Cinturón de seguridad

El cinturón de seguridad puede reducir el riesgo de muerte en caso de accidente hasta en un 80%. Tal es su efectividad que se ha convertido en el mayor invento de seguridad pasiva de la historia. Según la Organización Mundial de la Salud, el cinturón de seguridad es uno de los sistemas preventivos que más vidas ha salvado. Pero para que realmente cumpla su misión hay que saber cómo colocarse correctamente el cinturón. Nos va la vida en ello.

La ley de seguridad vial obliga a su uso tanto en los asientos delanteros como en los traseros. ¿Por qué? Principalmente porque es el único freno del cuerpo en caso de impacto o, en otras palabras, impide que salgamos despedidos por el parabrisas. Hay que tener en cuenta que ante un impacto, los elementos (ocupantes, carga, mascotas…) que vayan sueltos en el interior del habitáculo, saldrán proyectadas a la misma velocidad a la que iba en vehículo antes del impacto, multiplicado la fuerza de impacto y las consecuencias del golpe dentro del vehículo. Por ejemplo, en un choque a 50 km/h, un adulto de 70 kilos que no vaya retenido tendrá una fuerza de impacto de más de 3.500 kilos, provocándole lesiones muy graves.

No arranques el coche sin el cinturón de seguridad puesto

Ponerse el cinturón de seguridad no requiere de grandes esfuerzos, es algo sencillo, hay que tirar del cinturón y abrocharlo, evitando holguras. Sólo te quita unos segundos, un tiempo que te puede salvar la vida, pero todavía hay muchos conductores que no lo utilizan, bien porque no lo consideran necesario, porque les resulta incómodo o por dejadez.

Además, la combinación entre el cinturón de seguridad y el airbag frontal aumenta la seguridad y reduce el riesgo de lesiones. Pero si no llevamos puesto el cinturón, primero impactaremos contra el volante o el salpicadero, y cuando se dispare el airbag, saldremos rebotados hacia atrás, aumentando la probabilidad de sufrir daños severos.

En 2019 fallecieron 1.098 personas en las carreteras españolas. De ellas el 20% de los muertos en turismos y furgonetas no llevaba puesto el cinturón en el momento de producirse el accidente.

Así debes ponerte el cinturón de seguridad

La primera norma es ponerse el cinturón de seguridad bien ceñido al cuerpo. Nada de utilizar pinzas para que no nos apriete, de vestir abrigos o prendas demasiado voluminosas o de poner nada debajo del cinturón. Si lo haces, no sujetará bien tu cuerpo en caso de impacto.

A la hora de ponértelo comprueba que la parte superior de la cinta se sitúa entre el cuello y el hombro –nunca en el cuello-. La banda debe situarse en el centro del pecho y la parte inferior de la cinta debe apoyar sobre las caderas –por debajo del abdomen, nunca sobre él-. Tampoco utilices toallas o cojines, aislantes de bolas… sobre la banqueta del asiento. La capacidad de retención se verá alterada y aumentará el riesgo de sufrir el efecto submarino, es decir, el cuerpo se podrá deslizar por debajo de la banda abdominal del cinturón.

Lo más aconsejable para garantizar el buen funcionamiento del cinturón de seguridad es situar el asiento casi en ángulo recto, nunca demasiado inclinado.

Para asegurarte que está correctamente colocado, una vez abrochado, comprueba que no está enganchado o enrollado en alguna parte de su recorrido. Lo más aconsejable para garantizar el buen funcionamiento del cinturón de seguridad es situar el asiento casi en ángulo recto, nunca demasiado inclinado: así se evita el efecto submarino y que el cinturón produzca estrangulamiento en caso de accidente.

El cinturón de seguridad en embarazadas

Las mujeres embarazadas también están obligadas a viajar en coche con el cinturón de seguridad puesto. Antes la ley las eximía de esta obligación, pero diversos estudios, como los realizados por el RACE, permiten afirmar que es mayor el riesgo de lesión y pérdida del feto por no llevar el cinturón de seguridad, sobre todo si es la embarazada la que conduce.

Es obligatorio que usen este dispositivo de retención en cualquier fase del embarazo, aunque extremando las precauciones a la hora de ponérselo. El cinturón no debe situarse sobre la zona del feto, para ello existen en el mercado diversos sistemas especiales que ajustan el cinturón al cuerpo de la embarazada de manera correcta para no dañar el abdomen.

Y recuerda que no utilizar el cinturón de seguridad conlleva una multa de 200 euros, a lo que hay que añadir tres puntos menos en el permiso de conducir.. Y si viajas con niños, siempre con su correspondiente silla infantil.

¿Es obligatorio el uso del cinturón de seguridad en transporte público?

Está demostrado que el uso del cinturón de seguridad salva vidas. Por eso, no sólo debemos ponérnoslo en nuestro coche, sino que es recomendable hacerlo cuando viajamos en transporte público, siempre que podamos. Sin embargo, ¿es obligatorio su uso en los autobuses y en los taxis? Vamos a analizar cada caso.

El cinturón de seguridad en los autobuses: obligatorio desde 2007

Según la normativa recogida en el Real Decreto 445/2006 por el que se modifica el Reglamento General de Circulación, se decidió que fuese obligatorio el uso del cinturón de seguridad en los autobuses matriculados a partir de 2007.

Por tanto, a partir de esa fecha, cualquier autobús (también los escolares) debe llevar incluidos en los asientos de los pasajeros los cinturones de seguridad (mejor si es el de tres puntos de anclaje que se lleva usando desde 1959, cuando Volvo patentó este sistema) y sus ocupantes tienen la obligación de llevarlo por su propia seguridad.

¿Y qué ocurre si un menor de tres años viaja en autobús? Al igual que en el coche, debe viajar con el accidente sistema de retención homologado correspondiente tanto en vía urbana como interurbana, según indica el artículo 117 del Reglamento General de Circulación.

Para los autobuses que no estén matriculados antes de 2007, no es obligatoria la instalación de los cinturones de seguridad, aunque desde el RACE siempre recomendamos su uso en cualquier vehículo. Por tanto, siempre que podamos hay que intentar viajar en vehículos modernos que incluyan el mayor número de tecnologías (ABS, ESC…) que mejoren nuestra propia seguridad.

En los taxis, los pasajeros siempre deben llevar el cinturón de seguridad puesto

Cuando nos montamos en un taxi, veremos que el conductor a veces no lleva puesto el cinturón de seguridad en la ciudad. No está incumpliendo con la normativa: el Reglamento General de Circulación nombra una serie de exenciones a la hora de no utilizar el cinturón de seguridad, y este es uno de esos casos.

Sin embargo, los pasajeros no están incluidos en esta exención y están obligados a utilizarlo tanto en las plazas delanteras como en las traseras, independientemente de que el taxi vaya por la ciudad o por la autopista. En el caso de los niños es la misma aplicación que si utilizásemos nuestro coche: los mayores de tres años o que midan más de 135 cm deben llevar el cinturón de seguridad. Si tienen menos talla deberán utilizar el Sistema de Retención Infantil más adecuado para su tamaño.

El responsable de llevar el cinturón de seguridad puesto es el propio ocupante y no el taxista. Si viaja un menor, será responsable el adulto que le acompañe, y la sanción será de 200 euros.

Con RACE Unlimited disfrutarás del servicio de aviso, gestión y consulta de multas.
¡Infórmate aquí!

Más sobre Conducción