La fatiga en la conducción

La fatiga y el cansancio se encuentran entre las primeras causas de los accidentes mortales en las vías españolas. Conocer los síntomas y los remedios de la fatiga es, de hecho, la mejor manera de combatirla y evitar las nefastas consecuencias que podrían derivarse de ella.

Combatir y evitar la fatiga

  1. Las estadísticas indican que no hacer descansos durante un viaje puede reducir en un 60% los reflejos
  2. También disminuye la percepción de las distancias, señales y demás información indispensable para la conducción

¿Cansado de que tu asistencia en carretera no solucione tu problema en el momento? En el RACE reparamos tu avería in situ y si no podemos, te damos un coche de sustitución.
¡Infórmate ahora!

Al volante, es esencial que el conductor se encuentre en óptimas condiciones tanto físicas como mentales. Hay que recordar que la fatiga y la somnolencia pueden hacer que aumente el tiempo de reacción en carretera en más de un 86%. Existen situaciones durante la conducción que requieren rapidez y atención en las decisiones, de modo que la fatiga puede convertirse en el peor de los enemigos.

Situaciones de rapidez

La fatiga y la somnolencia pueden hacer que aumente el tiempo de reacción en carretera en más de un 86%

Cómo combatir la fatiga: aprende a reconocerla

La fatiga es un factor de riesgo en la siniestralidad vial. Por eso es tan importante identificar sus síntomas y poner remedio en el caso de que aparezca.

Pérdida de concentración
En un episodio de este tipo, la pérdida de concentración es una de las señas más reconocibles, la cual puede ir acompañada de otros elementos como picor de ojos, visión borrosa o parpadeo continuado. Todos estos aspectos dan como resultado que el conductor presente incomodidad y, por ello, necesite estar acomodándose constantemente en el asiento.
Deshidratación
La deshidratación es, por su parte, otro de los síntomas asociados a la fatiga y somnolencia.

Remedios para evitar la fatiga

¿Cómo debo preparar un viaje de largo recorrido?

Deje preparado el coche la noche anterior y descanse bien durmiendo toda la noche. Está demostrado que dormir menos de seis horas triplica el riesgo de sufrir accidentes en la carretera.

Antes de emprender un viaje largo, procure descansar lo suficiente. La fatiga disminuye el campo de visión, alarga los tiempos de reacción y dificulta la coordinación psicomotriz y la capacidad muscular.

Me gusta salir los viernes para aprovechar el máximo de días…

Evite salir de viaje nada más terminar de trabajar. Incluso si termina pronto, siempre estará cansado cuando comiences tu viaje. A la fatiga acumulada por el trabajo se suma la actividad de conducir, que requiere de todos nuestros sentidos. Además, probablemente se nos hará de noche de viaje, aumentando la fatiga visual y la somnolencia.

Y recuerde que al final de los trayectos de largo recorrido aumenta el riesgo, provocado por la fatiga acumulada en el trayecto, el calor, los atascos, las ganas de llegar a nuestro destino final y las posibles retenciones que puedan producirse.

¿Cuáles son las recomendaciones una vez estoy de viaje?

De media, deténgase cada dos horas o al menor síntoma de cansancio, ya que mantener una atención constante durante un tiempo prolongado produce fatiga. Si conduce de noche o si va en moto, reduzca el tiempo de conducción a una hora y media o 150 kilómetros.

A partir de las dos horas conduciendo aumenta los errores, disminuye la atención al volante, reduce la capacidad de procesar información (como señales de tráfico) y aumenta el tiempo de reacción.

Yo paro cinco minutos a repostar ¿es suficiente?…

Cada parada debe durar al menos entre 15 y 30 minutos; bájese del coche y tome un tentempié. Haga ejercicios de estiramiento de articulaciones (cuello, pies, piernas y brazos) y de espalda. Aproveche para comer algo ligero y beber un refresco.

¿Por qué es importante hidratarse con bebidas azucaradas?

Hay que beber aunque no tenga sed, ya que cuando aparece esta señal existe un cierto grado de deshidratación. El aire acondicionado del coche provoca síntomas asociados a la deshidratación del organismo (sed, sensación de sequedad en la garganta, fatiga) que pueden afectar a la conducción. Y nunca beba alcohol, ya que el consumo de cualquier tipo y cantidad tiene efectos sobre la conducción.

Hay que beber, ¿y comer?

Evite comidas copiosas antes y durante los desplazamientos. Opte por comidas ligeras y frecuentes a lo largo del día, acompañadas de agua, zumos o refrescos. Una fácil digestión ayudará a mantener la atención y a reaccionar con rapidez.

Me gusta conducir de noche, porque hay menos tráfico…

Aunque depende de cada persona, la recomendación general es que no conduzca toda la noche si puede evitarlo, ya que su cuerpo conoce perfectamente cuales deben ser tus horas de descanso. Piense que si tiene que dormir en el camino, el tiempo y dinero invertido siempre estará justificado ante la posibilidad de padecer un accidente por culpa de la fatiga y la falta de visibilidad.

¿Cómo puedo combatir el cansancio?

La única manera es parando a descansar el tiempo suficiente. La música puede ayudar, siempre variada para que no ayude a la monotonía de la conducción.

Y si toma medicamentos, tenga en cuenta que pueden provocar somnolencia, y algunos pueden tener efectos directos sobre la visión o la coordinación. Consulte con su médico antes de emprender un viaje.

¿Cómo puedo saber si conduzco con fatiga?

A continuación le mostramos los síntomas más frecuentes, que le pueden servir de ayuda para saber cuando es necesario parar a descansar

  • Pérdida de concentración
  • Picor de ojos, parpadeo constante, pesadez en los ojos o visión borrosa
  • Calambres musculares, dolores de espalda o zumbido de oídos
  • Somnolencia, o reacciones lentas o inseguras
  • Necesidad de moverse en el asiento
  • Sensación de brazos o pies dormidos
  • Sequedad en la boca o deshidratación
  • Variación involuntaria de la velocidad
  • Dificultad para recordar los últimos kilómetros recorridos

Ante cualquiera de estos síntomas, pare, estire las piernas dando un pequeño paseo, y beba un refresco para ingerir glucosa.

Esto es solo para los desplazamientos largos…

Si no duerme lo suficiente, o está muy cansado, el peligro puede aparecer incluso en desplazamientos cortos. No baje la guardia en los desplazamientos de corto recorrido, ya que el desfallecimiento por cansancio o sueño puede llegar incluso cerca de su casa.

Decálogo para prevenir la fatiga

  • 1. Aprenda a reconocer los síntomas de la fatiga para reducir sus efectos.
  • 2. Deja preparado el coche el día anterior y duerme un mínimo de 7 horas.
  • 3. Durante el viaje, descansa cada 2 horas o 200 kilómetros en las áreas y estaciones de servicio.
  • 4. En cada parada, salga del coche, descansa al menos 15 minutos y realiza ejercicios de estiramiento.
  • 5. Conduzca un máximo de 8 horas al día.
  • 6. Asegúrese de mantener el habitáculo ventilado para evitar niveles altos de monóxido de carbono.
  • 7. Manténgase hidratado, la falta de líquidos provoca, entre otras cosas, una reducción de la atención, dolor de cabeza y cansancio muscular.
  • 8. Un nivel bajo de azúcar genera fatiga y falta de atención. Evite que esto ocurra durante el viaje.
  • 9. Nunca beba alcohol si va a conducir. Cualquier bebida alcohólica, aunque tenga una baja graduación, disminuye la atención, las capacidades visual y auditiva, retrasa el tiempo de reacción y acelera la aparición de la fatiga.
  • 10. Nunca beba alcohol si va a conducir. Cualquier bebida alcohólica, aunque tenga una baja graduación, disminuye la atención, las capacidades visual y auditiva, retrasa el tiempo de reacción y acelera la aparición de la fatiga.
  • Un último consejo:
    10. Cuando pares, toma una bebida refrescante ya que, además de hidratarte, te ayudará a despejarte y mejorar tus niveles de atención. Una bebida refrescante será tu mejor combustible… Y te quita la sed, no los puntos.


Ahora que ya sabes cuáles son los síntomas de la fatiga, es el momento de atajarla. En viajes largos, hay 4 normas básicas que deben cumplirse siempre:

Para cada 2 horas
Para cada 2 horas
En largos recorridos es vital que, al menos, efectúes paradas cada 2 horas o al menor síntoma de cansancio. Procura que cada parada dure, como mínimo, 15 minutos.
Bebe agua o refresco
Bebe agua o refresco
En carretera, la hidratación es fundamental, sobre todo en verano. Ten siempre a mano un refresco y bebe con frecuencia aunque no sientas sed.
Realiza estiramientos
Realiza estiramientos
Cada vez que te bajes del coche, realiza ejercicios de estiramiento de articulaciones.
Evita comidas abundantes
Evita comidas abundantes
Existen alimentos para combatir el cansancio, sobre todo aquellos que son ricos en fibra y minerales como el aguacate o el plátano. También hay otros como el cacao, que tienen propiedades estimulantes.

Saber cómo combatir el cansancio te ayudará a sentirte mejor mientras conduces, y esto facilitará que puedas llegar a tu destino sin ningún sobresalto.

Recuerda seguir nuestros consejos y no olvides que con el RACE tendrás el mejor complemento para tu coche. ¡Muchas ventajas te esperan!
¡Disfruta de cada trayecto!


Más sobre Seguridad vial