Diferencia entre coche viejo, clásico e histórico

La edad del parque automovilístico en España va creciendo poco a poco hasta superar los 12 años de media. Dadas las circunstancias actuales, muchos conductores conservan su vehículo el mayor tiempo posible hasta que deciden actualizarse y comprar un coche nuevo o seminuevo.

Esto hace que sus coches pasen de ser máquinas rodantes nuevas a vehículos que reciben el tratamiento de viejos, clásicos o históricos, según el mimo que se le haya dado a cada uno y el mantenimiento que hayan recibido, entre otras particularidades.

Las diferencias entre los coches viejos, clásicos e históricos

Cuando hablamos de ‘coche viejo’ nos referimos a un vehículo que ha aguantado el paso de los años y que continúa circulando por las carreteras. Sin embargo, no llega a tener el calificativo de ‘coche clásico’. A diferencia del primero, el dueño de un clásico se ha aplicado a la hora de conservar el modelo como el primer día que salió de la fábrica.

Debido a esa dedicación, existen seguros para coches clásicos que exigen ciertos requisitos y que, a cambio, cubren este tipo de vehículos con packs especiales. Entre esas excepciones las aseguradoras piden que los coches tengan un mínimo de 25 años, que estén en perfecto estado de conservación y que el propietario tenga un segundo coche más moderno para su día a día. A los que se hacen socios del RACE se les deduce hasta 40 euros del precio de la póliza final por asegurar un coche clásico.

En esta escala de requisitos, los coches históricos están en la cima. Aunque hace algunos años coincidían en el número de años cumplidos con los coches clásicos, desde 2017 se subió de los 25 a los 30 años para que hubiese algo más de diferencia entre ambos. Además, las condiciones en este último caso son todavía más exigentes.

Para conocer todos los detalles sobre los vehículos históricos hay que consultar el Reglamento de Vehículos Históricos, aprobado por Real Decreto 1247/1995 y que, posteriormente, en una nueva ley, se modificaron algunos de sus artículos.

¿Qué requisitos debe cumplir un coche para ser vehículo histórico?

Tal como se puede consultar en el BOE, para que un vehículo tenga la consideración de histórico tiene que cumplir ciertos requisitos:

  1. Pasar una inspección previa en un laboratorio oficial acreditado por el órgano que corresponda de la Comunidad Autónoma.
  2. Que exista una resolución favorable de catalogación del vehículo como histórico, también dictado por el órgano competente de la Comunidad Autónoma.
  3. Que supere una inspección técnica, previa a su matriculación como histórico.
  4. Que sea matriculado como histórico.

Entre las condiciones existentes, además de que debe haber cumplido un mínimo de 30 años, el modelo de coche ha tenido que dejar de producirse y debe estar en su estado original, sin que haya sufrido ningún cambio específico en sus características técnicas. Además, debe incluirse en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español o debe ser declarado como bien de interés cultural. Por último, debe ser un vehículo de colección, con unas características especiales, como que sea singular, escaso o cumpla otra circunstancia exclusiva.

Según Mª Ángeles Martínez Ulecia, responsable de seguros en el RACE, todos los vehículos históricos son coches clásicos, pero no todos los coches clásicos son históricos. Por eso, a la hora de hacer un seguro, los vehículos históricos necesitarán uno específico, semejante al de los coches clásicos y reciben algún beneficio como estar exentos del impuesto de circulación.

Ya tengas un coche nuevo, viejo, clásico o histórico, no olvides que es fundamental cumplir con las fechas de las revisiones que indica cada fabricante. En el RACE tenemos el servicio Eurekar con el que te recomendaremos los mejores talleres y te acompañaremos durante todo el proceso de revisión de tu vehículo dándote una garantía de que el trabajo se realiza correctamente.

¿Necesitas asegurar un vehículo histórico? Te ayudaremos con todos los trámites
¡Llámanos!
900 200 061

Más sobre Tecnología y motor