En 2014 el 66,1% de los compradores optaron por un turismo propulsado por un motor diésel; en 2018 este porcentaje cayó al 32,3%. La tendencia en las ventas de coches diésel ha dado un gran giro desde que diversos países europeos empezaron a anunciar restricciones en relación a este combustible.

Los motores diésel y su evolución

Las marcas se ven obligadas a aumentar sus ventas de modelos diésel o a electrificar sus gamas si quieren reducir sus emisiones de CO2. En cambio, el contexto restrictivo actual está provocando el efecto contrario, y en 2017 por primera vez aumentaron las emisiones de CO2 en Europa en los últimos 10 años. ¿El motivo? La mayor venta de motores de gasolina y de carrocerías SUV que, por lo general, producen más emisiones de este tipo de gas invernadero. Pese a todo, la industria ha sido capaz de reducir drásticamente estas emisiones.

El sector, representado por los fabricantes, vendedores y concesionarios, lamenta una demonización injusta del diésel porque, comparado con los vehículos de gasolina equivalentes, los diésel nuevos que se venden consumen un 25% menos y emiten un 15% menos de emisiones de CO2.

Donde podemos encontrar el problema del diésel está en las emisiones óxidos de nitrógeno (NOx) pero aquí también hay que hablar de una gran evolución gracias a la capacidad de adaptación de los fabricantes: los nuevos coches diésel emiten un 84% menos de NOx y un 91% menos de partículas que los vehículos de hace 15 años.

A pesar de estos datos, hay gobiernos que han anunciado la prohibición de coches diésel.

Prohibición de coches diésel en España, ¿para cuándo?

En España, el anuncio del Gobierno de prohibir en 2040 la venta y matriculación de turismos y comerciales ligeros que emitan dióxido de carbono –diésel, gasolina, GNC, GLP e incluso los híbridos- del pasado mes de noviembre, se ha quedado en un objetivo con el Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector de Automoción 2019-2025, presentado en marzo por el Gobierno, donde se apoya la neutralidad tecnológica para conseguir una adaptación ordenada de la oferta y la demanda hacia modelos más sostenibles.

De momento, en España, la Comunidad de Baleares se ha desmarcado y ya ha aprobado la Ley de Cambio Climático que prohíbe la circulación de vehículos diésel nuevos a partir de 2025 y todos los vehículos de combustión a partir de 2035. La primera consecuencia de esta nueva ley ha sido una fuerte caída del 34% en las matriculaciones en Baleares en el mes de marzo.

Prohibición de coches diésel en Europa

El resto de países europeos se plantea restricciones a los vehículos diésel, pero sin el carácter prohibicionista que se ha impuesto en Baleares. Hacemos un repaso:

  • Reino Unido: su objetivo es que en 2040 todos los coches y furgonetas nuevas sean cero emisiones y que todo el parque esté descarbonizado en 2050.
  • Francia: París prohibe a partir de este verano la circulación de coches diésel matriculados con anterioridad al 31 de diciembre del año 2000 en el área conocida como ‘Metropole du Grand Paris’. En 2040 también podría prohibirse los diésel y gasolina en Francia.
  • Alemania: ha presentado un plan de bonificaciones para reajustes técnicos en los vehículos más antiguos o cambiar un coche en las ciudades con más contaminación y así evitar prohibir los coches diésel.
  • Holanda: su objetivo es que todos los vehículos nuevos en 2035 sean cero emisiones.
  • Dinamarca: prevé prohibir los diésel y gasolina en 2030 y los híbridos en 2035.

Desde el RACE consideramos que para definir cuáles son los vehículos medioambientales más eficientes, las administraciones deben tener en cuenta las emisiones contaminantes de cada unidad, independientemente de la tecnología que utilicen los fabricantes para conseguirlo. Es lo que se conoce como ‘neutralidad tecnológica’. “Un vehículo diésel moderno, que cumple Euro6, está en los mismos niveles de emisiones que un gasolina moderno, algo que choca con el mensaje que nos envían desde muchos estamentos políticos”, explica Jorge Castellanos, responsable de Movilidad del RACE.

Para el RACE, “el auténtico problema es que hay coches en circulación muy antiguos; tengamos en cuenta que un vehículo de hace 20 años contamina como 36 nuevos. Lo que deben hacer los gobiernos es ayudar a la renovación del parque y facilitar el cambio a vehículos más eficientes, en vez de ofrecer como única alternativa el subir el precio del diésel o, peor aún, prohibirlo”, afirma Jorge Castellanos.

Ahora los socios de RACE Unlimited pueden beneficiarse de un descuento en carburante con Galp.
¡Disfrútalo ahora!

Más sobre Tecnología y motor