Coches autónomos carrera autonomía total

Actualmente, 9 de cada 10 accidentes en la carretera tienen su origen en un error humano según datos de la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial). ¿Puede ser el vehículo autónomo la solución a este problema? Parece probable que con su introducción, acompañada de mejoras en las infraestructuras, se consiga una reducción de la siniestralidad, además de una reducción en las emisiones de CO2 debido al perfeccionamiento del modo de conducción (frenadas, aceleraciones y mantenimiento de la velocidad).
Existen numerosas marcas que han lanzado al mercado modelos de coches con funciones de conducción autónoma. Pero ¿cuánto tiempo queda para alcanzar un 100% de autonomía? ¿Cuál es la situación actual del coche autónomo en nuestro país?

Evolución del coche autónomo en España

La implantación de los coches autónomos podría estar más cerca de lo que creemos. De hecho, la Dirección General de Tráfico ya está trabajando en su regulación. Según las previsiones, los coches sin conductor en España podrían ser una realidad entre 2020 y 2030. Estamos hablando del nivel 5 de conducción autónoma, en una escala del 0 al 5, siendo 0 conducción manual y 5 la automatización total (según la escala de SAE, Sociedad de Ingenieros Automotrices por sus siglas en inglés, adoptada como la estándar). Conviene, por lo tanto, conocer en qué se diferencia cada uno de los niveles de conducción.

Nivel 0
Solo el conductor
Nivel nulo de autonomía; es el conductor quien realiza todas las funciones.

Nivel 1
Asistente de conductor
En este nivel encontramos a los vehículos que disponen de sistemas que automatizan la conducción, tales como el control de crucero.

Nivel 2
Semi-autonomía
El conductor ha de permanecer alerta y sólo puede apartar las manos del volante de forma temporal.

Nivel 3
Autonomía controlada
Estos vehículos se pueden desplazar sin la ayuda del conductor por autopistas y autovías.

Nivel 4
Alto nivel de autonomía
El conductor debería intervenir solo si el sistema lo requiere o existe algún fallo.

Nivel 5
Autonomía total
No es necesaria la intervención del conductor en ninguna situación.

En la actualidad, en España podemos encontrar prototipos de niveles 3 y 4. El grupo PSA fue el pionero, con un vehículo de nivel 3 de automatización (capaz de circular de modo autónomo, pero con conductor) que cubrió con éxito la ruta desde Vigo a Madrid en el año 2015. En cuanto al nivel 4 de autonomía, las primeras pruebas de coches autónomos ya han comenzado y podrían implantarse en un plazo de tiempo breve.

¿Cuáles son los principales problemas que presentan?

Los vehículos autónomos se enfrentan a diferentes retos, que son los que podrían ralentizar su implantación, empezando por que la adaptación de la legislación a los coches autónomos resuelva aspectos como la responsabilidad en caso de accidentes. ¿Quién será el responsable legal en un caso así? Además, ante cualquier siniestro inevitable aún hay grandes dudas sobre qué parte será la más afectada: el propio coche, el contrario o los peatones, y cómo decidirá el coche cuál es la opción menos dañina o incorrecta.

Otro de los escollos de los coches sin conductor es el precio: toda la tecnología vanguardista que llevan incorporada tiene un alto coste de producción, así como el elevado precio de las posibles reparaciones.

En general, hay que considerar los siguientes aspectos como los principales frenos para los coches sin conductor:

Precio elevado
Precio elevado
Responsabilidad en accidente
Responsabilidad en caso de accidente
Fallo en sistema
Fallos en el sistema
Seguridad
Seguridad
Mantenimiento
Alto nivel de mantenimiento
Privacidad
Pérdida de la privacidad

Debido a que en el coche autónomo podría acabar desapareciendo la figura del conductor y que sería un ordenador el que se encargara de la toma de las decisiones, es importante considerar la problemática de la vulnerabilidad de la seguridad de los sistemas, ¿qué pasaría si un hacker ataca al funcionamiento de los sistemas del coche? Es conveniente explicar su funcionamiento para conocer mejor la complejidad de este tipo de vehículos.

¿Cómo funcionan los coches autónomos?

Aunque son los niveles de autonomía los que determinan la implicación del conductor en la conducción y cada coche tiene sus peculiaridades en cuanto a diseño, generalmente el funcionamiento y los componentes que forman parte de este tipo de vehículos es muy similar.

Todos ellos disponen de una amplia gama de sensores, radar, láseres y cámaras de alta potencia que analizan y recogen en tiempo real la información de la carretera y de su entorno, generando un mapa tridimensional que ayudará a la navegación. Simultáneamente envían la información al software que se encarga de procesarla, trazar una ruta y enviar las instrucciones a los controladores del vehículo que se encargarán de establecer la dirección, aceleración y el frenado. Aspectos dentro de la personalización de cada software, como el modelado predictivo o los algoritmos para evitar obstáculos, hacen que se puedan respetar las reglas de tráfico y evitar accidentes. A partir de este punto, aunque la mayoría de los prototipos no lo tienen aún implementado debido a la poca preparación que tienen las infraestructuras a nivel tecnológico, los coches pueden estar “conectados” e interactuar con ellas (cómo por ejemplo con los semáforos), además de comunicarse con otros vehículos .

Las partes del coche autónomo:

Funcionamiento coches autónomos

  1. Radar: Mediante la emisión de ondas de ultrasonido detecta los objetos que hay en su entorno.
  2. Lidar: Dispositivo colocado en el techo del coche que emite un haz de luz láser y que recrea en tres dimensiones y en una visión de 360˚ lo que rodea al vehículo con un margen de error de solo 2 cm.
  3. GPS/IMU: El GPS permite obtener la posición del vehículo y el IMU recoge información de la velocidad y la dirección.
  4. Guía de carril: Las cámaras montadas detrás del espejo retrovisor reconocen las líneas de carril, detectando los límites de la carretera.
  5. Visión en estéreo: Dos cámaras en el parabrisas dan una imagen 3D de la carretera que permite visualizar, entre otras cosas, peatones y animales.
  6. Detectores en las ruedas: Unos sensores montados en las ruedas miden la velocidad del coche, así como maniobras a través del tráfico.
  7. Cámara infrarroja: Dos luces infrarrojas aumentan la visión por la noche sin cegar a otros conductores. El rayo infrarrojo es detectado por una cámara que ofrece una imagen iluminada en el tablero.

Marcas de coches autónomos

Son muchas las marcas que están implicadas en el desarrollo de coches autopilotados.
El coche autónomo Tesla es uno de los que, al menos de momento, lleva cierta ventaja en este ámbito. La compañía de vehículos eléctricos tiene una presencia creciente en nuestro país desde hace unos meses, y está comercializando los modelos X y S, ambos con la función de piloto automático. No es el único fabricante que ha hecho una apuesta decidida por estos automóviles.

Marca Mercedes
Mercedes ha presentado su modelo Clase E como coche autónomo, que solo requiere del conductor en situaciones complicadas.
Marca Peugeot
También hay que mencionar a Peugeot, que con su modelo autónomo Instinct Concept promete dar que hablar.
Marca Audi
Audi se ha unido a la tendencia recientemente e incorpora en su nuevo A8 un sistema de control que le permite moverse en el tráfico sin que el conductor intervenga, siempre y cuando no se supere la velocidad de 60 km/h.

Está claro que la movilidad del futuro será autónoma, pero aún queda mucho camino que recorrer para llegar al nivel total de autonomía y su total implantación.

Los socios del RACE viajan conectados con nuestras apps exclusivas.
¡Descúbrelas!


Más sobre Tecnología y motor