Evolución precio del combustible

Un estudio del Instituto para el Ahorro y la Diversificación Energética (IDAE) eleva el gasto medio anual de combustible en 1.200 euros sobre un total de 2.000 euros en los que se incluye también los gastos de compra, mantenimiento y otros costes. Otro estudio realizado por la consultora Audatex establece el gasto por combustible en 1.800 euros. Son cifras medias y, por tanto, estos gastos pueden variar significativamente en función del tipo de vehículo, el sistema de propulsión que equipa, su antigüedad o del tipo de conducción que hagamos.

Sin duda, el combustible es el gasto que más afecta al bolsillo del conductor, sobre todo, teniendo en cuenta que su precio fluctúa dependiendo de muchos factores, incluso se pueden encontrar diferencias de precio de un mismo combustible entre gasolineras. Esta situación conlleva que el usuario busque los mejores descuentos en gasolina y precios de carburantes para conseguir ahorrar unos euros a final de mes.

El precio del diésel y la gasolina en aumento

En los últimos meses observamos un aumento de los precios. En el caso del precio del diésel en España, ha pasado de costar 1,148 euros el litro en enero a 1,206 euros en noviembre. El precio del diésel Plus se ha incrementado 62 céntimos el litro con un coste total de 1,287 euros en noviembre, mientras que el precio de la gasolina 95 es el que más ha sufrido las fluctuaciones con un aumento de 91 céntimos, pasando de costar 1,193 euros el litro en enero a 1,284 euros en noviembre.

Los precios del combustible cambian con frecuencia, aunque suelen haber períodos con repuntes o bajadas especialmente significativos. En lo que llevamos de 2019 hay que destacar el mes de mayo por ser el que sufrió la mayor subida: el precio del gasoil o diésel se situó en 1,246 €/l, mientras que el del diésel Plus subió a 1,326 €/l y el de la gasolina 95 a 1.339 €/l. Enero, en cambio, fue el mes con el precio más barato.

Factores que afectan al precio del combustible

En el precio del carburante hay que tener en cuenta el tipo de combustible: es más barato repostar gas GLP que gas GNC o diésel frente a gasolina. Pero también hay que tener en cuenta que, en función de la calidad, también puede haber diferencias entre un mismo carburante, por ejemplo, entre diésel premium o normal.

Pero, sin duda, el factor principal que influye en el precio del combustible es el coste del petróleo. Concretamente la materia prima supone cerca del 36% del valor total del combustible. Y el precio del petróleo sube o baja en función de la demanda o posibles crisis económicas o entre países que afectan a la exportación. Cuando en un país no productor de petróleo no llega la materia prima, el precio de los combustibles en dicho país se eleva. También puede ocurrir que una crisis económica produzca una bajada importante en el barril de Brent debido a la depreciación de la materia prima, como ocurrió en el año 2008. El Brent es un tipo de petróleo que se utiliza de referencia en el mercado europeo y una de las tres principales referencias para los inversores en petróleo.

Otro factor importante para calcular el precio final del carburante son los impuestos, que suponen en torno al 50% del total del precio. Los impuestos que se pagan son el IVA, el Impuesto Especial de Hidrocarburos y el Impuesto de Ventas Minoristas.

El precio final del combustible se completa con los costes fijos de logística y distribución, que suponen un 12% del coste total y un 2% del margen bruto que se queda el mayorista.

Para hacernos una idea de cómo afectan estos factores en el precio del repostaje, por cada 50 euros de combustible, pagamos 18 euros por la materia prima, 25 euros en impuestos, 6 euros por coste de logística y comercialización y un euro del margen bruto para el mayorista.

Encuentra las gasolineras baratas más cercanas a tu ubicación.

Gráfico combustible

Los socios del RACE tienen descuento en combustible en estaciones de servicio Galp y BP.
¡Disfrútalo tú también!

Más sobre Tecnología y motor