Sistema de escape y emisiones gases contaminantes

A partir de 1992, en el caso de los vehículos de gasolina, y desde 1997 en los diésel, el catalizador adquirió una importancia vital en los coches ya que pasó a ser obligatorio. Pero ¿por qué?, ¿cuál es su función?.

Con la garantía mecánica del RACE podrás viajar tranquilo, sin preocuparte en caso de avería.
¡Infórmate ahora!

Según Raúl Gallardo, asesor técnico del RACE, el catalizador es un elemento del coche que se encarga de reducir las partículas contaminantes producidas tras la combustión en el motor. Dependiendo de si la mezcla es más o menos rica, el coche puede generar más o menos gases y es esta pieza la que se encarga de filtrarlos al medio ambiente.

¿Cómo funciona un catalizador?

El catalizador, que está ubicado en el tubo de escape, está compuesto por diferentes materiales preciosos como el oro, el platino, el rodio y el paladio, que están integrados en una red de celdas de cerámica parecida a un panal de abejas.

Cuando los gases pasan a través de esa red, se produce una catálisis, un proceso por el que aumenta la velocidad de una reacción química. De esta forma, el monóxido de carbono y el óxido de nitrógeno se convierten en nitrógeno, dióxido de carbono y agua, que son inofensivos para la atmósfera.

Síntomas de que el catalizador está fallando

  • Aparece un testigo de fallo del motor en el panel de instrumentos.
  • Pérdida de potencia: si el catalizador está obstruido, los gases de escape no salen bien, de ahí que el motor no pueda rendir bien.
  • Mayor consumo de combustible.
  • Acumulación de hollín por el tubo de escape.
  • El coche huele a quemado.
  • Se escucha un traqueteo en el tubo de escape causado porque las celdas de cerámica se van descomponiendo y caen en las paredes del catalizador. Para comprobar esto hay que dejar que el motor se enfríe y mover con la mano el tubo de escape. Así sabrás que el ruido viene del catalizador o de otro elemento del vehículo.

La sonda lambda y el catalizador: dos piezas que trabajan en la misma misión

Aunque este artículo está dedicado al catalizador, lo cierto es que depende íntimamente de que la sonda lambda haga bien su trabajo. La función de la sonda es captar el nivel de gases que vienen después de la combustión. Si analiza datos erróneos, da la orden incorrecta de producir una mezcla más rica. Esto lleva a que se genere más hollín, que bloqueará al catalizador y, por tanto, la reacción química no será la correcta y el coche contaminará más. Por su parte, si el catalizador no funciona bien, la sonda lambda tampoco registrará bien los datos. Es por eso que el catalizador depende de la sonda lambda y viceversa.

¿Se puede circular con un catalizador roto?

Teóricamente sí se puede a nivel de mecánica porque el hecho de que el catalizador se rompa no conlleva una avería en otras piezas del coche. Sin embargo, hay muchas razones para no hacerlo:

¿Cuánto cuesta cambiar un catalizador?

Es una avería cara que puede rondar entre 500 € y 1.500 €, dependiendo del tamaño (tendrá más materiales preciosos) y el modelo del catalizador.

Si no aparece una avería, un catalizador debe durar toda la vida útil del coche, aunque depende del tipo de conducción que hagas. Dentro del catalizador hay un filtro de partículas que tú mismo puedes regenerar circulando unos 15-20 minutos a un régimen entre 3.000 y 3.500 rpm. Así se eleva la temperatura del catalizador que, para que haga su función adecuadamente, tiene que estar a un mínimo de 500ºC. De esta forma, se expulsan todas las partículas nocivas que tiene acumuladas en el filtro.

Recuerda que, en caso de rotura, puedes llevar tu coche a cualquier
taller Eurekar con la garantía del RACE.

¡Quiero saber más!

Más sobre Tecnología y motor