Cinturón de seguridad y embarazo

Utilizar el cinturón de seguridad reduce el riesgo de muerte hasta en un 80% en caso de accidente. Su eficacia está tan demostrada que en España su uso es obligatorio: en las plazas delanteras desde el año 1975, y también en las plazas traseras, desde 1992. Sin embargo, al principio se generaron ciertas dudas sobre su uso en mujeres embarazadas por el posible daño que podría provocar en el feto.

Por este motivo hasta el año 2016 el Reglamento General de Circulación no obligaba a su uso en mujeres embarazadas, siempre que poseyeran un certificado médico que así lo asegurara. Diversos estudios han puesto en evidencia que el uso correcto del cinturón de seguridad reduce el riesgo de fallecimiento y de lesiones en la futura madre y en el feto, lo que ha llevado a la Dirección General de Tráfico a extender su obligación a este grupo de conductoras.

Las embarazadas deben tener la garantía de que si usan correctamente el cinturón reducirán el riesgo de muerte y de lesiones en caso de accidente. No obstante, es importante seguir una serie de recomendaciones, especialmente durante los tres primeros meses de gestación y en el último trimestre. ¿Por qué?

Más precaución al principio y al final del embarazo

En los primeros meses de embarazo la cantidad de líquido amniótico es escaso, por lo que el feto está menos protegido. Si se sufre un golpe frontal es más fácil que se produzcan hemorragias en el útero por desprendimiento de la placenta, lo que ocasiona que al feto no le llegue suficiente oxígeno.

A partir del séptimo mes de gestación también hay que extremar los cuidados al volante. No sólo por el gran tamaño que adquiere el abdomen, lo que puede provocar más molestias por el uso del cinturón, también porque en caso de accidente o frenazo brusco puede conllevar un adelantamiento del parto o, incluso, traumatismos en el bebé al chocar su cabeza con los huesos de la pelvis de su madre.

Otro de los factores que tienes que saber si estás embarazada y conduces es que el embarazo en ocasiones produce una reducción de la capacidad visual, algo a tener en cuenta, sobre todo, si ya tienes problemas de visión y utilizas lentes especiales.

Ante cualquier duda sobre el uso del cinturón de seguridad, consulta a tu ginecólogo. Si por algún motivo te desaconseja su uso, evita los desplazamientos en coche.

Consejos sobre un uso correcto del cinturón de seguridad para embarazadas

Para que los riesgos de lesiones sean mínimos es importante ponerse el cinturón de seguridad de forma correcta. De esta manera se aumenta la seguridad y también se conduce con más comodidad. La norma establece que debe situarse entre los senos y lo más abajo posible sobre las caderas.

  • La banda horizontal del cinturón debes situarla por debajo del abdomen asegurándote que queda ajustada a los huesos de la cadera y no se suba hacia el vientre.
  • La banda diagonal debe ir ajustada sobre el hombro y el esternón, sin que roce el cuello ni se sitúe sobre los senos.
  • Es importante que ambas bandas estén bien ajustadas al cuerpo sin holguras. ¡Totalmente desaconsejados el uso de pinzas, cojines o cualquier otro tipo de rellenos!

Hematomas, rotura del útero, desprendimiento de la placenta, traumatismos, lesiones en el hígado y en el bazo… son algunas de las lesiones que se pueden sufrir cuando no se utiliza bien el cinturón de seguridad. Además, hay que tener en cuenta que si no se utiliza la banda diagonal podrías sufrir el efecto submarino. Es decir, que tu cuerpo se deslice hacia abajo en caso de accidente.

Si te resulta molesto utilizar el cinturón, puedes recurrir a algunos de los productos homologados que se comercializan en el mercado. Los más utilizados son los adaptadores de recorrido del cinturón, bien con cintas que se ajustan en el asiento o con ganchos que mantienen la banda inferior en la parte baja del abdomen. También puedes optar por chalecos especiales para embarazadas que ayudan a mantener las bandas en su posición correcta. Son productos válidos tantos para conductoras embarazadas como pasajeras de un vehículo.

No olvides que no utilizar el cinturón de seguridad conlleva una multa de 200 euros. ¡Y recuerda! Una vez que nazca el bebé, desde el primer día deberá viajar en coche utilizando un sistema de retención homologado hasta que alcance una altura de 1,36 metros. Toda la información sobre sillas infantiles aquí.

Porque la seguridad de los tuyos es lo más importante,
contrata RACE Unlimited Family
¡Contrátalo ya!

Más sobre Conducción