Desde el 6 de julio de 2022, todos los coches de nueva homologación deben tener instalados de forma obligatoria y de serie ocho sistemas de ayuda a la conducción, comúnmente conocidos como sistemas ADAS (Advanced Driver Assistance Systems). Entre ellos, en este artículo nos centramos en el sistema de frenado de emergencia, reconocido por sus siglas en inglés como Brake Assist System (BAS) y Electronic Brake Assist (EBA).

¡Hazte Socio del RACE! y disfruta de la asistencia número 1 en carretera,
protección de máximo nivel, y una atención totalmente personalizada.

Entra y descúbrelo

La función de esta tecnología es la de frenar por ti, si no lo haces en el caso de una emergencia porque vas distraído, o frenar mucho más fuerte que tú, si es necesario. Tal como explican desde la Unión Europea, el 95% de los accidentes se dan por errores humanos. De ahí que sean primordiales estos sistemas ADAS que hemos citado. De esta forma, el Parlamento Europeo quiere reducir a cero las muertes ocurridas por accidente en cualquier país de la Comunidad Europea para el año 2050.

¿Cómo actúa el sistema de frenado de emergencia?

Cuando un conductor frena en una situación de emergencia no siempre lo hace con toda la intensidad que puede hacerlo. Si haces un curso de conducción, te darás cuenta de que puedes frenar mucho más fuerte de lo que crees y, por tanto, podrías parar el coche muchos metros antes.

Precisamente, para eso existe este sistema de asistencia a la frenada. Es una variante del servofreno de emergencia que va a aplicar la máxima presión posible al circuito de frenado aunque el conductor sólo haya hecho un leve gesto con el pie derecho sobre el pedal de freno. Su misión es reducir la distancia de frenado al máximo y lo hace de la siguiente forma:

  • Ante una frenada fuerte, una centralita detecta la potencia con la que pisas el pedal de freno y la velocidad con la que has soltado el acelerador para conocer si estás ante una situación de peligro.
  • Si no estás pisando con energía, el sistema va a aplicar toda la fuerza posible actuando sobre la unidad electro-mecánica de la presión en el circuito de frenos para que la frenada sea la mejor posible. Por supuesto, este sistema trabaja junto con el Sistema Antibloqueo de Frenos (ABS) y el Control de Estabilidad (ESP), ambos obligatorios en los coches desde 2003, para que las ruedas no derrapen y no se desestabilice el coche. Como usuario, notarás cómo el pedal de freno se hunde todavía más de lo que lo estás pisando y vibrará si llega a actuar el ABS.
  • Si el coche tiene además un sistema de detección de obstáculos, gracias a las cámaras, sensores de radar o láser, el sistema de frenado de emergencia también detecta si hay peatones o ciclistas delante del coche.
  • Primero te alerta con una luz o con un sonido que delante del coche hay un objeto u obstáculo. Si no reaccionas a la señal lumínica o sonora y no empiezas a frenar, el EBA se activa directamente para detener el coche antes de que haya un atropello y, además, tensa los cinturones. Funciona desde los 5 km/h hasta los 40 km/h e incluso a velocidades muy superiores en coches de gama alta.

Según Bosch, un fabricante alemán que lleva muchos años dedicado a mejorar la seguridad de los coches, esta frenada automática podría evitar hasta el 72% de las colisiones por alcance con lesiones.

Para que este sistema de frenada de emergencia funcione con la máxima eficacia y detenga el coche lo antes posible, debes tener los neumáticos inflados a la presión adecuada y tienes que hacer el mantenimiento del coche adecuado: revisar el líquido de frenos y cambiar los discos y las pastillas de freno cuando corresponda. Además, recuerda que en la frenada influye el estado de la carretera y los agentes meteorológicos como la lluvia o la nieve.

Si necesitas hacer la revisión o mantenimiento de tu vehículo,
hazlo en uno de nuestros talleres RACE Eurekar que trabajan bajo la garantía del RACE.

Encuentra tu taller

Más sobre Seguridad vial