Los limpiaparabrisas son un elemento esencial para la seguridad, porque son los que garantizan la visibilidad del conductor cuando llueve o nieva, y también porque limpian el parabrisas cuando está sucio. Es un accesorio de postventa cuyo precio no es demasiado elevado, pero: ¿sabes cuál es el mejor momento para cambiar el limpiaparabrisas? ¿Sabes cambiar las escobillas limpiaparabrisas?.

Pasos para cambiar las escobillas limpiaparabrisas

Cambiar los limpiaparabrisas del coche es una de las operaciones de mantenimiento más sencillas de realizar, pero conviene seguir unas recomendaciones para garantizar que funcionen correctamente.

Paso 1: Comprar escobillas limpiaparabrisas de buena calidad

No todas las escobillas que se venden sirven para cualquier vehículo. Dependiendo del modelo de coche que tengas, tendrás que asegurarte de que las escobillas limpiaparabrisas que eliges son compatibles. Las escobillas varían en longitud y por tipo de anclaje pero, además, hay escobillas planas de plástico o escobillas metálicas convencionales.

También puedes optar por comprar un recambio del limpiaparabrisas original de tu coche o un ‘limpia’ universal. En este caso, suelen venir con varias piezas de anclaje para que elijas la que se adapta a tu vehículo. Nuestra recomendación es que elijas un limpiaparabrisas de calidad que garantice el barrido y, por tanto, la visibilidad.

Paso 2: Levantar el brazo móvil y ponerlo en vertical

El siguiente paso es situar el coche en un lugar cómodo, resguardado de posibles inclemencias del tiempo. Una vez hecho esto, colocamos el brazo móvil de cada uno de los limpiaparabrisas en vertical y despegado del parabrisas. Así será más cómodo hacer el cambio.

Paso 3: Extraer la escobilla deteriorada

Para extraer la escobilla antigua, en algunos casos es necesario retirar un embellecedor. Encontrarás entonces el sistema de anclaje con una pestaña o pestañas que hay que presionar para soltar la escobilla. En algunos modelos de limpiaparabrisas el proceso de instalación es aún más sencillo ya que solo hay que presionar un botón tanto para quitarlo como para ponerlo.

Paso 4: Coloca la nueva escobilla

El proceso es el inverso a lo que hemos explicado en el paso anterior. También un proceso muy sencillo que con la práctica podrás realizar incluso con una sola mano. Es importante que la escobilla nueva encaje bien, un sonido tipo ‘clic’ te podrá dar la clave de que está bien colocada. Compruébalo tirando de ella. ¿No se sale? Entonces puedes ir al paso siguiente.

Paso 5: Repetir el mismo proceso con la otra escobilla


El cambio de limpiaparabrisas debe hacerse por parejas, es decir, no es recomendable cambiar solo una de las escobillas porque el barrido no será homogéneo. Además, los recambios se venden en parejas por lo que no merece la pena. Sigue los pasos 3 y 4 para extraer la escobilla vieja y colocar la nueva.

Paso 6: Comprobar el funcionamiento de las nuevas escobillas

Ya solo queda comprobar que hemos hecho el cambio de escobillas correctamente. Para eso, pondremos en marcha el motor y conectaremos los ‘limpia’. ¿Funcionan bien? Si no es así, tendrás que quitar de nuevo las escobillas y repetir el proceso asegurándote de que quedan bien ancladas.

Fácil, ¿no? Es una operación de mantenimiento del coche que podrás hacer tú mismo y sólo te llevará unos minutos. La recomendación es cambiar los limpiaparabrisas al menos una vez al año, especialmente en la puesta a punto previa a un viaje. Y recuerda que un correcto estado del limpiaparabrisas también debe incluir el líquido, especialmente útil cuando lo que queremos es limpiar la superficie de la luna delantera.

El RACE Unlimited te da cobertura en caso de avería mecánica, eléctrica o electrónica.
¡Infórmate ahora!

Más sobre Conducción