Idae coches

Después de que se publicase el nuevo Plan de Impulso a la Industria de la Automoción, ha vuelto a salir a la luz la clasificación energética del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), un concepto organizativo que no solo existe para los coches, sino que también nos sonará de verlo en los electrodomésticos, en las viviendas o incluso en los neumáticos.

Cumplir con la clasificación de A o B (las más eficientes del mercado) del IDAE ahora será un requisito indispensable para poder optar a alguna de las ayudas destinadas a comprar un coche nuevo en España, y que se pueden solicitar desde el 16 de junio de 2020.No hay que confundirlo con las etiquetas ambientales de la DGT (Cero, Eco, C y B), que indican la normativa de emisiones contaminantes que cumple nuestro vehículo (Euro 4, Euro 5…) y el tipo de combustible que lleva, además de su año de fabricación. Una clasificación que, según ha anunciado el Gobierno, puede que se revise en un futuro próximo.

¿Cuál es y en qué consiste la clasificación IDAE en coches y otros vehículos?

A diferencia de la DGT, el IDAE centra todo su esfuerzo en ordenar los coches según su consumo de combustible y las emisiones de dióxido de carbono.

Cada año IDAE realizan semestralmente una guía donde podemos consultar una lista con la distinta clasificación existente de todos los vehículos que hay en el mercado en función de su eficiencia energética, y que está a disposición de los consumidores de forma gratuita en los puntos de venta de coches y en Internet. De hecho, en la página web del IDAE se puede consultar la base de datos con todos los vehículos que han ido recopilando hasta ahora.

Fue en el Real Decreto 837/2002, de 2 de agosto, donde se especificaron todos los detalles sobre eletiquetado energético, enfocado en proporcionar información a los consumidores a la hora de comprar cualquier turismo nuevo que se pusiera a la venta.

Esta directiva señala en su artículo 3 que, de forma obligatoria, cada modelo de turismo nuevo deberá tener una etiqueta que indique su consumo de combustible y emisiones de CO2 de forma visible. Sin embargo, con carácter voluntario se debe colocar otra etiqueta que incluye la clasificación según el consumo comparativo del coche.

En la etiqueta voluntaria se representa un cuadro con la desviación del consumo con respecto a la media del parque de vehículos nuevos con el mismo tamaño (según su superficie) que se venden en España. La clasificación, organizada en letras desde la A hasta la G y con colores diferentes (el verde el más eficiente y el rojo el que menos), es la siguiente:

  • Eficiencia energética A: -25% (o menos)
  • Eficiencia B: -15% a -25%
  • Eficiencia C: -5% a -15%
  • Eficiencia D: -5% a +5%
  • Eficiencia E: +5 a +15%
  • Eficiencia F: +15% a +25%
  • Eficiencia G: +25% o más

Fuente: etiqueta obligatoria según guía clasificación energética de IDAE.

eficiencia energetica voluntaria

Fuente: etiqueta voluntaria de la guía sobre clasificación energética de IDAE.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La tendencia del mercado y la vinculación de esta clasificación a la hora de acceder a posibles descuentos para cambiar nuestro vehículo harán que tengamos muy presente en los años venideros este tipo de clasificación energética, necesaria para distinguir los modelos de coche más eficientes del mercado.

Recuerda que, según cómo lleves el coche, también conseguirás que el consumo de tu coche sea menor, algo que agradecerá tu bolsillo. Aquí te damos diez trucos para que tu conducción sea la más eficiente posible y puedas ahorrar gasolina.

Gracias a los servicios del RACE te ayudamos con todas las dudas que tengas con tu vehículo.
Descúbrelos aquí

Más sobre Seguridad vial