Cargar coche eléctrico

Europa se ha marcado como objetivo que en el año 2020 un 10% de la cuota de mercado esté formada por vehículos propulsados por energías alternativas, un reto aún lejano en España, donde sólo un 2,6% de los compradores se decidieron por un vehículo de estas características. Uno de los principales frenos para que la presencia de este tipo de coches aumente en las carreteras españolas es la reducida infraestructura de recarga y la incertidumbre que esto provoca en los conductores. En las próximas líneas intentaremos resolver algunas de las dudas más típicas que surgen a los usuarios que están valorando la compra de un coche eléctrico.

¿Cómo se carga un coche eléctrico?

Los vehículos eléctricos se pueden cargar a través de un tipo de recarga convencional –un enchufe doméstico de 16 amperios-, una recarga semi-rápida de 32 amperios o de un tipo de recarga rápida, con una potencia más alta.

Independientemente del tipo de recarga, también hay que hablar de modos de recarga. En la actualidad existen cuatro modos: tipo Schuko con toma doméstica en corriente alterna monofásica -sin comunicaciones entre infraestructura de carga y el vehículo-; tipo Schuko en pared con sistemas de función piloto incluidos en el cable; tipo Mennekes con hilo piloto de comunicación integrado; e infraestructura de recarga con conversor a corriente continua (se aplica solo a la recarga rápida).

Diferencias entre carga convencional y carga rápida de los coches eléctricos

La diferencia entre la carga convencional y la carga rápida es que la primera se realiza con una potencia máxima entre 3,7 y 7,2 kW y la segunda a 50 kW.

El tercer elemento necesario para recargar el vehículo es el tipo de conector, es decir, el enchufe que utilizaremos para la conexión de la recarga. Existen varios tipos, con el inconveniente que no hay una estandarización según fabricantes y países:

  • Schuko para enchufes domésticos.
  • Conector norteamericano SAE J1772 o Yazaki.
  • Conector Mennekes alemán.
  • Los conectores combinados o CCS utilizados por americanos y alemanes.
  • Conector Scame, utilizado por fabricantes franceses para los híbridos enchufables.
  • Conector CHAdeMO, que utilizan fabricantes japoneses para la recarga rápida en corriente continua.

Fabricantes y compañías eléctricas facilitan los sistemas de carga tanto a clientes particulares como a empresas. En la actualidad se utilizan dos protocolos para la recarga rápida: el CHAdeMO que utilizan los vehículos de Nissan, Mitsubishi, Kia, BYD, Peugeot o Citroën; y CCS utilizado por BMW o Volkswagen.

¿Cuánto tardan en cargarse las baterías de un coche eléctrico?

Si utilizamos el tipo de recarga convencional o enchufe doméstico las baterías estarán cargadas en unas ocho horas aproximadamente, una buena alternativa para cargar el coche en el garaje doméstico durante la noche.

A través de la recarga semi-rápida las baterías estarán cargadas en unas cuatro horas.

Y si optamos por la carga rápida, conseguiremos un 80% de la carga en 30 minutos. Para este tipo de recarga se necesita adaptar la red eléctrica existente ya que exige un nivel de potencia muy alto.

¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico?

Depende del tipo de vehículo. Si nos centramos en un turismo, el consumo medio está en unos 17 kWh/100km, lo que supone un coste de 1,55 euros cada 100 kilómetros recorridos siempre que se realice la recarga en horario nocturno con una tarifa supervalle –más económica- (según datos facilitados por Endesa).

En el caso de un vehículo diésel que consume de media 6l/100 km, el precio de recorrer 100 km sería de 7 euros (teniendo en cuenta el precio del gasóleo a 1,152 €/litro).

¿Cuántos kilómetros de autonomía ofrece un coche eléctrico?

Depende del tipo de vehículo y de la batería que utilice. Las baterías más avanzadas son las de litio y permiten una autonomía de unos 200 kilómetros, aunque esta cifra empieza a aumentar y, por ejemplo, el nuevo Renault Zoe ya anuncia una autonomía de 400 kilómetros sin recargar.

¿Cuántos puntos de carga hay en España?

En España hay 1.475 puntos de recarga convencional, 374 de carga semi-rápida y 228 de carga rápida. Según datos facilitados por Nissan, el 80% de la infraestructura de carga rápida está instalada en la red de Nissan en España. Aunque la infraestructura va creciendo, todavía estamos muy alejados de otros países como Reino Unido, donde cuentan con 1.956 puntos de carga rápida, Francia, con 1.617, Alemania con 1.316, o Noruega, con 1.048.

Recientemente los fabricantes Ford, Daimler, Grupo BMW y el Grupo Volkswagen con Audi y Porsche han anunciado la creación de una red de carga ultrarrápida de alta potencia para vehículos eléctricos que se instalarán en las principales rutas de larga distancia por Europa. La previsión es instalar 400 estaciones en 2017 para alcanzar miles de puntos de recarga en 2020.

Si te compras un coche eléctrico y te quedas sin batería, te llevamos a un punto de recarga.
Averigua cómo

Más sobre Conducción