Si conduces habitualmente, o en alguna ocasión has viajado por Palencia, seguro que has visto pintadas unas líneas verdes en la carretera. ¿Sabes qué significan estas líneas?

La siniestralidad vial en carreteras secundarias sigue siendo el gran reto para la Dirección General de Tráfico. Son las vías donde se produce el mayor número de fallecidos, el 75% de las víctimas mortales del total de carreteras interurbanas.

La DGT focaliza sus esfuerzos en las carreteras convencionales instalando más radares de velocidad, aumentando la vigilancia y control y también mejorando su diseño.

Es con este último objetivo por lo que se ha puesto en marcha una prueba piloto en dos vías de Palencia, la CL-613 (Palencia-Sahagún) y la CL-615 (Palencia-Guardo), que consiste en pintar unas líneas verdes a lo largo de dichas carreteras para ayudar al calmado del tráfico.

Esta experiencia piloto está funcionando desde 2016 tras firmar un acuerdo entre la DGT y la Junta de Castilla y León. Esta iniciativa ha venido motivada por los buenos resultados obtenidos en países como Suecia y Holanda.

Líneas verdes

Razones para pintar líneas verdes en la carretera

En Suecia y Holanda se ha demostrado que pintar estas líneas verdes provoca un calmado del tráfico. Se pintan en el interior del carril, de forma paralela a las líneas continuas blancas que delimitan el arcén. El efecto que produce es un estrechamiento del carril y, en consecuencia, lleva al conductor a moderar su velocidad de circulación.

Además, las líneas verdes van acompañadas de señales verticales donde se informa al conductor de forma reiterada que se encuentra circulando en una vía cuya velocidad está siendo especialmente controlada.

Con esta medida, la DGT quiere que el conductor se conciencie hasta el punto de que deje de ser necesaria la instalación de sistemas de control de velocidad.

En qué tipos de carreteras funcionan las líneas verdes

De momento, la prueba piloto se ha centrado en estas dos vías de Palencia, la CL-613 y CL-615,. Éstas son carreteras con rectas de larga distancias, que están en buen estado de conservación, con una anchura que oscila entre los 3 y 3 metros y medio, con curvas horizontales de radio amplio, y, en general, con un riesgo bajo.

Estas condiciones pueden suponer una excesiva, y errónea, sensación de control por parte del conductor que le lleve a sobrepasar los límites de velocidad establecidos.

Para la DGT, este tipo de mejoras en el diseño de las carreteras permiten, con un bajo coste, conseguir muy buenos resultados en cuanto a la reducción de la siniestralidad.

En 2018, 994 personas perdieron la vida en accidentes ocurridos en carreteras secundarias, siendo la salida de vía el accidente que más víctimas provoca (38%), seguido del choque frontal (27%) y fronto-lateral (16%). El 52% de los fallecidos en estas vías viajaban en un turismo, el 19% en motocicleta, el 8% eran peatones, el 6% iban en furgonetas y el 4% circulaban en bicicleta.

Si eres socio del RACE, nos aseguramos de que ningún problema en la carretera arruine tu viaje.
¡Descubre todas las ventajas!

Más sobre Conducción