Regulador de moto

Tanto los coches como las motos necesitan energía eléctrica para funcionar. Para ello utilizan el alternador, un aparato que se encarga de generar energía para alimentar a las distintas piezas del vehículo como el motor de arranque, las luces, la radio… La energía sobrante se almacena en una batería. En todo este sistema entra en juego el regulador de una moto, pero ¿de qué se encarga exactamente esta pieza mecánica?

¿Qué es el regulador de una moto?

Raúl Gallardo, asesor técnico del RACE, explica que el alternador genera mucha energía en corriente alterna y las piezas de un vehículo funcionan en corriente continua. Quien se encarga de esta transición es el regulador de una moto, también llamado rectificador. Su función es dar más o menos voltaje (entre 12 y 14 voltios) a los componentes de la moto que necesitan energía según la demanda que haya de electricidad.

Con RACE Motoristas tendrás la tranquilidad asegurada sobre tu moto.
Descubre RACE Motoristas

En los vehículos de dos ruedas está separado, mientras que en los coches está integrado dentro del alternador con una placa de diodos. En una moto se puede reconocer rápidamente un regulador porque suele estar ubicado debajo del sillín del conductor. Tiene una forma cuadrada y está hecha de aluminio para disipar mejor el calor.

Síntomas de fallo en el regulador de una moto

  1. En las motos antiguas, la pista estaba en las bombillas

    Si el regulador fallaba en este tipo de motos, normalmente las bombillas se fundían muy rápido ya que el regulador pasaba más voltaje del que debía.

  2. En las motos nuevas los fusibles se estropean antes de la cuenta

    En este tipo de vehículos hay una protección contra los picos de tensión que evitan que las bombillas se fundan tan rápido. Son los fusibles. Si notas que tienes que cambiar un fusible cada poco tiempo es probable que haya algún problema con el regulador. Si el fusible se funde, ¡cuidado! Tus bombillas no están protegidas y, por tanto, también se pueden llegar a fundir. Dentro de los tipos de bombillas, el led es lo más sensible que hay. El xenon aguanta más al llevar una bobina de alta tensión para evitar un pico de descarga.

  3. Si la batería está hinchada, puede que el culpable sea el regulador

    Si el regulador no funciona, ese extra de voltaje que no puede gestionar va a ir directamente a la batería. El problema es que se va a sobrecalentar y el agua de dentro se va a cocer y expandir. Se manifestará de forma física con una hinchazón de la batería. Si hay una sobretensión, la batería puede llegar a reventar. Lo mismo puede ocurrir con la batería de un coche.

  4. La batería no carga correctamente

    El regulador puede fallar tanto por exceso como por defecto. Ya has visto qué sucede si hay un exceso de tensión. Si hay menos tensión de la necesaria, el problema es que la batería no se va a cargar y al final va a acabar descargada. Por tanto, el motor de arranque no hará su función y la moto no se pondrá en marcha.

  5. Distintos fallos en los sensores

    Si no llega el voltaje correcto, los sensores van a ser los primeros en no hacer bien su trabajo. Por ejemplo, una moto puede dar fallo en el sensor del ABS o del caudalímetro porque no llega la tensión suficiente.

  6. En el cuadro de instrumentos las agujas se vuelven ‘locas’

    Sólo si el cuadro es analógico y utiliza agujas, se va a apreciar cómo van a girar sin ningún sentido. Si tienes la moto encendida al ralentí, pero la aguja varía mucho de posición, el regulador será la causa más probable.

  7. Mal funcionamiento del motor

    Si el regulador no tiene la corriente suficiente, la batería no a hacer bien la carga y, por tanto, la chispa de la bujía no va a ser regular, lo que va a afectar al encendido del motor por una mala mezcla y al funcionamiento del propulsor, que puede dar tirones.

Paso a paso: ¿qué hacer si falla el regulador de una moto?

  • Comprueba que es el regulador el que tiene el problema y no otro componente del sistema eléctrico: hay que analizar con un polímetro las medidas de voltaje que ofrece esta pieza. El voltaje tiene que ser continuo, si hay variaciones grandes es que algo va mal (12,5 V, 12,2 V…), aunque en algunos momentos puntuales puede variar si la moto exige más o menos energía.
  • Si no tienes un polímetro, con una resistencia también se puede medir.
  • Si finalmente descubres que el regulador se estropea, que es más común que si se rompe un alternador o una dinamo, lo recomendable es cambiarlo. El precio de un regulador nuevo varía entre 80 y 150 euros, dependiendo de la marca y de dónde lo compres.

En el RACE nos preocupamos por la protección de tu moto ante cualquier avería o siniestro.
Calcula el precio de tu seguro de moto

Más sobre Tecnología y motor