Elección y colocación cadenas de nieve

En zonas frías, con temperaturas que no superan los 7 grados centígrados o donde nieva con frecuencia, lo más recomendable y seguro es montar en tu vehículo neumáticos de invierno (e incluso añadirles cadenas con premontaje en la llanta, si las nevadas son muy copiosas). Como en España las temperaturas varían mucho según la provincia, puede que sea suficiente circular con neumáticos de verano y, de manera puntual disponer, de un juego de cadenas para días de nieve.

Ten en cuenta siempre por la zona por la que vas a circular, ya que cuando vamos sin cadenas en una zona de nieve o hielo, nos arriesgamos a perder el control del vehículo. El hielo o la nieve sin cadenas provocará una pérdida de adherencia de los neumáticos, lo que se traduce en una falta de dirección y de frenos ante un imprevisto.

Antes de meternos de lleno en los tipos de cadenas es importante saber en qué neumáticos hay que montarlas. Hay que tener claro que todos los tipos de cadena se montan en las ruedas motrices. En un vehículo de tracción delantera las ruedas motrices son las situadas en el eje delantero, en los vehículos de propulsión trasera, irán en el eje trasero mientras que si el vehículo es de tracción 4×4 o tracción integral lo ideal es montar las cadenas en los cuatro neumáticos. En caso de disponer sólo de un juego de dos cadenas, es preferible instalarlas en el eje delantero.

Otro detalle importante a tener en cuenta en el momento del montaje es que éste hay que hacerlo con el asfalto cubierto de nieve o hielo para evitar que las cadenas dañen el neumático y la llanta. ¡No olvides llevar unos guantes en el coche! Tus manos lo agradecerán.

Aquí tienes una práctica guía para conocer los tipos de cadena de nieve, cuáles se adaptan mejor a tus necesidades y un vídeo para ayudarte a poner las cadenas en el coche.

Tipos de cadena de nieve, ¡elige bien!

Cadenas líquidas

Se conocen con esa denominación, pero realmente se trata de un spray que se aplica sobre la banda de rodadura del neumático para aumentar su adherencia en un momento puntual. Su principal función es sacarnos de un apuro, pero no es un sistema permitido para circular cuando es obligatorio el uso de cadenas.

  • Precio: entre 5 y 7 euros
  • Valoración del RACE: el nivel de seguridad que ofrece este sistema es muy bajo por lo que no se recomienda su uso.

Cadenas metálicas

Son las más utilizadas, las clásicas con eslabones metálicos. Ofrecen la mejor relación efectividad-precio, ya que ofrecen una conducción segura sobre nieve o hielo y son las más económicas, pero en su contra tienen que su montaje es más complicado, que pesan, que son ruidosas en circulación y no son compatibles con el uso correcto del control de estabilidad o ESP. No se recomienda circular con ellas sin nieve porque deterioran el neumático y la llanta.

  • Precio: entre 19 y 50 euros
  • Valoración del RACE: destaca su durabilidad, seguridad y relación calidad/precio. Por el contrario, resaltamos su dificultad para el montaje, el ruido en circulación, el peso y las vibraciones.

Cadenas de tela o cadenas textiles

Muy populares por su poco peso y su montaje sencillo. Se trata de una funda de tela que recubre la banda de rodadura del neumático. Al circular son las más suaves, pueden ser utilizadas con el ABS y el ESP, y no dañan la llanta aunque en su contra tienen que se estropean con más rapidez. Se recomienda no superar la velocidad recomendada por el fabricante para no reducir la durabilidad de este tipo de cadenas.

  • Precio: entre 30 y 100 euros
  • Valoración del RACE: destaca por su facilidad de montaje y desmontaje, así como por su muy buena relación calidad/precio. Buen sistema de seguridad.

Cadenas de red o cadenas compuestas

Son similares a las de tela, pero en este caso la funda está formada por una red de cables plásticos revestidos de material textil. Su montaje es sencillo y rápido, la diferencia la encontramos en que para su montaje se utiliza mayor tensión para ajustarla al neumático por lo que requiere de más fuerza. Otras diferencias las encontramos en su precio, más caras que las de tela, por lo que su compra está recomendada para quien las vaya a utilizar con frecuencia, y en su mayor duración. Al igual que las de tela, son compatibles con el uso del control de estabilidad.

  • Precio: entre 70 y 95 euros
  • Valoración del RACE: recomendada para un uso frecuente. Ofrecen suavidad de marcha, fácil montaje y una alta durabilidad.

Cadenas semiautomáticas

También conocidas como cadenas Spikes Spider y están formadas por una parte fija que siempre va instalada en la llanta y otra parte móvil que es la que montamos o desmontamos según las condiciones del asfalto. Su montaje es rápido, son muy eficaces cuando hay gran cantidad de nieve o hielo y su durabilidad es muy alta. En contra tienen su precio, mucho más caras que las convencionales por eso se recomiendan para un uso muy frecuente y para vehículos de alta gama y con neumáticos de perfil bajo.

  • Precio: entre 200 y 600 euros
  • Valoración del RACE: recomendada para vehículos de alta gama y neumáticos de perfil bajo. Ofrecen muy buena seguridad y facilidad de montaje, aunque su coste es elevado.

Te recomendamos que practiques antes de tener que utilizarlas frente a una climatología adversa. En carretera, recuerda detener tu coche en un lugar seguro, a ser posible retirado de la carretera, y advertir de tu presencia a otros conductores activando las luces de emergencia y utilizando los triángulos de emergencia. Con las cadenas ya montadas ya sólo necesitas circular a baja velocidad y con buena dosis de paciencia. Aquí tienes más consejos para conducir en invierno.

Galería Multimedia

Más sobre Conducción