Accidentes en cadena

Imagina que estás en un atasco parado, eres el último de la fila, de repente miras por el retrovisor y ves acercarse a un vehículo más rápido de lo que debería, no tienes margen de maniobra y finalmente colisiona con tu coche. El golpe es fuerte y la misma inercia provoca que tu vehículo, a su vez, también choque contra el que tienes delante.

Los accidentes en cadena son accidentes en los que suelen verse involucrados más de dos vehículos. Cuando se trata de daños materiales entre 2 vehículos, la resolución de los mismos es sencilla, dado que es objeto de convenio entre aseguradoras. Pero si son más de 2 vehículos, suelen ser accidentes problemáticos ya que genera más dudas a la hora de establecer los responsables y por la gran cantidad de daños materiales y personales que pueden provocar. Desde el Real Automóvil Club de España (RACE) queremos ayudarte a identificar al culpable de estos accidentes en cadena, cómo actuar con el seguro del coche y cómo realizar el parte del seguro.

¿Quién es el culpable en un accidente en cadena?

Los accidentes en cadena se pueden producir en dos supuestos:

El primero de ellos se conoce como alcance por lanzamiento, es decir, un coche golpea a otro y éste, por inercia, provoca daños en un tercero o en más vehículos. El ejemplo que te hemos contado al principio estaría dentro de este primer supuesto. En este caso el responsable es el conductor del primer vehículo que ha colisionado y que, por tanto, ha provocado el accidente en cadena. La compañía aseguradora del vehículo culpable será la encargada de hacer frente a los gastos ocasionados.

El segundo supuesto de accidente en cadena se conoce como doble alcance trasero, un vehículo se detiene o reduce la marcha, otro no reacciona a tiempo y alcanza al primero y un último vehículo golpea en la trasera al segundo vehículo. En este caso se aplican las reglas del alcance trasero, de tal forma que cada vehículo que ha impactado al siguiente es responsable de los daños al mismo y de los daños ocasionados al propio vehículo.

Cuando intervienen dos o más vehículos en un accidente en el que se producen daños a terceros, cada aseguradora estará obligada a pagar los gastos según el acuerdo que pacten entre ellas o según lo que se establezca en resolución judicial. Sólo cuando el alcance se haya producido entre dos vehículos será posible llegar a acuerdos basándose en el convenio entre aseguradoras para lo que se precisa la cumplimentación de la declaración amistosa.

¿Cómo actuar ante un accidente en cadena?

Verse envuelto en un accidente no es plato de buen gusto para nadie. Es un momento desagradable de máxima tensión, más aún cuando se ven involucrados varios vehículos y surgen problemas o discusiones para esclarecer quién ha sido el vehículo responsable.

Para evitar conflictos sobre la responsabilidad del accidente, el RACE recomienda avisar a la Guardia Civil y/o autoridades correspondientes ya que ayudará a esclarecer los hechos. También es fundamental recoger pruebas y testimonios, algo que nos será muy útil si las aseguradoras no llegan a entenderse y tenemos que acabar declarando ante el juez. No siempre el conductor del coche del medio –el que recibió el golpe de un segundo y a su vez, por inercia, provocó daños en un tercero- puede demostrar que él estaba parado en un atasco, en un semáforo…, por eso es importante buscar testigos porque en caso contrario la compañía del tercer vehículo puede alegar que no mantenía la distancia de seguridad correspondiente y pedir responsabilidades a éste.

Dicho esto, y tras producirse el accidente, lo primero que debes hacer antes de bajar del coche es ponerte el chaleco reflectante y actuar siguiendo el protocolo de la conducta PAS: Proteger-Avisar-Socorrer.

A la hora de rellenar el parte de accidente, el RACE recomienda tranquilizarse y evitar discusiones. En este tipo de accidentes en cadena no es fácil ponerse de acuerdo sobre quién ha sido el responsable por lo que, si es tu caso, lo más aconsejable es facilitaros mutuamente vuestros datos de contacto, anotar la matrícula del vehículo o vehículos contrarios y tomar fotografías de los coches implicados para facilitárselos a tu compañía aseguradora. Si hay conflicto, serán las aseguradoras de dichos vehículos las que se encargarán de recopilar toda la información y llegar a un acuerdo sobre la responsabilidad.

Si, por el contrario, entre los implicados os entendéis bien y sin problemas, lo más rápido para agilizar los trámites será rellenar un parte amistoso de accidente, en el caso de que se trate de un accidente producido entre dos vehículos.

 

¿Has sufrido un accidente con tu coche? Teniendo el mejor seguro no tienes por qué preocuparte. En el RACE te ayudamos a encontrar el mejor.
¡Entra ya y déjanos asesorarte!

Más sobre Conducción