silla bebe avion

En el RACE solemos tratar los SRI Sistemas de Retención Infantil (SRI) cuando hablamos de cómo deben viajar los niños en un coche particular y qué seguridad deben cumplir, hasta el punto de que incluso tenemos un comparador de sillas infantiles con el que analizamos los pros y contras de cientos de productos según su edad y talla. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando en lugar de viajar en nuestro coche, cambiamos la forma de transporte? ¿Cómo deben viajar niños y bebés en el taxi, autobús o avión? ¿Deben utilizar sillas infantiles homologadas?

Sillas infantiles en el taxi: en ciudad los niños pueden viajar sin sistemas de retención infantil

A pesar de que la Dirección General de Tráfico asegura que el uso de sistemas de SRI (obligatorio desde 2005 en los vehículos particulares) reduce en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones de los niños que viajan en coche, si consultamos el Reglamento General de Circulación podemos leer en el artículo 119, que trata las exenciones a la hora de llevar los cinturones de seguridad y los sistemas de retención infantil homologados, lo siguiente:

Podrán circular sin los cinturones u otros sistemas de retención homologados los conductores de taxis cuando estén de servicio. Asimismo, cuando circulen en tráfico urbano o áreas urbanas de grandes ciudades, podrán transportar a personas cuya estatura no alcance los 135 centímetros sin utilizar un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y a su peso, siempre que ocupen un asiento trasero». Más allá de esa altura, sí que sería obligatorio que la persona se pusiese el cinturón de seguridad.

A pesar de que en la situación antes descrita los niños pueden ir sin silla, ya son muchas las empresas de taxi y VTC que ofrecen en su servicio la posibilidad de pedir una silla infantil. Por eso, desde el RACE aconsejamos que siempre que se pueda, el niño viaje con un SRI y, en la medida de lo posible, a contramarcha.

Sillas infantiles en el autobús: todavía quedan cosas por hacer

A través del Real Decreto 445/2006 se estableció que todos los autobuses matriculados a partir del 20 de octubre de 2007 tenían que llevar de forma obligada cinturones de seguridad.

No obstante, al igual que con el taxi, también debemos acudir al Reglamento General de Circulación para conocer qué dice la norma sobre los Sistemas de Retención Infantil para autobuses: «los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros de tres o más años deberán utilizar SRI homologados debidamente adaptados a su talla y peso. Cuando no se disponga de estos sistemas utilizarán los cinturones de seguridad, siempre que sean adecuados a su talla y peso».

Normalmente, los autobuses vienen con un anclaje de dos puntos, aunque en el caso de los más lujosos, también pueden venir con tres, como el que estamos acostumbrados a utilizar en los coches. En el caso del primero, la talla no sería un problema ya que el cinturón rodea la cintura, aunque lo ideal es que se utilice el cinturón de tres puntos de anclaje, ya que es mucho más seguro y sujeta mejor el cuerpo. En el segundo caso, el menor debería llevar un elevador para que, en caso de accidente, su cuello quede a la altura correcta del cinturón y no sufra heridas.

Entonces, ¿qué ocurre con los menores de tres años? A raíz de esta laguna en el reglamento, han surgido empresas que han inventado su propio sistema para llevar con seguridad a los niños más pequeños a través de arneses. Lo ideal es que niños y bebés puedan viajar con su SRI, pero no todos los autobuses son compatibles con la sujeción de las sillas infantiles. Lo mejor es que llamemos a la compañía con la que viajemos para saber si podemos llevar la silla infantil de nuestro pequeño o si ellos tienen una silla adaptada para sus autobuses.

Sillas infantiles en el avión: volar con niños y bebés de forma segura

En los aviones, el punto de inflexión en la forma en que los niños deben sentarse lo marcan los dos años de edad. Antes de los 24 meses y a partir de los siete días desde el nacimiento, las aerolíneas permiten que los más pequeños se sienten en el regazo de un adulto y no tengan que ocupar otro asiento. Cuando esto ocurre, las azafatas te facilitan un cinturón especial que asegura el cinturón del niño con el del adulto.

Hay otro tipo de SRI que, por norma general, se utiliza en los aviones. Se trata del sistema de sujeción Amsafe CARES (Child Aviation Restraint System). Lo puede proporcionar la propia aerolínea, pero debido a que hay un número limitado en cada aeronave, es mejor que solicites la silla para viajar en el avión con tiempo, cuando vas a comprar el billete.

También existe la opción de llevar una silla de bebé en el avión, que puede ser la misma que utilizamos para viajar en el coche. Debe cumplir con el sello de calidad ECE R44/04 homologado por la Unión Europea. Asegúrate de llamar antes del día del vuelo a la compañía para confirmar que tu silla vale.

A la hora de coger los billetes para los vuelos transoceánicos, también podemos solicitar una cuna para los bebés que ronden los 11 kg (algunas compañías admiten más o menos peso).

Los niños que tengan más de dos años deberán viajar en su asiento y utilizarán el mismo asiento de los adultos con dos puntos de anclaje.

Gracias a RACE Unlimited disfrutarás de la tranquilidad de estar protegido en todo momento, tanto tú, como los tuyos, pues la seguridad infantil y la de todos, es lo más importante.

Descubre cuál es la silla más segura y la que se adapta a las necesidades de tu hijo.
¡Infórmate ahora!

Más sobre Seguridad vial