coches-microhibridos

Es posible que tras la llegada de las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) a España hayas tenido que vender tu coche sin etiqueta y estés barajando distintas opciones para adquirir un nuevo coche. Los coches híbridos, además de los eléctricos, disfrutan de una serie de ventajas como la libre circulación por una ZBE, las bonificaciones a la hora de aparcar en zona azul o verde o un ahorro en el impuesto de circulación.

Si te quedas sin batería en tu coche eléctrico, te llevamos a un punto de recarga.
¡Más información!

La Unión Europea ve con buenos ojos que los coches nuevos que se compren tengan, al menos, la etiqueta Eco (coches híbridos) porque significa que estos vehículos van a consumir menos y, sobre todo, lo que más le preocupa al Gobierno de Europa: van a emitir menos gases a la atmósfera.

La cuestión es que dentro de todos los tipos de coches híbridos que hay, no todos consiguen el mismo resultado de eficiencia. Los coches microhíbridos, también conocidos como mild-hybrid (MHEV) o coche de hibridación ligera, en realidad son un lavado de cara de los coches de combustión para que sean anecdóticamente más ecológicos. Con unas pequeñas modificaciones que no resultan muy costosas ni laboriosas a los fabricantes, se puede conseguir que los coches obtengan la etiqueta Eco, aunque en realidad sólo se consiga reducir el consumo y la emisión de gases en un 10 % en el mejor de los casos.

¿Cómo funciona un coche microhíbrido?

Un coche microhíbrido tiene todos los elementos de un coche de combustión y, además, se le añaden tres elementos más:

  • Un pequeño motor eléctrico de 48 V que puede rendir unos 12 kW (15 CV aproximadamente).
  • Unas baterías de pequeño tamaño con cerca de 1 kWh de capacidad, que están a caballo entre las dimensiones de una batería de un coche de combustión y un coche híbrido convencional.
  • Una centralita que debe gestionar este nuevo sistema.

En un coche de hibridación ligera las baterías no están diseñadas para dar la energía suficiente como para mover el coche en un modo exclusivamente eléctrico, es decir, dependen del motor de combustión para su desplazamiento. De hecho, debido al pequeño tamaño del motor eléctrico, generalmente en un coche microhíbrido se va a colocar en la transmisión, aunque también puede estar adosado al motor de combustión. De esta forma, la microhibridación es útil para que el vehículo arranque con cierta soltura durante los primeros metros o para que acelere algo mejor cuando se pisa a fondo el acelerador. También se aprovecha la energía eléctrica generada para alimentar los sistemas eléctricos (luces, radios, start/stop…). Dicha energía se almacena en las baterías a partir de la acumulación de electricidad obtenida con la frenada regenerativa del coche.

Diferencias entre los coches microhíbridos y los coches híbridos

En realidad, los coches microhíbridos y los coches híbridos no tienen nada que ver, los primeros son mucho más baratos y sencillos de fabricar, y su aportación al desplazamiento del vehículo es prácticamente testimonial, mientras que los coches híbridos tienen una tecnología mucho más compleja que permite que tanto el motor de combustión como el eléctrico funcionen de forma independiente o conjunta, según lo que requiera el conductor.

En la siguiente tabla te explicamos cuáles son las diferencias más importantes entre un tipo de coche híbrido y otro.

En coche híbrido o eléctrico, en España o en cualquier parte del mundo, con RACE Unlimited viajarás protegido.
Descubre todas las ventajas de ser Socio

Desde la Unión Europea se impone que los fabricantes tengan una media de emisiones de dióxido de carbono de sus vehículos de 95 g/km. Más allá de esa cifra tienen que pagar una multa, así que los coches microhíbridos son una alternativa interesante para mejorar las cifras de consumo y emisiones. De paso, los usuarios que quieren tener un coche con etiqueta eco sin desembolsar mucho más dinero tienen esta opción de compra más asequible.

Compartir:
Compartir:
Más sobre Tecnología y motor