Medicamentos que afectan a la conducción

Cuando nos vamos a sacar el carnet de conducir, la Dirección General de Tráfico exige que presentemos un test psicotécnico (el RACE tiene acuerdos con centros de reconocimiento donde lo puedes conseguir) apto con el que demostramos que tenemos la aptitud para conducir un coche.

Más allá de que seamos capaces de conducir, existen ciertas sustancias que limitan nuestras facultades al volante. Generalmente, la DGT hace mucho hincapié en las drogas y el alcohol por los efectos adversos que provocan en la conducción. Pero no se nos puede olvidar que, aunque no son ilegales en la mayoría de los casos, ciertos medicamentos también afectan a la conducción.

Cómo afectan a la conducción ciertos medicamentos

Según el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España, cerca de un 25% de los medicamentos existentes, que corresponden con unos 5.700 que hay en el mercado, afectan en cierta forma a nuestra capacidad de conducir. De ellos, algunos no necesitan receta médica, algo que puede resultar peligroso para las personas que suelen automedicarse.

Cerca de un 25% de los medicamentos existentes, que corresponden con unos 5.700 que hay en el mercado, afectan en cierta forma a nuestra capacidad de conducir.

Entre los efectos que pueden provocar esas medicinas están: la somnolencia, los mareos, el desvanecimiento, la visión doble o borrosa, la dificultad de concentrarse o permanecer en alerta, la sensación de vértigo, la disminución de reflejos, la falta de coordinación o, incluso, la sensación de inestabilidad. Entonces, ¿podemos tomar medicamentos mientras conducimos?, ¿se puede conducir tomando ansiolíticos y antidepresivos?, ¿qué medicamentos puedes consumir mientras conduces? Resolvemos tus dudas en el siguiente apartado.

¿De qué medicamentos estamos hablando y cuáles son sus efectos?

Vamos a hacer una lista con la naturaleza de los medicamentos y su tipo de afección a la hora de coger el coche:

  • Ansiolíticos: los efectos de los ansiolíticos en la conducción son la somnolencia, disminución de la atención y disminución de la capacidad de reacción.
  • Antidepresivos: entre sus efectos está el nerviosismo, ansiedad, somnolencia, alteración de la coordinación y visión borrosa.
  • Hipnóticos: producen somnolencia, disminución de la atención y disminución de la capacidad de reacción.
  • Antigripales y anticatarrales: somnolencia.
  • Analgésicos: ayudan a quitar el dolor, pero en cambio te pueden producir somnolencia, disminución de la capacidad de concentración y de reacción, mareos.
  • Antimigrañosos: somnolencia, mareos y debilidad.
  • Antialérgicos: somnolencia y visión borrosa.
  • Antipsicóticos: somnolencia, mareos, agitación y cansancio.
  • Antiepilépticos: somnolencia, mareos, visión borrosa, fatiga y sensación de debilidad.
  • Antiparkinsonianos: somnolencia, episodios repentinos de sueño, espasmos, visión borrosa y confusión.
  • Fármacos para evitar la diabetes: hipoglucemia.
  • Antihistamínico: somnolencia y capacidad de reacción reducida.

Si estás pensando en algún medicamento en concreto, a partir de la página 24 de este documento tienes todos los fármacos (según su nombre comercial) que pueden afectar a la conducción.

Medicamentos y conducción: ¿Cómo saber si puedo conducir?

Ante todos los medicamentos antes citados, lo recomendable es no utilizarlos en ninguna circunstancia si vamos a conducir. Desde 2007, ya se incluyen en las cajas de los medicamentos un pictograma sobre si afecta a la conducción. Es un triángulo equilátero rojo con el vértice hacia arriba y un coche negro dentro con un fondo blanco. Su leyenda es «Conducción: ver prospecto».

Su función es la de alertar al usuario para que lea la información que aparece en el prospecto (buscar en la sección 2, en el apartado “Conducción y uso de máquinas”) sobre cómo afecta a la conducción ese medicamento. El pictograma no prohíbe la conducción, sólo advierte de su utilización.

 

Prospecto medicamento y efectos en la conducción

Fuente: Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios

Consejos preventivos antes de conducir si tomas un medicamento

Podemos tomar ciertas precauciones antes de montarnos en el coche y conducir medicados. El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España da una serie de recomendaciones a tener en cuenta si se ha consumido un medicamento que afecte a la conducción:

  • Hay que seguir siempre las instrucciones del médico o el farmacéutico a la hora de utilizar el fármaco. No te automediques.
  • Cuando más nos afecta un medicamento es al principio del tratamiento o en el cambio de una dosis. Por eso, se recomienda que durante los primeros días no se conduzca ya que no sabemos cómo reaccionará nuestro cuerpo y si seremos capaces de llevar en condiciones un vehículo.
  • Hay que decir al profesional sanitario que nuestra intención es conducir mientras tomamos ese medicamento.
  • Ellos nos buscarán una alternativa que nos afecte menos a la hora de conducir, siempre que sea posible.
  • Nunca mezclar el alcohol y los medicamentos ya que se pueden incrementar los efectos (menos reflejos, mayor sedación, somnolencia…).
  • Hay que prestar especial atención si se toman varios medicamentos a la vez.

En general, los medicamentos nos ayudan a resolver problemas psicofísicos, pero esto puede afectar a nuestra seguridad en la carretera así que, si consideras que no estás bien para conducir, deja el coche en casa.

Ante cualquier altercado o incidente en la carretera, el RACE te ofrece atención inmediata.
¡Infórmate aquí!

Más sobre Conducción