Movilidad eléctrica en España

Los coches eléctricos son una realidad en España gracias al desarrollo tecnológico de los grandes fabricantes y al convencimiento de un cada vez mayor número de usuarios. El RACE apoya y está muy pendiente de esta solución de transporte desde sus inicios, en estrecha colaboración con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), elaborando campañas de información y concienciación, y atendiendo en constante evolución a las nuevas necesidades de los socios
Este artículo intenta explicar todo lo que debes saber sobre la movilidad eléctrica: ventajas, ayudas, puntos de recarga…

Ventajas de un coche eléctrico

Ahorro en el uso del coche eléctrico

La primera y quizás más importante para el usuario es el ahorro de consumo. Se estima que lo que el usuario paga en concepto de electricidad durante la recarga supone aproximadamente un 75% menos que la cantidad que desembolsaría por un repostaje de combustible equivalente.

Por supuesto, también es importante su contribución a la mejora de la calidad del aire, precisamente en un momento en el que las instituciones europeas están alertando a la ciudadanía y multando a los ayuntamientos por los altos niveles de contaminación en las ciudades. Los vehículos eléctricos, incluida la moto eléctrica, son soluciones de ‘emisiones cero’ (NOx, SOx, partículas, hidrocarburos no metánicos, etc.) durante su uso, y solo provocan emisiones en la fabricación de sus elementos, algo que en España tiene menor incidencia gracias a la importancia de las energías renovables en nuestro ‘mix’ eléctrico.

Además, este tipo de vehículos gozan de importantes privilegios administrativos, otorgados principalmente por los ayuntamientos: exención del pago en los servicios de estacionamiento regulado, permiso para circular durante periodos de restricción por alta contaminación, bonificación en el Impuesto de Circulación, etc.

Principales escollos que está superando la movilidad eléctrica

Por supuesto, también hay algunos inconvenientes que conviene citar, aunque es importante recalcar que estos escollos se están superando poco a poco en los últimos años. Uno de ellos es la autonomía de los coches eléctricos. No existe una cifra unitaria al respecto, pues cada modelo y cada fabricante ofrecen sus propios valores. Pero si bien los llamados ‘de primera generación’ eran capaces de circular aproximadamente 50-100 km sin necesidad de recarga, ahora están disponibles modelos de ‘segunda generación’, que ofrecen cifras homologadas muy superiores (en algunos casos, hasta 400 km). Esto se debe, principalmente, a las mejoras tecnológicas, en especial en las baterías eléctricas actuales (cercanas a los 90 kWh en algunos casos, especialmente en las gamas altas) y en la mayor eficiencia del motor en cuanto a consumo.

Otro de los inconvenientes que se cita habitualmente tiene que ver con los puntos de recarga, pero cada vez son más los parkings públicos y privados que incorporan este tipo de servicio, así como postes de recarga en la vía pública, especialmente en las grandes ciudades. Para comprobar esto, lo mejor es echar un vistazo a los mapas online que indican estos lugares de recarga. Conviene recordar que cualquier usuario puede tramitar la instalación de un punto de recarga en su propio garaje, ya sea privado o de la comunidad de vecinos. Además, cada ciudad tiene su propio mapa de puntos de recarga con mayor detalle. Estos son algunos ejemplos:

También es importante hacer una mención al precio. Como es normal cuando se comienza a comercializar una nueva tecnología, sus precios de venta son altos, pero posteriormente tienden a descender y a estabilizarse. Así ocurre con el vehículo eléctrico, cuyo precio hace años superaba los 30.000€ en la mayoría de los casos. Aunque todavía hay muchos modelos que sobrepasan esa cifra, especialmente de gama media y alta, en los últimos tiempos han surgido coches más accesibles. A ello hay que sumar dos importantes factores. Por un lado, el Plan Movea, del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, que ofrece ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas. Y por otro, un ‘plan B’ para los interesados en la movilidad eléctrica, consistente en la adquisición de coches híbridos o híbridos enchufables, que combinan el uso de electricidad y gasolina y cuyo precio baja en ocasiones de los 20.000€.

Datos de venta actuales y previsiones de futuro

Matriculación de coches eléctricos - RACE
Según los datos ofrecidos por Anfac, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles Turismos y Camiones, durante 2016 se matricularon 4.746 vehículos eléctricos, un 51,5% más que en 2015.
Evolución coche eléctrico 2020 -  RACE
Evolución coche eléctrico 2050 - RACE
La tendencia es positiva, pero las previsiones son inciertas y dispares. El objetivo del gobierno es llegar a 2020 con una cuota de mercado del coche eléctrico del 20%, pero los fabricantes son más conservadores y prevén para ese mismo año una cuota del coche electrificado (que incluye híbridos y enchufables) del 10%, de la que solo un 2-3% sería eléctrico puro. Según Anfac, se espera que la cuota de mercado en Europa alcance el 20%, compuesta por un tercio de coches eléctricos, otro tercio de híbridos y otro tercio de enchufables.
Por último, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) estima que en 2050 la presencia del coche eléctrico en la UE podría situarse entre un 50 y un 80% del total del parque automovilístico.

Si te compras un coche eléctrico y te quedas sin batería, te llevamos a un punto de recarga.
¡Averigua cómo!

Más sobre Conducción