Tipos de cofres para el coche

En el RACE siempre hemos explicado que la forma más segura de transportar los objetos en el coche es en el maletero. Sin embargo, hay veces que no es un espacio suficiente y necesitas más. En ese caso, puedes utilizar un remolque o recurrir a algún tipo de cofre para el techo de tu coche.

Da igual el coche que conduzcas y dónde estés, con RACE Unlimited viajarás protegido.
¡Descubre todas las ventajas de ser socio!

Fíjate en estos elementos antes de comprar un cofre para el coche

Antes de ponerte a buscar, es fundamental que sepas que tienes que instalar una baca con barras de techo transversales. El cofre va a ir sujeto ahí. A partir de aquí, debes considerar varios elementos:

  • Material: puede ser de plástico duro o textil.
  • Si es plegable o no: los cofres textiles se pueden plegar y ocupan menos espacio a la hora de guardarlos, pero son menos resistentes que los de plástico y algunos no son impermeables.
  • Carga máxima: rondan entre los 40 kg y 80 kg.
  • Tipo de cierre: puede ser un cierre centralizado con llave, una cerradura de seguridad clásica o uno con candado. Normalmente todos los cofres vienen con una llave de repuesto.
  • Sentido de apertura: lo más normal es que los cofres se abran hacia el lateral derecho, aunque también hay bilaterales o de apertura trasera.
  • Sistema de fijación y montaje: aquí es importante saber si necesitas herramientas para su instalación.
    • Con herramientas: los ganchos en U que van atornillados requieren perforar el fondo del cofre.
    • Sin herramientas: existen opciones como el power click (se ajustan directamente a las barras cuando escuchas un click) o el master fit (con una rueda anclas unos ganchos de forma automática a las barras del techo y los aseguras con un botón).
  • Volumen: desde los 300 hasta los 600 litros aproximadamente.
  • Aerodinámica: algunos cofres tienen una forma más aerodinámica, ideales para que el coche no haga mucho ruido al circular y consuma menos carburante al tener menor resistencia al viento. Eso sí, caben menos objetos que un cofre cuadrado.
  • Estética y color.
  • Iluminación interior: algunos ofrecen iluminación LED dentro del cofre.
  • Funda: algunos modelos incluyen funda para proteger el cofre cuando se desmonta (si no lo usas diariamente es mejor desmontarlo: tu coche consumirá menos y el cofre no se estropeará).
  • Peso en vacío: para la instalación de los cofres hay que levantarlos a pulso para colocarlos sobre el coche. Cuanto menor sea su peso, más fácil será su instalación, aunque los más pesados suelen ser más resistentes por los materiales que utilizan. Pueden rondar entre 10 y 20 kilogramos.
  • Medidas: en función de la longitud, altura y anchura podrás meter más o menos cosas en el cofre. Incluso hay cofres que ocupan todo el ancho de la baca y permiten llevar esquíes o una bicicleta en el techo.
  • Correas para sujetar la carga: algunos modelos incluyen normalmente dos cinchas para sujetar los objetos dentro del cofre. Si no las incluye tu modelo, tendrás que comprarlas ya que es fundamental que la carga vaya siempre sujeta, ya sea dentro del vehículo como en el cofre.
  • Distancia mínima y máxima de barras del techo: el cofre tiene que tener un mínimo de centímetros para que se ancle correctamente a las barras del techo.
  • Homologación: el cofre debe cumplir con la ISO PAS11154-4, una normativa que especifica los requisitos de seguridad que deben aprobar estos maleteros para el coche. Aquí se incluye el City Crash, un test en el que el cofre debe permanecer fijo y anclado tras una colisión.
  • Precio: parten de los 100 euros aproximadamente más lo que te cueste instalar las barras.

Existe una alternativa a los cofres de techo, que son los cofres anclados a una bola de remolque: son más caros por la instalación, pero afectan menos al consumo del vehículo, son más fáciles de instalar y es más sencillo acceder a la carga.

¿Quieres ahorrar dinero en gasolina? ¡Hazte socio del RACE!
¡Descúbrelo aquí!

Más sobre Conducción