Tramos de riesgo reincidentes

El último informe de EuroRAP, en el que participa el RACE desde hace 15 años, alerta que el 13,2% de la Red de Carreteras del Estado presenta un riesgo elevado. Concretamente, hay 3.264 kilómetros de carreteras con un nivel de peligrosidad alto o muy alto.

Este programa europeo de evaluación del riesgo de carreteras analiza los accidentes ocurridos durante los tres últimos años, su gravedad y su relación con las características de la vía. Y entre sus conclusiones llama la atención la existencia de cinco tramos de riesgo que se llevan repitiendo durante los últimos tres años.

Se trata de tramos catalogados como ‘negros’, es decir de riesgo alto, que no han conseguido reducir su nivel de siniestralidad a pesar de que ya se conocía su existencia a través del propio informe EuroRAP de los años anteriores.

Carreteras reincidentes, ¿dónde se localizan?

Estos cinco tramos se localizan en las vías N-435, en Badajoz, N-547, en A Coruña, N-260, en Girona, N-230, en Lleida, y N-240, en Huesca.

Desde el RACE destacamos especialmente el tramo de la N-434 que discurre entre los puntos kilométricos 33,4 (a la altura del inicio de la zona urbana de Almendral) y 45,9 (principio de la variante de Bacarrota). A lo largo de sus 12,5 kilómetros y en los últimos tres años del estudio, se han producido cinco accidentes graves en los que han fallecidos tres personas y cuatro han resultado heridas graves. Entre las víctimas se encontraban un usuario de ciclomotor o motocicleta y otro de un vehículo pesado.

Carreteras con tramos de riesgo reincidentes

¿Qué se está haciendo desde la administración para eliminar estos tramos negros?

A finales de 2016 el RACE y la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) denunciaban la poca reinversión en infraestructuras a pesar de los altos impuestos que pagan los conductores europeos. El RACE denuncia que el coste de mantenimiento de las redes viarias de la Unión Europea es muy inferior a los ingresos percibidos por tasas a los conductores.

En el caso de los tramos reincidentes la situación es aún más grave dado que el problema de alto riesgo se conoce desde hace tres años y, sin embargo, las Comunidades Autónomas correspondientes no han actuado para eliminar la peligrosidad de dichas vías. Con el objetivo de evitar más muertes y heridos graves en las carreteras más peligrosas, el RACE pide una intervención urgente para auditar el problema y dotar de solución a estas vías.

El aumento de los fallecidos en accidentes de tráfico en 2016, algo que no ocurría desde hace 13 años, ha llevado a la Dirección General de Tráfico (DGT) a poner en marcha una serie de medidas encaminadas a mejorar la seguridad vial de las carreteras. Entre ellas hay que destacar que el Ministerio de Interior haya decidido adoptar el programa EuroRAP como herramienta para evaluar el nivel de riesgo en las carreteras y que para la instalación de nuevos radares se tengan en cuenta los tramos con la peligrosidad más elevada como medida de prevención y no de recaudación.

Viajar tranquilo está en tu mano, contrata
la asistencia en carretera líder
¡Contrátala ya!

Más sobre Conducción