Mejor seguro para el coche

Cualquier propietario de un coche dado de alta está obligado a contratar un seguro de responsabilidad civil. Es un seguro básico que cubre los daños que un conductor provoca con su coche a un tercero, ya sea al vehículo o a los pasajeros del otro coche como a los ocupantes de su propio coche, pero no le cubre los daños personales propios, los ocasionados a su vehículo, o a los artículos en él transportados. Los importes de la cobertura del seguro obligatorio tienen un límite de 70 millones de euros en caso de daños a personas, cualquiera que sea el número de víctimas, y de 15 millones de euros cuando son daños materiales. Es una cantidad elevada, pero puede darse el caso de accidente múltiple, en el que se vean involucrados una multitud de coches, por lo que se podría superar esas cifras. Para esos remotos casos, las compañías ofrecen la opción del seguro voluntario de responsabilidad civil. La contratación de esta modalidad, junto con el seguro de responsabilidad civil obligatorio, es lo que se denomina como “seguro a terceros”.

Si no quieres correr ningún riesgo económico, y estar cubierto plenamente en caso de accidente, es decir, que se incluya indemnización tanto al propio vehículo como al conductor culpable, también tienes la opción de contratar un seguro a todo riesgo, con más coberturas.

¿Contrato mi seguro directamente con una compañía o mediante un corredor de seguros?

Una de las primeras consideraciones a tener en cuenta es: ¿con quién contrato el seguro? En el mercado encontrarás la opción de comprar directamente a una compañía de seguros o contratar a través de un mediador de seguros.

En el primer caso, la principal motivación es la inmediatez y el precio, puede que movido por alguna campaña o promoción. En el segundo, el acto es más reflexivo, al conductor le gusta comparar la oferta disponible y suele buscar un producto más personalizado. Además, si confías en un mediadior, normalmente obtendrás un buen precio pues el mismo estará ajustado con la compañía. En el caso de acudir a un mediador, este está obligado a realizar un análisis objetivo que incluye una comparativa de seguros según coberturas y precios que es muy práctica a la hora de elegir un buen seguro que se ajuste a nuestras necesidades

Según algunos estudios, el 70% de los conductores que buscan un seguro tomaron su decisión por precio y el 30% contrataron su seguro por razones cualitativas.

Seguro a terceros, con franquicia, a todo riesgo… ¿cuál elijo?

El factor más importante a tener en cuenta para acertar en tu decisión es, sin duda, la antigüedad del coche. El seguro a todo riesgo es más caro y no te merecerá la pena si tu vehículo tiene más de 10 años. En líneas generales el RACE recomienda elegir un seguro a todo riesgo siempre que el coche no supere los cinco años de antigüedad. En el caso de que los supere, y en función del estado y el uso que le des al coche y su depreciación, que es variable dependiendo de la marca y modelo, podrá ser más interesante contratar un seguro a todo riesgo o, al contrario, decantarse por un “terceros” con coberturas ampliadas, como pueden ser el incendio, las lunas o el robo, entre otras. Si el vehículo tiene más de 10 años, la opción más razonable es la de un seguro a terceros.

Pero no sólo hay que valorar la antigüedad del coche, hay otros muchos factores a tener en cuenta para elegir el mejor seguro para tu coche: el uso que le das, tipo de coche, si vives en una ciudad o en el campo, si tu coche duerme en la calle…

Por ejemplo, si vives en zona rural o aislada con cotos de caza cerca interesa valorar la contratación de la garantía opcional y adicional de daños cinegéticos, para cubrir la responsabilidad del conductor, o también la cobertura de libre elección de taller para poder reparar tu coche en alguno cercano y de confianza. O pagar un extra para asegurarte un vehículo de sustitución cuando el tuyo se está reparando.

Si, por el contrario, vives en una ciudad y dejas el coche aparcado en la calle durante la noche, las garantías de incendio, robo y lunas son imprescindibles si no tienes un seguro a todo riesgo.

También en el caso de que conduzcas un coche de gama alta te puede interesar mantener el seguro a todo riesgo durante algo más de tiempo, ya que las reparaciones suelen ser más costosas.

La oferta de seguro de auto ha variado sustancialmente en los últimos años. Hay que destacar que últimamente ha proliferado la modalidad de seguro ‘Pay as you drive’, es decir, ‘Paga según lo que conduzcas’, una opción muy a tener en cuenta para conductores que utilizan el coche de forma muy esporádica. Si sólo coges el coche en determinados momentos te puede salir rentable. Para registrar el uso del coche es necesario instalar un dispositivo que te facilita la aseguradora. Esta modalidad todavía no está muy extendida en España por los problemas de estandarización de los dispositivos y las reticencias de los usuarios a que todos sus pasos queden registrados.

Para el uso ocasional, por ejemplo, para utilizar un coche que solo se utiliza en las vacaciones veraniegas, también pueden ser interesantes los seguros por días o semanas. En el artículo sobre seguros de coche temporales te contamos cuándo interesa contratar este tipo de seguros.

¡No pagues más de la cuenta!

Por mucho cariño que le tengas a tu coche, tienes que hacerte a la idea que va envejeciendo y si es un coche antiguo con más de 10 años no interesa pagar a todo riesgo. Ten en cuenta que si sufres un accidente con un coche viejo lo más probable es que te den una indemnización muy baja.

Muchos conductores tienen reticencia a incluir una franquicia en su seguro. Por medio de la franquicia se establece una cantidad que siempre asumirá el tomador de la póliza en cualquier reparación. Si el coste es mayor a la franquicia, del resto se encargará la aseguradora.

Si no eres un conductor con muchos accidentes, te compensará incluir una franquicia en el seguro de tu coche, pues la prima anual será más reducida.

Y cuidado si eres un conductor ocasional del vehículo. Si, por ejemplo, vas a coger de vez en cuando el coche de tu padre o de tu pareja, debes asegurarte que puedes darte de alta en el seguro como conductor autorizado porque te saldrá más barato que contratar una póliza independiente.

Por último, no te dejes arrastrar por las promociones, sobre todo cuando no eres un conductor novel. Si has tenido algún siniestro, te recomendamos valores cual fue tu experiencia con la compañía con la que tenías contratado el seguro: cómo han gestionado el siniestro, la atención que te han prestado como cliente, el trabajo del taller y del perito, la asistencia en carretera, etc. Son aspectos cualitativos del seguro que hay que valorar antes de lanzarse a cambiar de compañía, fundamentalmente si estás contento con el servicio que te han dado hasta el momento.

A la hora de contratar un seguro también es importante valorar aspectos cuantitativos, por lo general menos conocidos, como por ejemplo el valor venal que la compañía asumiría en caso de siniestro o las indemnizaciones establecidas si sufres un accidente con daños. Son cuestiones fundamentales a tener en cuenta si no quieres llevarte un susto cuando tengas que recurrir al seguro.

Si todavía tienes dudas sobre qué seguro contratar, el RACE te asesora
Quiero que me asesoréis gratis

Más sobre Conducción