muelle en el panel de instrumentos y hasta que no desaparece no se puede arrancar el coche. Si no, el motor no realiza la compresión del combustible con la temperatura adecuada y el diésel no se consume bien.

Sin embargo, con la tecnología actual esto ya no es necesario. Se puede arrancar un diésel y directamente ponerse a circular, aunque recordamos que siempre es recomendable esperar un minuto y no revolucionar el motor hasta que el aceite lubrique todas las partes.

En los coches más modernos, los calentadores se encienden en el arranque cuando la temperatura de la cámara de combustión baja de una temperatura cercana a los – 10 ºC. En este caso, se enciende una luz que te indica que debes esperar para arrancar el motor.

Además, con la normativa anticontaminación, los diésel emiten más gases nocivos si la cámara no alcanza cierta temperatura. Por eso, los calentadores hacen unos ciclos de encendido y apagado para evitar esta situación cuando el coche está en marcha.

Pisa el embrague y el freno al arrancar

Los coches más modernos ya no arrancan si antes no pisas el embrague o el freno, según lo que decida el fabricante. Esto es por motivo de seguridad: si tienes una marcha engranada y enciendes el motor, el coche se desplazará bruscamente unos centímetros con el consecuente peligro si alguien está delante. Si tienes pisado el freno y el embrague, esto no sucederá.

Por eso, aunque tengas un coche con más años, también es recomendable que pises el freno y el embrague. En el caso del pedal de la izquierda, si lo accionas, ayudas a que el motor de arranque no tenga el sobreesfuerzo a la hora de mover los ejes de la caja de cambios.

Evita arrancar el coche ‘a empujón’

Los fabricantes no recomiendan que arranques un coche moderno dando un empujón. La razón principal se debe al catalizador: si se empuja, hay parte del combustible que se va a mandar a esta pieza sin quemar, lo que puede provocar una avería grave en el mismo.

De hecho, hay coches que directamente están programados para que no arranquen a través de este sistema si no hay una señal de la unidad de giro de posición del árbol de levas o del cigüeñal.

No sólo puede sufrir daños el catalizador, el volante bimasa o el muelle del embrague también pueden tener daños cuando arrancas directamente en segunda velocidad tras un empujón. Por eso, lo recomendable para evitar males mayores es que llames al servicio de asistencia en carretera como el que tiene el RACE.

Si tu coche tiene turbo, no lo revoluciones los primeros minutos

La lubricación es fundamental para que un motor funcione adecuadamente y una de las piezas que más lo necesita es el turbo. Es una pieza que funciona a mucha velocidad y si el aceite está frío (cuando el coche ha estado parado) no estará bien lubricado, momento en el que el turbo puede deteriorarse más rápido.

Es importante que recuerdes que cuando detengas el vehículo esperes unos 30 segundos a apagar el motor para que el turbo baje de revoluciones. Si no lo haces, cuando aparcas el vehículo la lubricación del turbo se detiene al instante, aunque éste siga girando. Esa falta de aceite puede dañar al turbo. En ese caso tendrás que llevarlo a reparar a algún taller como los de la red Eurekar que tienen la garantía del RACE.

Si tu coche no arranca, RACE te acompaña
¡Hazte Socio Ya!

Más sobre Tecnología y motor