Combustible sintético

La Unión Europea quiere reducir al 100% los niveles de emisiones en 2035. Por eso, a partir de ese año quiere prohibir que se compren coches nuevos con motores de combustión (hasta 2050 en teoría sí que se podrán adquirir de segunda mano). Sin embargo, todavía queda abierta una pequeña puerta para los combustibles sintéticos, conocidos también como eFuel, ya que contribuyen a la descarbonización progresiva del transporte. 

José Iglesias, asesor técnico del RACE, explica que los combustibles sintéticos, de momento, no se utilizan mucho en los turismos (en la aviación sí que se utiliza más). En este sector parece que el coche eléctrico ha cogido ventaja como alternativa a los motores diésel y de gasolina. Sin embargo, países como Alemania o Italia luchan para que no se entierren los motores de combustión, y esto se puede conseguir si los combustibles sintéticos se utilizan más en los coches de calle.

Hazte Socio del RACE y disfruta de descuentos en combustible
en dos de las mejores estaciones, BP o GALP.

Más información

¿Qué es el combustible sintético o eFuel?

El combustible sintético es un tipo de carburante que tiene las mismas propiedades que los combustibles convencionales, los destilados del petróleo, solo que se obtiene a través de la electrólisis del hidrógeno sumando el dióxido de carbono. La clave es que ese producto, para que se considere sintético y ecológico sólo se puede realizar a partir de la energía de fuentes renovables como el sol o el viento. Así se convierte en un combustible neutro en las emisiones de carbono.

¿Cómo se obtiene el combustible sintético o eFuel?

  1. Se crea energía a partir de fuentes renovables: energía eólica o fotovoltaica.
  2. Proceso de electrólisis: se separa el oxígeno y el hidrógeno que forman el agua (HO).
  3. Obtención del CO₂ a partir del propio aire que hay en el ambiente.
  4. Se combina el hidrógeno y el CO₂ para generar metano.
  5. El metano pasa a ser combustible sintético a través de una reformulación en un laboratorio.
  6. El combustible sintético resultante se refina para que se pueda utilizar en los coches.

Tipos de combustibles sintéticos

Diésel y gasóleo sintético

El diésel sintético, conocido también como e-diésel, se obtiene de una forma un poco distinta a la gasolina sintética. En este caso se emplea la biomasa, es decir, materiales de origen orgánico (vegetal o animal) que, a través de distintos procesos termoquímicos y biológicos, se puede juntar con el hidrógeno para formar combustible que puedan utilizar los motores que funcionan con diésel. 

Con el diésel sintético la idea es emitir una menor cantidad de dióxido de carbono que el que se recoge de la atmósfera para producir este combustible alternativo sintético.

Gasolina sintética

Hasta ahora, no había surgido la necesidad de investigar otro tipo de combustible para los coches con motor de gasolina (más allá de las opciones GLP o GNC). Sin embargo, con las nuevas exigencias de emisiones contaminantes (Euro V, Euro VI…) la gasolina sintética está en pleno desarrollo en la actualidad y, hasta que no salga al mercado, de momento su precio no está fijado. 

Queroseno

Fuera del mundo de la automoción el queroseno es el combustible sintético más conocido.  Es un combustible que no se puede obtener de forma natural a través del petróleo. Requiere un proceso artificial en un laboratorio para su producción. 

En comparación con la gasolina, tiene un mayor poder calórico y en el mundo hay una gran demanda, sobre todo debido a que los aviones utilizan este tipo de combustible.

Ventajas y desventajas de los carburantes sintéticos

VENTAJAS
DESVENTAJAS
VENTAJAS

Para los coches sin etiqueta o de tipo B es una nueva oportunidad para circular por zonas en las que está prohibido su paso

DESVENTAJAS

En el campo de la automoción tienen una baja eficiencia energética con respecto a la gasolina. Su eficiencia es de un 16%, frente al 72% de los coches eléctricos

VENTAJAS

Como los combustibles fósiles, se puede transportar y almacenar de manera segura y durante períodos de tiempo prolongados

DESVENTAJAS

Según el ICCT, la producción es ineficiente: como mucho se aprovecha la mitad del total de la energía gastada para obtener el combustible sintético

VENTAJAS

Los motores de combustión interna tienen una nueva esperanza de no desaparecer en 2035 con este combustible alternativo

DESVENTAJAS

Es muy caro de producir y el precio del combustible resultante puede resultar mucho más caro que lo que se paga en la actualidad por el diésel o la gasolina

VENTAJAS

Se comenzará a producir una descarbonización porque la huella de CO₂ que se genera será menor que la obtenida para realizar la electrólisis

VENTAJAS

Se puede aprovechar la red de distribución y almacenaje actual (en el caso de los eléctricos hay que crear una infraestructura distinta)

El precio de los combustibles sintéticos

Según el International Council on Clean Transportation (ICCT) sólo tiene sentido establecer un precio para el combustible sintético si aumenta la demanda de este producto entre los coches de gasolina o diésel. Si esto ocurre, su estimación es que para el año 2030 el coste puede estar entre los 3 y 4 euros el litro, más caro de lo que cuesta actualmente la gasolina, que ha alcanzado el máximo histórico en 2022.

¿Tienen futuro los combustibles sintéticos?

José Iglesias considera que para plantearse un futuro con los combustibles sintéticos antes hay que analizar su rentabilidad y cuánto va a calar en el mercado.

También depende de lo que digan desde la Unión Europea: en principio esta energía alternativa no se incluyó como esperanza para los coches con motor térmico que se dejarían de vender en 2035, aunque ahora sí que se plantea. Quién sabe si la UE vuelve a cambiar de opinión y se echa marcha atrás en los próximos meses. 

La Fórmula 1 ha puesto interés en los combustibles sintéticos hasta tal punto que los motores de 2026 sólo funcionarán con este tipo de fuente de energía.

Si finalmente los coches eléctricos se desarrollan y se abaratan (tanto en el precio final como en el coste por kw/h) los combustibles sintéticos tendrán más sentido para la aviación que para el sector de la automoción. 

Lo cierto es que si se quiere impulsar el combustible sintético, hay que invertir en las fábricas donde se produce la electrólisis. De momento, no hay muchos fabricantes que se hayan animado de forma destacable.

Independientemente del tipo de motor de tu coche, te recomendamos que realices una revisión a tu vehículo en uno de nuestros talleres recomendados.
Encuentra tu taller

Más sobre Tecnología y motor