Claves para pasar la ITV

Como casi cualquier objeto mecánico, los coches necesitan un mantenimiento con el que comprobamos que todas sus piezas funcionan correctamente. Es en las estaciones de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) donde analizan que nuestro vehículo está en perfectas condiciones y puede seguir circulando por las carreteras españolas.

Cada vehículo debe visitar la ITV en una fecha concreta desde la primera matriculación. Por ejemplo, los turismos y vehículos destinados al transporte de personas con MMA inferior a 3.500 kg están exentos de la primera inspección hasta el cuarto año. De los cuatro a los diez años la revisión es bienal, y a partir de los diez años es anual.

Consulta nuestra tabla de la frecuencia de las inspecciones desde la primera matrículación según sea el tipo de vehículo que tengas.

Las motos, vehículos de tres ruedas, cuadriciclos, quads, ciclomotores de tres ruedas y cuadriciclos ligeros también están exentos de la primera inspección los cuatro primeros años. A partir de ahí la revisión es bienal.

Con esos períodos tan espaciados de tiempo es normal que se nos pueda olvidar cuándo le toca a nuestro coche pasar la ITV. Por eso, normalmente la Dirección General de Tráfico nos enviará una notificación que nos recuerda que la ITV de nuestro coche caduca próximamente. Otra forma de comprobar cuándo tendremos que pasar por una estación de la ITV es mirar la tarjeta ITV que normalmente guardamos junto al permiso de circulación en la guantera del coche o en casa (los coches de 2016 en adelante pasaron a tener una tarjeta ITV electrónica, diferente al documento verde). Si no, siempre podemos descargarnos la nueva aplicación de la DGT para el móvil que nos permite llevar la documentación del vehículo de forma digital.

Antes de pasar por una estación de la ITV es recomendable que compruebes algunos de los elementos clave que van a mirar en tu coche. Te recomendamos que hagas esa pre-ITV en alguno de los talleres de RACE Eurekar, donde tendrás un servicio con la garantía del RACE. Si te haces socio del club también te recordaremos si tu coche tiene que pasar la ITV e incluso lo llevaremos a la estación por ti con nuestro servicio de ITV.

Los diez puntos claves que hay que revisar para que la ITV sea favorable

Todos los detalles sobre los elementos que revisan en la ITV puedes consultarlos en el BOE. Sin embargo, la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio (AECA-ITV) hace un resumen de diez puntos clave en los que prestan especial atención en la inspección de la ITV:

  1. La documentación, siempre en regla: ten el seguro en vigor y lleva los papeles del coche a la inspección, tanto el permiso de circulación como la tarjeta ITV.
  2. Estado exterior del vehículo: no debe haber aristas en la carrocería que puedan dañar a los peatones. Procura que no haya oxidación ni corrosión en ningún elemento.
  3. Estado interior: todo debe funcionar adecuadamente, ya sea el anclaje de los cinturones, los sistemas de retención infantiles, el anclaje de los asientos a la carrocería o que las puertas cierren adecuadamente.
  4. Las luces: sobre todo, preocúpate de que estén bien colocadas y que no deslumbren a los demás. En la ITV lo comprueban a través de un regloscopio (la máquina que ponen delante de los faros durante la revisión). Es importante que las luces estén homologadas. No todas las que nos venden en el mercado lo están. Comprueba que no están fundidas, ya sea las de cruce, las largas, las antiniebla, los intermitentes o el freno trasero.
  5. Emisiones contaminantes y ruido: comprueba antes de la ITV el estado del catalizador y el nivel de emisiones de tu coche, que tendrá que cumplir con unos límites marcados por la fecha de fabricación del vehículo y el combustible que utilice.
  6. Frenos: deben estar en unas condiciones óptimas para que detengan el coche en el menor número de metros posibles. En las estaciones de ITV se comprueban a través de un frenómetro de rodillos. Revisa que tanto los discos de freno como las pastillas y el líquido de frenos estén en buen estado.
  7. Dirección: es una de las piezas clave que nos permite guiar al vehículo y que debe estar adecuadamente revisada para que el coche cumpla nuestras órdenes con exactitud, por ejemplo, a la hora de evitar un accidente con la maniobra de esquiva.
  8. Neumáticos: son los únicos elementos que están en contacto con el suelo así que no podemos descuidarlos. Asegúrate de que no estén cristalizados y que tengan un dibujo que supere los 1,6 mm de profundidad. Te recordamos que si te haces socio del RACE podrás disfrutar de una garantía de neumáticos.
  9. Motor: no se te ocurra circular con un motor que no está convenientemente lubricado con el aceite que le corresponde (se comprueba a través de una varilla ubicada debajo del capó.). Si no, el corazón de nuestro coche se romperá con el consecuente peligro y gasto para nuestro bolsillo.
  10. Suspensiones: los técnicos analizarán por debajo del vehículo cómo están sus entrañas y, entre otros elementos, comprobarán que las suspensiones y los muelles estén en buen estado.

¿Qué ocurre cuando la ITV nos sale desfavorable?

Si los defectos en nuestro coche son leves, debemos arreglarlos cuanto antes y volver a pasar la inspección, aunque podremos seguir circulando. Si los defectos son graves, tendremos dos meses para repararlos y volver a pasar la ITV (no es necesario que sea en el mismo centro que inspeccionó el coche la primera vez). Y si son muy graves, no podremos abandonar la ITV circulando, si no en grúa, y hasta que no sean subsanados no volveremos a pasar la ITV.

Consulta cuáles son los : plazos para pasar la ITV en el estado de alarma.

¿Cuánto cuesta pasar la ITV?

Los precios o tasas de la ITV dependen de cada Comunidad Autónoma y, dentro de éstas, de cada Centro de Inspección Técnica de Vehículos, pues están liberalizadas. La primera inspección en un turismo de gasolina costará entre 35 y 47 euros, lo mismo que un coche eléctrico. Un diésel es siempre más caro, y la tarifa sube entre 5 y 15 euros más. La ITV de las motos es entre 5 y 10 euros más barata.

Normalmente, cuando el coche no ha pasado la ITV y ha tenido que reparar algún desperfecto, la segunda vez que va a la revisión no tiene que volver a pagar si se acude al centro de ITV dentro de los quince primeros días desde su visita. Si no, la revisión será algo más barata, entre 15 y 20 euros.

¿Cuáles son los motivos más comunes para suspender la ITV?

Según los datos del Ministerio de Industria, más de 4,3 millones de vehículos no superaron la primera inspección obligatoria, el 20,9% del total. Es decir, uno de cada cinco vehículos fue rechazado por no reunir las condiciones mínimas de seguridad o por emitir emisiones contaminantes y nocivas a la atmósfera incumpliendo la normativa.
El mayor número de defectos que se producen en los vehículos son los referentes a sistemas que pueden ser comprobados directamente por los propios usuarios; una serie de elementos que no necesitan para su revisión sofisticados equipos de medida.

El segmento en el que más defectos graves se encontraron fue el de alumbrado y señalización (24,9%), seguido de ejes ruedas, neumáticos y suspensión (20,1%), emisiones contaminantes (16,2%) y frenos (13,3%).

 

En el RACE nos preocupamos tanto por tu coche, que pasamos la ITV a domicilio por ti.
¡Infórmate ahora!

Más sobre Tecnología y motor