Rebasar línea continua

Circulas tranquilamente por una carretera convencional cuando, de repente, alcanzas a un grupo de ciclistas pedaleando en tu parte de la calzada. En ese tramo el adelantamiento está aparentemente prohibido por una línea continua que parece no tener fin, así que te preguntas: “¿Podré rebasar la línea para adelantarlos sin riesgo a que me multen?”. Aunque el Reglamento de Circulación prohíbe por lo general rebasar dicha línea, sí contempla cinco excepciones en las que lo permite: siempre, eso sí, extremando las precauciones.

Si eres Socio del RACE te avisaremos de las sanciones
a través de SMS o email y te ayudaremos a recurrir tus multas.

¡Infórmate ahora!

Familiarizarse con estos cinco supuestos donde es posible rebasar la línea continua es importante porque las vías convencionales continúan siendo las que más fallecidos acumulan: 883 personas de las 1.145 fallecidas por accidentes de tráfico en 2022 lo hicieron en este tipo de carreteras (un 73 % del total). Unos números que, además, suponen un aumento de 44 víctimas mortales con respecto a 2019, el año inmediatamente anterior al confinamiento.

Cuándo puedo rebasar la línea continua

Rebasar una línea continua para realizar cualquier clase de maniobra puede llegar a salir muy caro: en el mejor de los casos, si efectúas un giro a la izquierda en una zona así señalizada, la multa será de 200 euros e incluirá la retirada de tres puntos del carnet. Pero si se adelanta a otro vehículo haciendo caso omiso de la línea continua, la sanción alcanzará los 400 euros y cuatro puntos. Por eso conviene conocer los únicos casos en los que dicha acción está expresamente autorizada:

1. Adelantamiento a ciclistas y ciclomotores

Si te encuentras con un ciclista o grupo de ciclistas en tu sentido de circulación, y con el objetivo de adelantarlos de forma segura, podrás ocupar total o parcialmente el carril en sentido contrario aunque exista una línea continua, a fin de mantener la distancia mínima exigida de 1,5 metros al efectuar el adelantamiento. Asegúrate además de no utilizar el claxon, pues podrías asustar al ciclista y provocar un accidente.

2. Adelantamiento a ciclomotores

La misma excepción, y en las mismas circunstancias, se aplica a los ciclomotores. Recuerda que por ciclomotor se entiende todo aquel vehículo provisto de un motor de cilindrada no superior a 50 centímetros cúbicos y con una velocidad máxima por construcción no superior a 45 Km/h, fácilmente identificables al usar una sola placa de matrícula de color amarillo en la parte trasera. Además de las motocicletas de dos y tres ruedas, esta categoría también incluye a los cuadriciclos ligeros.

3. Adelantamiento a peatones, animales y vehículos de tracción animal

Como en el caso anterior, para efectuar este tipo de adelantamiento en vías interurbanas, deberás mantener durante toda la maniobra una distancia lateral mínima de 1,5 metros, además de no utilizar el claxon. En vías urbanas, el margen de seguridad será el adecuado según la velocidad y características de la vía.

En el caso de toparse con un tractor al circular por carretera convencional, recuerda que ninguna de las cinco situaciones contempladas por el Reglamento de Circulación contempla dicha excepción, por lo que tendrás que esperar pacientemente hasta llegar a una zona sin línea continua donde el adelantamiento sea posible.

4. Adelantar a un vehículo inmovilizado en carretera

Es fácil recordar alguna ocasión en la que, durante un desplazamiento, te has encontrado con un vehículo inmovilizado en el arcén, ya sea debido a un accidente o a otro tipo de circunstancias. En este caso, y para rebasarlo con seguridad, podrás invadir el carril en sentido contrario incluso con una línea continua, una vez te hayas cerciorado de que puedes hacerlo sin peligro. Ten presente que el vehículo puede estar ocupado, por lo que se debe observar una distancia de seguridad suficiente como para evitar una colisión en caso de que una de las puertas se abriera repentinamente.

5. Superar obstáculos y otros elementos presentes en la vía

Al igual que en el punto anterior, podrás ocupar total o parcialmente el sentido contrario para salvar un obstáculo presente en la vía, siempre y cuando las circunstancias del tráfico permitan hacerlo sin peligro alguno. Si esto sucediera en una zona de visibilidad reducida, utiliza el claxon de forma repetida para avisar a cualquier posible vehículo que pueda estar aproximándose en sentido contrario.

Hazte Socio del RACE y tendrás protección
ante una posible retirada del carné de conducir y de la pérdida de puntos. ¡No te quedes parado!

¡Entra y descúbrelo!

Compartir:
Compartir:
Más sobre Conducción