radares-de-velocidad

Como ocurre en el resto de países europeos, a excepción de algunas autopistas de Alemania, en España existe una limitación de velocidad para cada una de sus vías. El Reglamento General de Conductores obliga a todos los conductores a cumplir dichos límites, con castigos de multas y penas de prisión para quienes lo sobrepasen.

A día de hoy, el único modo que tiene la Guardia Civil o Policía de Tráfico de controlar la velocidad de los vehículos es utilizando un radar de velocidad.

Durante la última campaña de vigilancia y control de la velocidad puesta en marcha por la Dirección General de Tráfico en abril de 2019, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil establecieron 2.745 puntos de control en los que controlaron 572.174 vehículos. Tras siete días, se detectaron 24.486 conductores infractores por exceso de velocidad, de los cuales el 68% circulaban por carreteras convencionales y travesías a una velocidad media de 129 km/h, 40 km/h por encima del límite genérico permitido en estas vías: 90 km/h, en vigor desde el 30 de enero de 2019. Los datos de la DGT nos recuerdan que la velocidad está presente en el 29% de los accidentes mortales.

¿Cuántos radares de velocidad tiene la DGT?

La Dirección General de Tráfico cuenta con 724 puntos de control de velocidad, 62 radares de tramo, 557 radares móviles en los vehículos de la Agrupación de Tráfico, 10 helicópteros operativos y 8 drones que se encargan de vigilar las carreteras. En total 1.361 puntos de control a los que hay que sumar los que utilizan en la Comunidad de Cataluña, en el País Vasco y en los Ayuntamientos.

Además, en cada provincia los agentes de la Agrupación de Tráfico disponen de una patrulla integral para hacer controles más dinámicos. Esta patrulla utiliza motos equipadas con el modelo de radar Velolaser.

¿Qué tipos de radares funcionan en España?

El radar fijo, el radar de tramo y el radar móvil suelen ser los más conocidos entre los conductores, pero existen otros tipos de radares de velocidad que actualmente están en funcionamiento en España:

Radares fijos

El radar fijo es un tipo de radar de velocidad situado en un punto fijo de la carretera. Se ubica dentro de una cabina en un lateral de la vía o bien en los pórticos. La DGT avisa a los conductores con antelación de la presencia de estos radares a través de carteles.

Radares móviles

El radar móvil se ubica dentro de un coche de la Guardia Civil, o bien camuflado o sobre un trípode junto a la vía. Funciona tanto con el vehículo en movimiento como en parado, por lo que es difícil de localizar.

Radares de tramo

El radar de tramo controla la velocidad media de los vehículos entre dos puntos, por lo que los conductores se ven obligados a mantener durante dicho tramo una velocidad similar o inferior a la máxima permitida. En el caso de circular por debajo del 50% de la velocidad permitida, el conductor también será multado.

Radar Velolaser

Este tipo de radar se ha incorporado recientemente en la DGT. Cada provincia dispone de un equipo que los agentes desplazan en una moto. Destaca por la tecnología láser que utiliza, por su tamaño compacto y porque es inalámbrico. El resultado es que este tipo de radares son difíciles de detectar por el conductor, y fácilmente manejables y transportables por las autoridades.

Se pueden instalar en un guardarraíl, en un pórtico, en un vehículo, cabina lateral, en un trípode, en un vehículo… Otra de sus grandes ventajas es que es capaz de controlar vehículos circulando hasta 250 kilómetros por hora, funciona de día y de noche y detectar la velocidad de los vehículos en dos carriles de circulación en uno o dos sentidos.

Helicóptero Pegasus

No solo se dedican a vigilar la circulación en las carreteras desde las alturas, también multan a los conductores que incumplen las normas. Pueden volar a 300 metros de altura, por lo que no son siempre son detectables por los conductores. Gracias a dos potentes cámaras pueden fotografiar con nitidez la matrícula del vehículo infractor. También son capaces de detectar vehículos circulando hasta un máximo de 360 km/h.

Radar de semáforo

Los encontramos en las ciudades, cerca de los semáforos, con el objetivo de detectar vehículos que se saltan el semáforo en rojo. En este caso no controlan la velocidad.

Radar en cascada

Es un nuevo tipo de radar que ha empezado a utilizar la DGT para acabar con los conductores que exceden la velocidad permitida después de pasar por un radar fijo tradicional. ¿Cómo funcionan los radares en cascada? Son radares móviles que se colocan a continuación del radar fijo. Al desconocer el conductor dónde se sitúan, tendrá que mantener la velocidad correcta en todo momento si no quiere ser multado.

Radares Mesta Fusion

La más avanzada tecnología se ha implementado en estos nuevos radares que ya funcionan en Francia. Son grandes radares de casi cuatro metros de alto que son capaces de controlar un radio de acción de 200 metros. Albergan varias cámaras de alta resolución capaces de monitorizar la distancia de seguridad, la velocidad, el uso del cinturón de seguridad, del teléfono móvil, si el vehículo se salta un semáforo o, incluso, si circula por un carril inadecuado.

Radar de cinturón

Realmente no son radares, sino cámaras con el objetivo de detectar a ocupantes de vehículos que no utilizan el cinturón de seguridad. Son capaces de realizar hasta 50 fotografías por segundo. En España funcionan más de 270 cámaras de este tipo, que se ubican en pórticos y postes, el 60% de los cuales están en carreteras convencionales. En este enlace puedes consultar la ubicación de las cámaras de cinturón.

Consulta dónde se localizan los radares fijos, móviles y de tramo y dispón del mapa de carreteras del RACE con información para planificar tu viaje incluyendo la localización de los radares.

Despreocúpate de gestionar tú mismo tus multas, con RACE Unlimited lo hacemos por ti .
Descubre esta y más ventajas aquí

Más sobre Conducción