Luz airbag encendida

El airbag es uno de esos sistemas fundamentales de seguridad pasiva que se incorporan en el coche y del que no solemos acordarnos hasta que aparece una luz o testigo del airbag que no se apaga en el cuadro de instrumentos, bien porque hemos tenido un accidente o porque ha habido algún fallo.

Gracias a él, la seguridad en el interior de los coches es mayor, ya que su función es la de evitar que tanto el conductor como los pasajeros se golpeen contra alguna parte del habitáculo, ya sea el propio volante, las puertas o cualquier otro elemento del interior.

Si el piloto del airbag se queda encendido permanentemente, ve al taller cuanto antes

Cuando se enciende el testigo del airbag significa que el sistema no está operativo. Por seguridad, el coche da la alerta de que esta bolsa de aire está desconectada y no va a funcionar cuando sea necesario. Por eso, es fundamental poner solución a este problema cuando antes.

Antonio Manzano, formador técnico del RACE, explica que, en los coches más antiguos, cuando había un mal contacto de un cable del airbag, el testigo se apagaba y se encendía intermitentemente. Si daba el fallo en el momento de un accidente, el airbag no funcionaba, una situación muy grave que no puede suceder en ninguna circunstancia.

Por eso, en la actualidad, un testigo de airbag no se apaga sólo a no ser que se haya reparado la avería y el mecánico la borre de la centralita con el equipo de diagnosis conectado a la herramienta OBD.

¿Con qué averías se puede encender la luz del airbag?

El piloto del airbag encendido, dependiendo del fabricante puede ser de color rojo o naranja, no indica qué airbag en concreto está fallando. Puede ser el del conductor, el del pasajero, el de cortina, el lateral o incluso el airbag de peatón (está guardado bajo el capó de algunos coches y aparece para mejorar la seguridad de los peatones ante un atropello).

Cinturón de seguridad como otro elemento en pasivo de protección

Que la luz del airbag esté encendida también puede estar relacionada con la colocación del cinturón de seguridad, otro elemento pasivo del coche. El enganche del cinturón, donde está sujeto a la carrocería, tiene unos pretensores que, en caso de accidente, evitan que se retraiga para evitar que el cuerpo del pasajero no se vaya hacia adelante.

Cuando, por ejemplo, estamos en un semáforo y alguien se choca por detrás a baja velocidad contra nuestro vehículo, estos pretensores actúan incluso cuando el airbag no se activa, ya que éste sólo se infla en unas condiciones de deceleración brusca (si no hay un golpe, el airbag no saldrá). En esta situación, el testigo del airbag aparecerá sin haber saltado el airbag. Esto quiere decir que el conjunto del airbag y el sistema de retención del cinturón van unidos cuando se enciende el piloto del airbag.

Fallos en el testigo del airbag

Suele iluminarse el testigo del airbag en el panel de instrumentos cuando fallan las conexiones. Los cables del airbag suelen estar ubicados bajo el asiento del conductor y el pasajero. Si éste se mueve para desplazar la banqueta hacia delante o hacia atrás, hay veces que esos cables se pueden dañar.

Otro fallo que puede aparecer en el airbag del conductor es una conexión eléctrica con forma de muelle que va girando en un sentido o en otro, y que se ubica en el volante. En ese giro, puede ocurrir que los cables se rompan y dé el fallo en el cuadro.

El fallo del sensor de peso del asiento del acompañante es otra posible avería que puede surgir relacionada con el testigo del airbag. Éste determina si hay una persona o no sentada en el asiento del acompañante, y se activa cuando se superan un mínimo de kilogramos.

Es muy importante que este sensor funcione bien. Si no está operativo, el airbag no salta en caso de accidente. Este sensor está pensado para ahorrar costes en caso de accidente: ¿para qué va a saltar un airbag si nadie va a estar sentado en el asiento del acompañante?

El testigo del airbag no hay que confundirlo con la luz que se enciende cuando desconectamos el airbag del pasajero. Sólo desconectaremos este airbag cuando llevemos un bebé en una silla infantil (aunque recordamos que lo más recomendable y lo legal salvo en algunas excepciones es llevarlo en el asiento trasero y a contramarcha).

Si salta el airbag, el recambio será costoso

En la mayoría de los casos, cuando el airbag se ha inflado, hay que sustituir el volante, salvo el aro, porque la bolsa va integrada en esta pieza. En el asiento del acompañante habrá que cambiar la parte del salpicadero por la que ha salido la bolsa. En el caso de que se haya activado el airbag de peatón, no es necesario sustituirlo como los otros, si no ha sufrido ningún daño. A la altura del limpiaparabrisas se podría volver a meter dentro del capó para que volviese a actuar. Sin embargo, en este caso, la luz se quedaría encendida y habría que quitarla desde el sistema de diagnosis.

El coste de cambiar esta pieza es elevado (supera los 300 euros) porque, además del airbag, hay que cambiar la centralita del airbag y la instalación eléctrica, según recomiendan los fabricantes, además de hacer la posterior programación.

Recuerda que, si te ocurre cualquier cosa percance y eres socio del RACE, puedes solicitar el servicio de asistencia en carretera en cualquier parte del mundo. Además de que, seas o no socio del RACE, puedes llevar tu vehículo a cualquiera de los talleres del servicio Eurekar, con la garantía del club y revisar el estado del airbag de tu vehículo.

Revisa el airbag de tu coche con el servicio de garantía mecánica de RACE Unlimited
Descúbre más información

Más sobre Tecnología y motor