proteger coche del sol

La playa para algunos es sinónimo de vacaciones y para otros es, simplemente, su lugar de residencia. En cualquier caso, si nuestros coches pudiesen hablar, nos dirían que no es precisamente la costa donde mejor se encuentran.

La arena, la humedad, el salitre y el sol son algunos de los factores que hacen sufrir más a los coches cuando vamos a la playa. Son elementos que, antes o después, acaban afectando tanto a la parte exterior de nuestro vehículo, como la pintura, los cristales o los faros; en la tapicería, las gomas de las puertas o incluso en el motor, entre otras partes mecánicas.

¿Cómo afecta el salitre al coche? ¿Y la arena?

Por culpa del salitre aparecen la oxidación y la corrosión. Este proceso químico hace que, por un lado, lo que en su momento fue un coche llamativo, con la pintura brillante, pase a ser un vehículo más difícil de ver; por otro, los materiales oxidados pierden su eficacia mecánica y sus propiedades, por lo que hay que evitar que veamos ese color marrón en elementos como los muelles, los discos de freno, el tubo de escape, la carrocería o algunas piezas del motor, entre otros.

Por supuesto, esto no ocurrirá de la noche a la mañana si vamos a la costa. Cuanto más tiempo estés junto al mar, más se dañará el coche. Aunque sólo pases un par de semanas en la playa o cerca del mar, el salitre podrá afectar a tu vehículo.

Para que el salitre no dañe a tu vehículo durante las vacaciones, la clave está en lavar el coche por fuera de lo que lo hacemos normalmente. Así evitaremos que se vayan acumulando las partículas que, a largo plazo, provocan la corrosión.

Cuidar tu coche de la arena de la playa

Al igual que el salitre, lo mismo ocurre con la arena. Su acumulación puede afectar, sobre todo, al interior del vehículo. De ahí que sea siempre recomendable secarnos por completo si nos hemos bañado en la playa y limpiarnos luego muy bien los pies. Así evitaremos que la arena y la sal del mar se acumulen en los asientos y en las alfombrillas.

En este sentido, es muy práctico que llevemos unas fundas tanto para los sillones (mejor que sentarnos en una toalla mojada), como una alfombrilla de goma para los pies y el maletero, que serán más fáciles de limpiar y aguantarán mejor si estamos cerca de la costa.

La arena y el salitre pueden afectar incluso a los cristales del coche, pues con el paso del tiempo podrían rayarse, sobre todo el parabrisas si pasamos los limpiaparabrisas, y a los faros. Para estos últimos existen protectores de policarbonato que permiten tenerlos cubiertos (por ejemplo, si viajamos a la playa), y luego se pueden retirar sin mucha complicación.

Proteger tu coche del sol cuando vas a la playa o a una zona costera

En los coches nuevos, la pintura lleva varias capas que están hechas para proteger la carrocería de factores como los rayos del sol y otro tipo de materiales como el polvo, la exposición de tu coche al aire libre, etc. El problema viene cuando poco a poco desaparecen esas capas. ¿Quién no ha notado con el paso de los años que la pintura de su coche se va decolorando? Pues esto, además de afectar a la parte estética, también tiene que ver con la protección externa de nuestro vehículo.

Además del salitre y la arena, otro elemento que puede afectar al coche, y, sobre todo, a la pintura es el sol. No sólo resultará incómodo entrar nuestro vehículo después de haber estado expuesto durante horas bajo el sol, sino que dañará directamente a la pintura, y ya hemos hablado antes de lo necesaria que es para proteger el coche.

Por eso, si puedes, intenta aparcar en la sombra o en un parking subterráneo. Y si vas a estar sin utilizar el coche durante un tiempo, mejor utiliza una funda que lo cubra entero.

¿Cómo hay que limpiar para mantener un correcto cuidado de tu coche?

Si necesitas limpiar tu coche por dentro puedes seguir estos consejos del RACE. No está de más citar la espuma seca para cuando el salitre se ha metido en el interior del coche y tenemos los asientos con cierto color blanco que deja esta sustancia tanto en los asientos como en el marco de las puertas.

No todo vale a la hora de lavar el coche

Ya que hemos aconsejado lavar más veces el coche cuando estamos en la playa, también debemos recordarte que no vale hacerlo de cualquier forma. Te contamos algunas pautas a tener en cuenta:

  • Si lavas el coche, mejor que sea de forma manual.
  • A la hora de lavar el coche en la playa, primero utiliza el aire a presión para quitar el salitre y arena. Si nos ponemos a lavar la carrocería con una esponja sin hacer esto, la podemos rayar también.
  • Después del aire (puedes recurrir al compresor de una gasolinera), aplica abundante agua a presión para quitar cualquier partícula que quedase en la superficie del coche.
  • No se te ocurra lavar el coche en la calle. El Reglamento General de Circulación indica que está prohibido y te pueden multar por ello. La cuantía dependerá de cada ayuntamiento.
  • Si puedes, sal de viaje con el coche encerado. Tu coche tendrá una capa más de protección.
  • Es muy importante que laves también los bajos del coche, donde más salitre se puede acumular. Existen elevadores que se alquilan para que puedas revisar la parte inferior del coche por un precio económico.

Durante las vacaciones en la playa, o si vives en una zona costera, tu vehículo puede resultar dañado por varios factores e incluso el mantenimiento de tu coche se puede ver afectado. No obstante, el RACE pone a disposición de los socios el servicio Eurekar, donde te realizarán un mantenimiento del coche con la garantía del Club.

Con RACE Unlimited podrás estar tranquilo en cualquier lugar al que viajes.
¡Infórmate aquí!

Más sobre Tecnología y motor