Sobreviraje y subviraje

Los coches más modernos están fabricados para que su conducción sea intuitiva y fácilmente controlable por cualquier conductor gracias a las ayudas electrónicas, como el control de tracción o el control de estabilidad.

Hazte socio del RACE y sigue moviéndote con un coche de sustitución
¡Descúbrelo aquí!

Sin embargo, hay situaciones en las que estos asistentes de la conducción no son suficientes para que el coche mantenga su trazada, sobre todo cuando las condiciones del asfalto no son las de máxima adherencia o cuando llevamos el coche al límite. Es entonces cuando aparece un comportamiento inesperado del coche que conocemos como subviraje o sobreviraje. Vamos a ver en qué consiste cada uno de ellos.

El subviraje: el coche se va del morro.

Subviraje

Ernesto Nava y Sergio Fernández, director y monitor de la Escuela RACE de Conducción, explican que, por norma general, la mayoría de los coches tienden al subviraje. Este término se da cuando vamos a realizar un giro y la dirección no obedece porque las ruedas delanteras motrices han perdido el agarre con el suelo.

Son las propias marcas las que configuran el coche (comportamiento del chasis, reglaje de la suspensión del coche, el tipo de neumático…) para que, si se tiene que ir de algún lado en un caso extremo, mejor que sea del morro. Esto es porque es mucho más fácil e intuitivo controlar un coche si hay una pérdida de adherencia del eje delantero que del trasero.

  • Cómo corregir el subviraje: desde la escuela del RACE inciden en los cursos de conducción en que lo fundamental es que el coche vuelva a obedecer tus órdenes. Cuando ocurre un subviraje, conseguirás dominar el vehículo de nuevo al dejar de acelerar durante la curva. Habrá un instante en que las ruedas dejen de deslizarse de forma incontrolada para volver a tener adherencia. Es entonces cuando la dirección volverá a responder. Evita también girar completamente el volante para corregir la trayectoria,; sólo conseguirás que las ruedas sigan deslizándose.

El sobreviraje: el coche pierde adherencia por la parte trasera.

Sobreviraje

Aunque la mayoría de los coches sean subviradores, es posible que también aparezca el sobreviraje, un efecto que se da normalmente cuando las ruedas motrices traseras del coche pierden adherencia y el tren trasero empieza a girar más de la cuenta, hasta el punto de llegar a hacer un trompo.

Según Fernández, el sobreviraje suele ocurrir cuando aceleras más de la cuenta y haces que las ruedas traseras derrapen, aunque también puede aparecer con las primeras gotas de lluvia, o cuando hay nieve o hielo sobre el asfalto.

  • Cómo corregir el sobreviraje: hay que hacer un contravolante (girar el volante en el sentido contrario al que está desviándose el coche) y dirigir nuestra mirada hacia donde el coche tiene que ir (no hay que cometer el error de mirar hacia donde se está desviando el coche porque al final no conseguiremos cambiar la trayectoria). También hay que dejar de acelerar para que las ruedas vuelvan a tener agarre y dejen de derrapar lateralmente.

Cómo evitar el sobreviraje y el subviraje.

A lo largo del texto hemos incidido en que la clave está en que las ruedas no pierdan adherencia. Por eso, es fundamental que hagas un buen mantenimiento del coche para que todas las piezas mecánicas hagan su trabajo. Recuerda que, con la garantía mecánica del RACE, los socios reciben beneficios en el pago de las facturas del taller.

Pon atención a los siguientes puntos para evitar el sobreviraje y el subviraje:

  • Observa que el dibujo de los neumáticos sea el correcto y tenga al menos 1,6 mm de profundidad. Si conduces con neumáticos lisos, éstos no tendrán tanto agarre cuando haya agua en el suelo, y perderán antes su adherencia.
  • Cambia los neumáticos cuando toque: con el paso del tiempo se suelen cristalizar y la goma ya no mantiene sus propiedades de resistencia y agarre, según lo que recomienda el fabricante. En caso de pinchazo o reventón, recuerda que en el RACE, por ser socio, puedes disfrutar de la garantía de neumáticos.
  • Mantén la presión correcta de los neumáticos: compruébala, al menos, una vez al mes.
  • Vigila las suspensiones del coche: son las que consiguen que las ruedas estén siempre en contacto con el asfalto. En cualquiera de los talleres Eurekar te las revisarán con la garantía del RACE.
  • No conduzcas de forma agresiva, a alta velocidad y con movimientos bruscos: son estos gestos los que pueden provocar que el neumático pierda la adherencia. Te damos algunos trucos para mejorar la conducción.
  • Mira hacia el frente y no unos metros por delante del capó cuando conduzcas: podrás saber el tipo de curva que tienes a continuación y así adaptar la velocidad del coche según las circunstancias de la vía.
  • No frenes en mitad de la curva: aunque estén las ayudas electrónicas que estabilizan el coche, evita forzar la inercia del coche y no acciones el pedal del freno durante la trazada de una curva.

Hazte socio del RACE y sigue moviéndote con un coche de sustitución
¡Descúbrelo aquí!

Más sobre Conducción