Fraccionar pago seguro coche

El seguro del automóvil supone un coste elevado a tener en cuenta a la hora de comprar un coche, y para muchas familias, el pago del seguro en una única cuota supone un esfuerzo importante.

Como consumidores estamos acostumbrados a tipos de interés reducidos o incluso a adquirir bienes de consumo con financiaciones sin intereses a las que solo se les suele aplicar un importe extra no muy elevado en concepto de gastos de gestión. Esto es posible porque, a diferencia de lo que ocurría hace años, hoy el dinero es barato, por lo que como consumidores nos interesa acudir al crédito de la compra a plazos.

Ante este panorama, ¿es posible contratar un seguro de coche a plazos igual que compro una lavadora? La respuesta es sí. Hay muchas compañías aseguradoras que ofrecen el pago fraccionado del seguro. Sin embargo, este sector no se ha adaptado con la misma flexibilidad a este entorno de dinero barato, por lo que suelen aplicar recargos elevados.

Estos recargos son significativamente distintos en cada aseguradora y suelen variar entre un 4% y un 7% para los casos de recargos por fraccionamiento semestral y entre un 8% y un 14% si el pago es trimestral. Cuantas más cuotas se divida el pago del seguro, mayor será el recargo. También hay que tener en cuenta que al dividir el pago, no todas las cuotas tienen el mismo importe: la primera cuota suele ser superior al resto porque se incluye la parte que se destina al Consorcio de Compensación de Seguros.

Aplicando estos recargos las aseguradoras pretenden evitar que contratemos el pago fraccionado del seguro. La problemática para ellas se centra en el posible impago de algún recibo fraccionado y en el inconveniente que esto les ocasiona al tener que atender un siniestro de daños a terceros debido a la responsabilidad civil que deriva de la circulación de vehículos a motor con un seguro obligatorio.

Por estos motivos las compañías de seguro prefieren que los conductores paguemos la prima del seguro en un único recibo anual, además de por la ventaja que les supone disponer del dinero de una sola vez y desde el inicio del contrato o de la póliza.

Hay que valorar las ventajas de fraccionar el pago del seguro

Desde el RACE lo que recomendamos, siempre que nuestra economía doméstica nos lo permita, es no fraccionar el pago de seguros de auto, debido a que ninguna entidad financiera va a retribuir nuestros ahorros con tipos de interés que compensen el recargo que aplica la aseguradora al fraccionar el pago de la prima. Es positivo, por tanto, solicitar el asesoramiento de un mediador de seguro ya que, como profesional, podrá aconsejarnos la mejor opción.

Si aún a pesar de los recargos, te interesa solicitar el pago fraccionado, debes saber que las aseguradoras exigen un precio mínimo de la prima. Dependiendo de la compañía este precio puede ser, por ejemplo, 200 euros. Si la prima es inferior, la única opción para contratar un seguro con dicha compañía será pagar toda la prima en una única cuota.

También hay que tener en cuenta el hecho de que fraccionar el precio del seguro no exime al conductor de su obligación de pagar todas las cuotas, aunque decida vender el coche, cambiarlo por otro o darlo de baja mientras el seguro esté en vigor. Es decir, si ha pagado una cuota de tres y decide dar de baja el vehículo, tendrá que pagar a la aseguradora las dos cuotas pendientes.

¿Buscas un seguro de coche? Te ayudamos a encontrar el mejor para ti.
Solicita información sin compromiso

Más sobre Conducción