Diferencias coche híbrido y eléctrico

Los fabricantes de automóviles están obligados a promover las sostenibilidad y el medio ambiente, reduciendo al máximo las emisiones contaminantes que producen los motores de los coches, y dando respuesta a las exigencias impuestas en esta materia desde diferentes organismos internacionales.

¿Cómo hacen para cumplir con las cotas de emisiones establecidas? Cada marca apuesta por su propia tecnología, pero siempre con el mismo fin: presentar una gama suficientemente eficiente. Entre sus apuestas hoy se sitúa la promoción de coches eléctricos, híbridos o híbridos enchufables como principales alternativas.

Pero ¿son los mismos vehículos? ¿Ofrecen las mismas prestaciones? Como curiosidad, los primeros coches estaban movido por un motor eléctrico, por lo que no se trata de algo nuevo. Pero a lo largo de la historia su uso cayó, hasta situarse casi en el campo de los prototipos. Por otro lado, tenemos los coches híbridos, que combinan un motor de combustión con uno o más motores eléctricos para reducir los consumos y emisiones, una fórmula adoptada por diferentes marcas ya en la década anterior.

La tercera opción, que es la que más se ha desarrollado en los últimos años entre los vehículos comercializados, es la de los híbridos enchufables. ¿Qué nos ofrece cada uno?

Coches eléctricos


Icono batería coche eléctrico

Lo más importante: Emisiones cero. Los coches eléctricos son aquellos que están impulsados por uno o varios motores de estas características, sin otra ayuda. Se pueden considerar de dos tipos, según cómo almacenen la electricidad: de baterías o de pila de combustible.

Sencillos y muy fiables, los coches eléctricos convierten en movimiento prácticamente toda la energía que produce el motor. Y sus emisiones son totalmente limpias. Otra cosa es el origen de su procedencia, pero eso es otro debate…

La corriente alterna llega a las baterías enchufándose a la red doméstica o mediante un “Wallbox”, una instalación que permite una carga más rápida. Y también en estaciones de carga públicas con corriente continua. Dependiendo de cada una, la carga será más rápida. Unas baterías se pueden cargar del todo en un tiempo que va normalmente desde unas 10-12 horas , a unas 6-8 horas de una “Wallbox” y a una hora en una estación de carga. Dependiendo de cada una, el enchufe de cable de carga será diferente.

La evolución de los coches eléctricos se evidencia en los sistemas de recarga de los que van dotados para aprovechar los sistemas de frenada y retención para producir electricidad y los modos de funcionamiento que permiten alargar la autonomía.

La autonomía de los coches eléctricos viene determinada por las baterías, y aquí también ha habido una evolución constatada en los modelos más modernos, mostrando una mayor capacidad de almacenaje. Pero aquí sigue estando la limitación de los coches eléctricos, en su autonomía reducida. En condiciones normales, utilizando los sistemas periféricos, como la climatización, luces o ayudas electrónicas, y dependiendo mucho de la temperatura externa, la autonomía real de un coche eléctrico está entre 100 y 150 kilómetros, pudiendo alargarse en situaciones favorables. Esto les convierte en coches urbanos o interurbanos, en un coche de empresa o un segundo coche de familia Sin la infraestructura necesaria, hoy en día resulta complicado realizar un viaje con ellos.

A su favor, los coches eléctricos son totalmente silenciosos en marcha, escuchándose en todo caso los ruidos de rodadura y aerodinámicos. Y son agradables y fáciles de conducir, entregando el máximo par de que disponen en cuanto pisamos el acelerador, con una respuesta inmediata, que permite una gran aceleración en los primeros metros.

Para su promoción, los coches eléctricos son los que más ayudas reciben de la administración, pero aun así son caros actualmente. Además, tienen ventajas a la hora de aparcar sin coste en las ciudades.

Sin duda, los coches eléctricos serán una propuesta más interesante en un futuro, pero hoy se hace difícil que sea el único vehículo del hogar, dada su limitada autonomía. A pesar de ello cada vez hay más marcas con modelos eléctricos en su catálogo. El grupo Renault que incluye Nissan es el que más ha apostado por los coches eléctricos, con una oferta muy amplia, pero también hay otros grandes fabricantes en liza dentro de este segmento del mercado.

Coches híbridos


Icono velocidad coche eléctrico

Los automóviles híbridos están dotados de un motor de combustión interna que combinan con uno o varios propulsores eléctricos. Normalmente utilizan un motor de gasolina, aunque hay alguna marca como Peugeot cuyos híbridos cuentan con un Diesel para combinar con un propulsor eléctrico.

Los motores híbridos buscan conseguir una máxima eficiencia energética para conseguir reducir los consumos, parando el motor al detenerse y no emitir emisiones. Y como apoyo al motor de combustión para que requiera un menor esfuerzo con el máximo rendimiento. Utiliza sistemas de recuperación de energía para recargar la batería, como la frenada regenerativa. Su eficiencia depende de que la batería se encuentre cargada.

Los híbridos funcionan como un coche convencional. No se carga desde una red eléctrica y realmente su funcionamiento en modo solo eléctrico es muy limitado. En los momentos en que la batería está totalmente descargada, simplemente baja el rendimiento, pero sigue funcionando como un coche de combustión interna.

Este sistema lo han utilizado algunas marcas en sus modelos más grandes y representativos para conseguir reducir su consumo. Y es el grupo Toyota la marca que ha apostado claramente por los motores híbridos a los que nos referimos, que poco a poco está incorporando en toda su gama Toyota y Lexus. Los pequeños Toyota, como el Prius, el Yaris o el Auris están entre los coches con motor de combustión de menor consumo del mercado.

Coches híbridos enchufables


Icono coches enchufables coche eléctrico

Los coches movidos por un motor híbrido enchufable son una de las apuestas que se imponen cada vez en más marcas por su máxima eficiencia. Estos motores utilizan un propulsor de combustión interna -normalmente de gasolina, pero también ya hay versiones diésel-, con uno o varios propulsores eléctricos, pudiéndose recargar sus baterías en una red eléctrica y con sistemas de recarga en marcha.

Esto permite a los híbridos enchufables disponer de una autonomía real aprovechable para funcionar en modo totalmente eléctrico durante una distancia de entre 40 y 60 kilómetros. Una vez descargada la batería eléctrica, el motor de combustión funciona en su forma habitual, lo que nos permitirá realizar kilómetros sin limitación.

Los dos motores en combinación aumentan el rendimiento y las prestaciones mientras la batería tenga carga. Esta la podemos recargar en marcha con los diferentes modos que ofrecen hoy en día los híbridos enchufables, aunque ello implica un aumento considerable en el gasto de combustible, en torno a un 20% – 30%.

Los híbridos enchufables nos ofrecen un rango de utilización que nos permite aprovechar su autonomía en modo eléctrico en el día a día, resultando una fórmula muy eficiente y económica en nuestros trayectos habituales. Y además, permiten disponer de un coche con el que poder viajar sin las limitaciones de autonomía de un eléctrico.

Da igual el tipo de coche que uses, con RACE siempre tendrás el mejor servicio de Asistencia en Carretera
¡Infórmate ahora!

Más sobre Conducción