Mejor SRI con respaldo

Aunque nunca pensamos que nos puede pasar a nosotros, lo cierto es que la realidad es otra, y por desgracia, durante el año 2012 se produjeron una media diaria de 15 accidentes de tráfico con niños, con el trágico resultado de 52 fallecidos y 373 heridos graves. Y de los menores que viajaban como ocupantes de un vehículo, el 30% no llevaba una silla de seguridad.

¿Qué podemos hacer? Insistir en la necesidad de llevar siempre un sistema de retención infantil, por corto que sea el trayecto (en caso de un impacto de un coche a 50 km/h, un niño que viaje sin una silla recibe el mismo golpe que una caída desde un tercer piso). Y mejorar su seguridad a la hora de utilizar la silla. Por ejemplo, llevar a un niño hasta los cuatro años en sentido inverso a la marcha reduce los riesgos de sufrir daños en cabeza, cuello y hombros. Ahora, el reto era seguir avanzando en la mejora de la seguridad, y para ello hemos analizado las consecuencias de ir en un elevador con respaldo frente a un alzador. ¿Son más seguros? Preguntamos a los padres, y la mitad no lo sabia, o estaban equivocados…

Lo primero que hay que indicar es que un impacto lateral es más peligroso que un impacto frontal, sobre todo para los niños. La mayoría de las lesiones en este tipo de accidentes se producen en la zona de la cabeza de los menores, provocadas por la proximidad del niño a la estructura interior del coche. Además, la posible protección que ofrece el airbag lateral se ve reducida por la altura del menor, que impacta contra la puerta fuera de la zona de influencia de un airbag pensado para adultos.

¿Cómo hay que llevar entonces a los niños más mayores?En la prueba de impacto lateral, realizada a 50 km/h, se demuestra como un elevador con respaldo, de los que utilizamos entre los 4 y los 12 años aproximadamente, incorpora una protección frente a impactos laterales que reduce el frente a un simple alzador sin respaldo. Además, la silla con respaldo incorpora unas guías que posicionan el cinto sobre el hombro del niño, adaptándose a su altura, y que en caso de un impacto lateral, permanece sobre el hombro del niño. Los resultados mostraron como el riesgo de daño en cabeza en un impacto lateral se reducía hasta seis veces con respecto a un alzador sin respaldo. Además, el simple cojín no evita que el cinturón de seguridad contacte con el cuello del niño.

Nuestra recomendación RACE: utilice siempre una silla de seguridad con respaldo hasta que el niño mida 1,35 metros de altura.

Galería Multimedia