señales-circunstanciales-balizamiento

Si no fuese por la señalización de las carreteras, sería imposible circular con seguridad y orden. Por eso, en el Reglamento General de circulación se contemplan hasta cinco tipos de señalizaciones englobadas, según su prioridad, en: agentes de circulación, señales circunstanciales que modifican el régimen normal de utilización de la vía y señales de balizamiento fijo, semáforos, señales verticales de circulación y marcas viales.

La misión de cada una de ellas es la de advertir e informar a los usuarios de la vía o la de regular su comportamiento con la necesaria antelación de determinadas circunstancias de la vía o de la circulación. Como usuario de la vía, estás obligado a cumplir con esta señalización circunstancial. Para cualquier tipo de asesoramiento, puedes hacerte socio del RACE y, en el caso de que consideres que has sido multado de manera injusta, recurrir a nuestro servicio de aviso y gestión de multas.

Si ya en su momento hablamos de que las órdenes de los agentes de circulación eran las de mayor prioridad que existen, las siguientes en la escala son las señales circunstanciales, precisamente de las que vamos a hablar en este artículo. Es en la sección segunda, del título IV, dentro del capítulo VI del reglamento antes mencionado donde viene toda la información sobre la señalización circunstancial y de balizamiento.

Qué significan las señales circunstanciales y de balizamiento

Es un apartado muy amplio que engloba el conjunto de luces y dispositivos que sirven para regular el tráfico, indicar el desarrollo o trazo de una vía, modificar el régimen normal de utilización de una calle o carretera, delimitar los bordes de la calzada, indicar los obstáculos del suelo o incluso prohibir temporalmente el paso.

1. Los paneles de mensajes variables

Cuando circulamos por una carretera y vemos unos mensajes luminosos, a estos se les reconoce como paneles de mensajes variables. Su función es la de regular la circulación para adaptarla a las circunstancias cambiantes del tráfico.

Dan información a los conductores de cualquier tipo y les advierte de los posibles peligros que hay en la vía. También dan recomendaciones, o instrucciones de obligado cumplimiento. Cuando aparece algún mensaje en estos paneles, la información es prioritaria con respecto a la señalización vertical y horizontal de la carretera. Se mantiene vigentes hasta que se apagan. Es entonces cuando tenemos que guiarnos por la señalización cotidiana de la carretera.

2. Las señales de balizamiento

Esta señalización puede ser de dos tipos: dispositivos de barrera y dispositivos de guía. Veamos cada uno de ellos de una forma más detallada.

  • Los dispositivos de barrera prohíben el paso a la parte de la vía que delimitan y son los siguientes:
  • Barrera fija: prohíbe el paso a la vía o parte de ésta que delimita.
    Barrera o semibarrera móviles: prohíbe temporalmente el paso, mientras se encuentre en posición transversal a la calzada en un paso a nivel, puesto de peaje o de aduana.
    Panel direccional provisional: prohíbe el paso e informa sobre el sentido de la circulación.
    Banderitas, conos o dispositivos análogos: prohíben el paso a través de la línea real o imaginaria que los une.
    Luz roja fija: indica que la calzada está cerrada al tránsito.
    Luces amarillas fijas o intermitentes: prohíben el paso a través de la línea imaginaria que las une.
  • Los dispositivos de guía indican el borde de la calzada, la presencia de una curva y el sentido de circulación, los límites de obras de fábrica u otros obstáculos. Podemos diferenciarlos en cuatro tipos diferentes:
  • Los hitos: indican una línea paralela al borde de la calzada. Pueden ser de vértice o de arista. Los primeros son un elemento de balizamiento en forma semicilíndrica en su cara frontal, provisto de triángulos simétricamente opuestos, de material retrorreflectante, que indica el punto en el que se separan dos carriles. Los segundos tienen como finalidad balizar los bordes de las carreteras, principalmente durante las horas nocturnas o de baja visibilidad.
    Paneles direccionales permanentes: son dispositivos de balizamiento que advierten a los usuarios de un peligro puntual, además del sentido de la circulación.
    Balizas: indican el borde de la calzada, los límites de la calzada, los límites de una obra u otros obstáculos. Pueden ser planas o cilíndricas.
    Barreras laterales: pueden ser rígidas, semirrígidas y desplazables. Indican el borde de una plataforma y protegen frente a las salidas de la vía.

Esperamos que este resumen de las señales circunstanciales y de balizamiento te haya resultado útil. Desde el RACE queremos concienciar a los conductores de la importancia de entender qué significa cada una de ellas para responder mejor ante cualquier situación en la carretera.

Si has sido multado injustamente, en el RACE te ayudamos con nuestro servicio de aviso y gestión de multas.
¡Descúbrelo aquí!

Más sobre Seguridad vial