Trucos aprender conducir

Entramos al coche, nos sentamos y miramos al frente. Toda persona que se haya subido a un coche como conductor por primera vez habrá hecho este gesto. Pero a partir de aquí, todo es empezar y aprender a conducir bien paso a paso.

En la autoescuela nos enseñarán a reconocer cada uno de los mandos y nos marcarán las pautas para poder conducir un coche manual o automático, y aprobar el examen práctico del carnet B con la mayor facilidad posible.

Sin embargo, aún nos queda mucho camino por recorrer y el aprendizaje no debe acabar cuando conseguimos el permiso de conducir. Tenemos que perfeccionar nuestra conducción. Por eso, desde el RACE, damos una serie de trucos para aprender a conducir bien y controlar tu coche en cualquier situación.

No olvides que conducir un coche exige que seamos responsables

Ernesto Nava, director de la Escuela de Conducción del RACE, nos recuerda algo que repite continuamente en los cursos que imparte a sus alumnos: “Conducir un coche es la actividad diaria, que la gente hace, con mayor riesgo, pero como lo hacen diariamente, se les olvida que ese riesgo conlleva una gran responsabilidad”.

“Conducir un coche es la actividad diaria, que la gente hace, con mayor riesgo, pero como lo hacen diariamente, se les olvida que ese riesgo conlleva una gran responsabilidad” Ernesto Nava.

El coche es una máquina precisa y agradable que nos permite desplazarnos donde queramos. La tecnología actual ha conseguido que conducir un coche sea fácil. Nava cree que en nuestro aprendizaje hay algo que no se suele enseñar: ¿cómo reaccionar cuando nos encontramos con alguna emergencia? Por eso, es necesario depurar nuestra técnica para que sepamos qué hacer cuando, por ejemplo, un niño aparece de la nada para buscar su pelota o cuando nos encontramos un animal en mitad de la carretera.

En palabras del director de la Escuela de Conducción del RACE, tenemos que estar entrenados para esas situaciones. Nos lo explica extrapolándolo al deporte: “Es como si un futbolista no entrenase para jugar un partido, debe aprender y prepararse continuamente para lo que se pueda encontrar en el campo. Pues lo mismo en la carretera. Los conductores deben centrarse en su técnica de conducción y mejorarla”. Por eso, explica una serie de elementos que debemos conocer y que nos ayudarán a seguir aprendiendo a conducir hasta llegar a ser mejores conductores.

La posición de conducción no es ninguna tontería, puede salvarte la vida

Por la carretera podemos observar que hay gente que conduce muy tumbada o muy pegada al volante. Todas estas son posturas incorrectas al volante: en el primer caso el cinturón puede no sujetarnos correctamente y en el segundo puede quitarnos movimientos fundamentales con el volante. En el RACE te señalamos trucos para aprender a conducir bien y te explicamos qué pasos debes conseguir para llevar una postura correcta durante la conducción.

No adquieras vicios innecesarios

Algo fundamental cuando aprendemos a conducir es procurar no adquirir manías. Esos vicios lo único que van a conseguir es que no manejemos adecuadamente el coche y que no reaccionemos bien cuando haya alguna emergencia. Ernesto Nava cita algunos de esos gestos erróneos que hacen sus alumnos antes de empezar los cursos:

  • El codo en la ventanilla: te va a restar movimiento en el brazo izquierdo a la hora de hacer cualquier maniobra. El artículo 18 del Reglamento General de Circulación nos dice cómo debemos tener las dos manos en una postura de las diez y diez, como si fuesen las agujas de un reloj. Además, te pueden poner una multa de 80 euros si llevas solo una mano en el volante.
  • Dejar el pie en el pedal del embrague: se te puede cansar la pierna en un viaje largo, puedes quemar el embrague, o incluso en una curva puede resultar peligroso porque nos quitará el control del motor. Mejor deja el pie izquierdo sobre el paso de rueda, reservado junto a los pedales.
  • La mano en el pomo: es una manía que tienen muchos conductores. La mano derecha debe estar en el volante, no en el pomo con el que cambiamos de marcha. Debemos tener siempre preparadas las manos por si es necesario mover la dirección. Recuerda que esos movimientos no deben ser secos, sino suaves.
  • Meter la mano dentro del volante: Otro error que cometen muchos conductores es la de meter la mano por la parte interna del volante a la hora de realizar un giro. Recuerda que el cambio de dirección debes hacerlo con las manos en el borde exterior del volante y sin cruzarlas.
  • Apoyar la cabeza en el reposacabezas: A pesar de que se llama reposacabezas, la misión de este elemento es evitar que nuestra cabeza dé un latigazo cuando tenemos un accidente. No debes apoyar tu cabeza mientras circulas, ya que te limitará tu acción de movimientos.

Debemos aprender a conducir frenando bien el coche

El director de la escuela de conducción del RACE lo deja claro: “Cuando aprendemos a conducir en las autoescuelas difícilmente tenemos la oportunidad de vivir cómo es una frenada de emergencia. En el caso de que tengamos un coche con ABS y no podamos realizar la maniobra de esquiva, no debemos tener miedo a pisar tan fuerte el acelerador (y el embrague a la vez) que incluso lleguemos a ponernos de pie sobre el pedal del freno”.

Nuestros coches frenan mucho más de lo que creemos y responden mucho mejor de lo que nos imaginamos, y más desde que se van integrando los sistemas ADAS. Sin embargo, si tu coche es antiguo y no tiene ABS deberás accionar el freno en repetidas ocasiones para evitar que las ruedas se bloqueen, precisamente lo que hace el ABS. En cualquier caso, te recordamos que si llegases a tener un problema el RACE te da asistencia en carretera, estés donde estés.

Mira lejos y guarda la distancia de seguridad

Otro de los elementos que se nos suele olvidar cuando conducimos un coche es la mirada. De hecho, hay gente que prefiere conducir procurando ver un poco el morro, algo que es un error. Nuestra visión tiene que ir a lo lejos, a los coches que tenemos por delante de nosotros y no al suelo.

Cuando aprendemos a conducir un coche, debemos ser conscientes de que hay que hacer un pilotaje defensivo para reaccionar con tiempo ante lo que pueda pasar. Es ahí donde tener una mirada entrenada nos va a ayudar a manejar el coche en el tiempo preciso y esquivar el peligro. También ayudará que guardes la distancia de seguridad oportuna, algo de lo que se suelen olvidar los conductores con el paso del tiempo.

Para que nos hagamos una idea de lo importante que es esto, Ernesto Nava nos recuerda que, por ejemplo, si vamos a 120 km/h significa que estamos recorriendo 33 metros por segundo. Es decir, en tres segundos podemos recorrer hasta 100 metros. Así que la distancia de seguridad es fundamental y para que sepas cómo calcularla te aconsejamos la lectura de este artículo.

Aprende a conducir y mejora tu técnica con los cursos de conducción

Por todos los motivos anteriores está claro que cuando salimos de la autoescuela lo mejor es complementar la información con un curso de conducción para adquirir esos trucos para aprender a conducir bien. En el RACE existen diferentes opciones: lo aconsejable es que primero pases por el de perfeccionamiento, para quitar los vicios que puedas tener, y luego continúes con el avanzado, una vez que ya has pulido tus conocimientos. Y si el cuerpo te pide más, puedes acabar con el deportivo.

El RACE te protege ante cualquier percance que puedas tener en la carretera.
¡Infórmate ahora!

Más sobre Conducción