Homologación sillas infantiles

Los sistemas de retención infantil son certificados por organismos acreditados mediante una serie de ensayos estáticos y dinámicos, de acuerdo al Reglamento de Naciones Unidas R44/04.

Mediante este protocolo se valoran dos factores:

  • La efectividad de la protección del niño ante un impacto.

  • La estabilidad de la producción por medio de estudios estadísticos sobre los resultados de varios sensores incorporados en el muñeco de impacto (crash test dummy).

Estas pruebas dinámicas se efectúan con los diferentes muñecos correspondientes a las masas máxima y mínima del grupo que se está homologando.

Proceso de homologación

Las pruebas estáticas se centran en la duración del producto: ciclos de accionamiento, acondicionamiento al frío, al calor, resistencia a la exposición a la luz, corrosión en atmósfera salina, resistencia estática, composición química de diversos componentes (prueba de toxicidad), resistencia al fuego y autoextinguibilidad de los tejidos y espumas, etc.

Una vez obtenida la homologación el fabricante está obligado a pasar un test de producción en el que se debe analizar una silla por cada 5.000 unidades producidas debiéndose enviar una unidad al laboratorio de homologación para que se realicen nuevos ensayos dinámicos y estáticos.

Etiqueta de homologación

Habitualmente podemos encontrar la etiqueta de homologación en la parte posterior de la sillita.

Homologación sillas infantiles

Galería Multimedia