Arreglar arañazos coche

Aunque recurrir a los profesionales de la chapa siempre es la mejor opción, hay arañazos que podemos reparar de forma casera y ahorrarnos unos euros. Con el uso diario del coche no es fácil mantener la carrocería en perfecto estado.

Un golpe al aparcar, un roce, un raspón… ¿A qué conductor no le gusta lucir un coche sin desperfectos en la pintura? Con un poco de tiempo, paciencia y habilidad podrás reparar arañazos en el coche y evitar tener que llevar el coche al taller, con el gasto y tiempo que a veces conlleva.

Te damos algunos trucos para quitar arañazos, siempre que sean arañazos poco profundos, ya que, de lo contrario -es decir, si detectas que el arañón ha penetrado por debajo de la pintura-, será necesario que acudas a la profesionalidad de un experto en chapa y pintura para que el coche quede como nuevo.

Claves para reparar arañazos en el coche

En el mercado puedes encontrar diferentes productos para hacer desaparecer esas imperfecciones en el coche que tan poco te gustan.

Con pasta polish o pulimento

Es uno de los métodos más utilizados y que mejor resultado da. Se trata de una mezcla de productos naturales y sintéticos que ayudan a mejorar el aspecto de las superficies. Hay polish o pulimento con diferentes niveles de abrasión, por lo que, dependiendo del tipo de roce, tendrás que empezar utilizando de mayor a menor abrasión hasta que quede perfecto. Para ello tienes que ayudarte de una bayeta de microfibra o una esponja específica, no es imprescindible utilizar una pulidora.

Es importante que elijas productos de buena calidad porque los de mala calidad pueden ser más abrasivos con gránulos irregulares que pueden causar más daños que beneficios.

Rotuladores, lápices y pinturas para reparar arañazos

Para cubrir los arañazos más superficiales también podemos recurrir al uso de rotuladores, lápices o a pinturas del color de la carrocería de tu coche.

Antes de aplicar cualquiera de estas soluciones es importante lavar bien la carrocería con agua y jabón, y secarla con un paño limpio.

El lápiz o rotulador repara arañazos es el más cómodo y fácil de usar, aunque hay que tener en cuenta que no elimina la marca, tan solo la disimula.

Para un acabado mejor, se puede recurrir a la aplicación de pintura directamente sobre el arañazo. Para ello debes pedir al chapista que te prepare la mezcla acorde al código de pintura de tu vehículo, una vez que la tengas, solo debes limpiar y secar bien la superficie, controlar el pulso y aplicarla con un pincel fino. Puedes rematar la faena, aplicando cera y puliendo la zona.

Otra solución más innovadora es la pintura en spray, muy fácil de aplicar. Antes de utilizarla debes cubrir la zona alrededor del arañazo con cinta de carrocero e ir aplicando el spray con pulsaciones cada 15 minutos hasta que el arañazo esté bien cubierto.

Como puedes comprobar, dispones de varias soluciones para reparar arañazos en el coche sin pasar por el taller. Con un poco de habilidad y paciencia, podrás conseguir que la carrocería de tu coche luzca como nueva.

Mantén tu coche protegido con la mejor asistencia en carretera y seguro de averías.
¡Infórmate aquí!

Más sobre Tecnología y motor