Cuándo y cómo usar el claxon del coche

La principal función del claxon de un vehículo es alertar de un peligro a otros conductores o usuarios de la vía, pero a menudo, de forma incorrecta, se utiliza para otras muchas cosas: saludar a un amigo, avisar a otro vehículo detenido en un semáforo de que este ha cambiado a verde, para quejarte sobre una maniobra incorrecta de otro conductor, de forma insistente cuando un coche obstaculiza la vía…

Las ciudades sufren una elevada contaminación acústica, sobre todo las más grandes, no sólo por el ruido que generan los automóviles, también por las obras en las calles, vehículos de limpieza y el bullicio habitual que generamos las personas. Por este motivo no es de extrañar que las administraciones se vean obligadas a regular el nivel de ruidos para garantizar el confort y mejorar la salud de los ciudadanos.

En el caso del uso del claxon, éste viene regulado en el artículo 110 del Reglamento General de Circulación. Concretamente prohíbe emplear señales acústicas de sonido estridente y sin motivo reglamentariamente permitido, en ambos casos bajo multa de 80 euros. También está prohibido su uso cuando en la calle hay una señal R-310 salvo en el caso de que sea para evitar un accidente. Podemos encontrar esta señal en zonas cercanas a hospitales o residencias de enfermos y debemos cumplirla a partir del lugar en que esté situada y hasta la próxima señal de fin la prohibición de advertencias acústicas.

Según dicta el artículo 11 del Reglamento General del Vehículo, todo vehículo debe disponer de un productor de señales acústicas que cumpla con los criterios establecidos reglamentariamente. Y este productor de sonidos no es otro que el más conocido como la bocina o claxon del coche. Si un vehículo no dispone de este elemento, su propietario se expone a una multa de 200 euros.

Pero que nuestro vehículo disponga de claxon no nos da derecho a utilizarlo libremente y de forma irresponsable.

El uso del claxon está permitido cuando…

  • Queremos evitar un posible accidente. En este caso tocamos el claxon para prevenir un percance cuando circulamos con baja visibilidad o por vías estrechas.
  • Al realizar un adelantamiento cuando queremos avisar de nuestra intención de adelantar al conductor que circula delante siempre que dicho conductor no haya indicado su intención de realizar un adelantamiento.
  • Nos vemos obligados a circular como vehículo prioritario en servicio de urgencia. Si nos vemos en esta situación, hay que conectar las luces de emergencia y tocar el claxon de forma intermitente. En vez de usar la bocina, también se puede optar por agitar un pañuelo por la ventanilla.

Multas por utilizar el claxon de forma indebida

Si no quieres verte sorprendido con una multa por utilizar el claxon de forma incorrecta, olvídate de utilizarlo para celebrar que tu equipo de fútbol ha marcado gol o porque estés en un atasco y tengas prisa o porque viste a tu amigo y quieres saludarle. Aquí tienes un resumen de las multas que te podrían poner por tocar el claxon:

  • Utilizar señales acústicas de sonido estridente: 80 euros
  • Utilizar señales acústicas sin motivo reglamentariamente admitido: 80 euros.
  • No obedecer la señal de prohibido realizar señales acústicas (R-310): 80 euros.
  • Circular con un vehículo utilizando señales acústicas especiales sin tener carácter de vehículo prioritario, especial o de transporte especial: 200 euros.
  • Circular con un vehículo no prioritario con aparatos emisores de señales acústicas especiales: 200 euros.

Los socios del RACE recurren sus multas gratis gracias al servicio de aviso y gestión de multas de RACE Unlimited.
Infórmate ahora

Más sobre Conducción