Vaso de expansión

Cuando enciendes el motor de tu coche, poco a poco va subiendo la temperatura interior debido al rozamiento existente entre sus piezas. Hay un momento en que el propulsor alcanza los grados adecuados para trabajar con el máximo rendimiento. Sin embargo, para evitar que la temperatura siga aumentando y esto provoque averías en el motor y en la mecánica, el sistema de refrigeración entra en juego y uno de sus elementos más importantes, junto con el líquido de refrigeración, es el vaso de expansión del coche, también denominado depósito, botella o bote de expansión.

Hazte Socio del RACE para disfrutar de sus ventajas como la ayuda que te damos para reparar las averías de tu coche con nuestro servicio de garantía mecánica.
¡Descúbrelo aquí!

¿Qué es el vaso de expansión del coche?

José Iglesias, asesor técnico del RACE, explica que el vaso de expansión es un elemento fundamental del sistema de refrigeración porque es el encargado de aliviar la presión que ejerce el líquido refrigerante cuando se calienta y pasa de un estado líquido a gaseoso al enfriar el motor.

¿Dónde está ubicado el vaso de expansión?

Cuando levantas el capó, en los coches modernos se suele reconocer fácilmente. El depósito tiene forma de bola de balonmano o de rectángulo, según cómo lo haya diseñado el fabricante. Tiene un color blanco, aunque deja ver en su interior el líquido refrigerante que puede ser de distintos colores como rosa, verde o amarillo, según cuáles sean sus características. Suele estar colocado en uno de los laterales de la parte frontal del coche.

Los vehículos más antiguos tienen integrado este depósito dentro del propio radiador. A través de una parte translúcida en un lateral del radiador se puede ver el nivel del líquido refrigerante. Este sistema está en desuso en la actualidad y no se fabrica porque es mucho menos práctico a la hora de ver el nivel.

El tapón del vaso de expansión es una pieza clave

El sistema de refrigeración es hermético. El refrigerante pasa a un estado gaseoso y ejerce una mayor presión sobre el sistema. Por eso, el vaso de expansión tiene un tapón con una válvula que se desplaza hacia arriba o hacia abajo en función de los bares de presión con los que trabaje el sistema. Tiene dos funciones el tapón:

  • Hermetizar el sistema de refrigeración: aísla la presión atmosférica del circuito.
  • Alivia la presión al exterior cuando aumenta la temperatura del líquido refrigerante. Según cada tipo de motor y fabricante, el sistema puede trabajar a una presión diferente. Viene indicado en el propio tapón del vaso de expansión con unas unidades en kilopascales o en bares.

Si no funcionase bien esta válvula, las tuberías y juntas acabarían sufriendo y agrietándose de tal forma que el líquido refrigerante acabaría fugándose. La fuga provocaría que el líquido refrigerante no fuese el suficiente para enfriar bien el motor y, por tanto, acabaría gripándose.

El vaso de expansión tiene un máximo y un mínimo

Debido a que el tapón va aliviando la presión, poco a poco el sistema va perdiendo líquido refrigerante al evaporarse. Por eso, es importante revisar de vez en cuando que el líquido refrigerante esté entre los límites de máximo y mínimo que indica el vaso de expansión:

  • Si está por debajo del mínimo, se encenderá un testigo en el cuadro de instrumentos de tu coche. Debes rellenarlo inmediatamente con el líquido refrigerante recomendado en el manual del vehículo. Si no tienes, también puedes añadir agua destilada ya que el refrigerante es una mezcla de anticongelante y agua. A la hora de reponerlo, pon especial cuidado en hacerlo cuando el motor esté frío -espera 20 minutos si acabas de usar el coche- y abre el tapón poco a poco (si lo haces rápidamente te puedes quemar las manos con el vapor de agua residual).
  • Si está por encima del máximo, el sistema trabajará con una presión que no es la adecuada y la válvula podría romperse al soportar más gas del que debe. Hasta la marca del máximo puede haber unos 2 litros de capacidad (el sistema de refrigeración tiene entre 7-10 litros según el modelo de coche).

¿Qué precio tiene cambiar un vaso de expansión?

Por norma general, un vaso de expansión debe durar toda la vida útil del coche. Sin embargo, si tiene muchos años el depósito se acartona, se endurece y se vuelve amarillento. Si a esto se suma un exceso de presión puntual, puede sufrir alguna fisura. En ese caso, sí que hay que sustituirlo. Si lo haces, también es recomendable cambiar el líquido refrigerante.

El precio de cambiar un vaso de expansión ronda los 20 euros (el tapón cuesta unos 5 euros) más la mano de obra. No es complicado sustituir esta pieza. Suele venir anclado a la estructura del coche con dos tornillos así que habría que destornillarlos además de quitar las abrazaderas que unen los manguitos.

¿Sabías que realizar una puesta a punto de tu vehículo de cara al invierno es importante?
En nuestros talleres RACE Eurekar, tendrás descuento en el mantenimiento y revisión de tu coche
.
Encuentra tu taller

Más sobre Tecnología y motor