Tener un coche en propiedad lleva asociados algunos gastos fijos. Entre ellos, el impuesto de circulación, también conocido como el ‘numerito’, aunque su denominación formal en el Reglamento General de Vehículos es el de Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). Su objetivo es gravar la titularidad de los vehículos matriculados que son aptos para circular por la vía pública.

El impuesto IVTM se aprobó en España en enero de 1990 en sustitución del Impuesto Municipal sobre Circulación de Vehículos, suprimido en diciembre de 1988. Son los ayuntamientos los encargados de recaudar anualmente este impuesto obligatorio. Actualmente se calcula que este IVTM representa el 4,61% del volumen total de ingresos de los municipios, superando los 2.000 millones de euros al año.

¿Quién lo paga? ¿Cuándo hay que pagar el impuesto de circulación? ¿Dónde? ¿Cuál es el precio? Resolvemos estas cuestiones.

Vehículos que tienen que pagar el impuesto de circulación

Actualmente todos los vehículos matriculados tienen que asumir el pago del impuesto de circulación. También deben asumir este coste los vehículos con permisos temporales de circulación o de matrícula turística.

Están exentos del pago los vehículos oficiales, de representantes diplomáticos, de servicio sanitario, para personas de movilidad reducida (grado igual o superior al 33 por ciento), de transporte público urbano con más de nueve plazas (incluida la del conductor) y maquinaria con Cartilla de Inspección Agrícola.

¿Cuándo y dónde hay que pagar el numerito?

El impuesto se devenga el primer día del período impositivo, es decir, el 1 de enero, o bien cuando se compra un vehículo. Se paga una vez al año, por lo general, en el período voluntario que va desde el 1 de abril al 2 de junio.

El pago se realiza en el ayuntamiento al que pertenezca el domicilio que conste en el permiso de circulación del vehículo y es este organismo quien avisa al propietario enviándole una carta de pago. El recibo se puede domiciliar o pagarse directamente en alguna de las oficinas bancarias colaboradoras o incluso a través de internet o por teléfono. Pero si prefieres que alguien se ocupe de todos los trámites por ti, siempre puedes acudir al servicio de gestoría del RACE.

¿Cuál es el precio del impuesto de circulación?

Las cuotas tributarias se establecen por ley en función de la potencia (caballos fiscales) y del tipo de vehículo, pero cada Ayuntamiento puede aplicar un coeficiente de incremento máximo para fijar la tarifa definitiva. Esta flexibilidad provoca que la cuota sea diferente según el municipio.

Así, por ejemplo, quien sea propietario de un turismo de 11 CV fiscales en Melilla paga 17,04 €, frente a los 85,78 € que paga en San Sebastián, 64,06 € en Barcelona o 59 € en Madrid.

Se contemplan bonificaciones en el pago del impuesto de circulación para algunos vehículos:

  • Hasta el 75% en función de la clase de carburante y/o de las características de los motores y su incidencia en el medioambiente.
  • Hasta el 100% para los vehículos históricos con más de 25 años.
  • 50% para los vehículos matriculados en Ceuta y Melilla.

¿Y si no pagas el IVTM obligatorio?

Te volverá a llegar el recibo con recargo y, si aun así sigues sin abonarlo, te podrían llegar a embargar la cuenta bancaria e, incluso, el vehículo.

¿Quién se encarga de pagar el numerito al comprar un coche usado?

En el caso de vender o comprar un coche de segunda mano, el impuesto de circulación será abonado por la persona que figure como titular con fecha 1 de enero del año natural en el que se produce la compraventa.

No vuelvas a preocuparte por el Impuesto de Circulación, la gestoría del RACE se encarga por ti.
¡Infórmate ahora!

Más sobre Seguros y servicios